NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

El día que deseé que todo fuera un sueño y no una horrible pesadilla hecha realidad

23 de abril de 2018

Cesar Zetina

A la gente ya no le gustan los sentimientos sinceros, parece que deseamos vivir en nuestra podredumbre y tachamos de ignorantes o infantiles a las pocas personas que dedican unos cuantos minutos para decir algunas bellas palabras, para alegrar el día; estas personas ya no existen. ¿A qué grado hemos llegado que nos produce más placer ver imágenes absurdas en un celular que la interacción humana?


La gente me considera una chica loca por pensar en tantas cosas, y yo sólo me pregunto si lo que hacemos está bien. Bueno, obviamente entiendo por qué la gente me tacha de rara, estamos aquí a mitad de la calle, yo pensando en esto mientras la escena frente a mí ocurre con lentitud, la gente se amontona ante el cuerpo de aquella chica.



Mis dos hermanos me invitaron a ver una película, uno de ellos venía con su novia, una chica pálida como le encantan, de cabello rizo y largo; mi otro hermano está soltero, aún no encuentra alguien con un corazón como el suyo, se frustró después de haberse enamorado de un chico que todavía no era sincero consigo, no le importó cuánto intentó para sacarlo de su engaño, fue evidente que era y se sabía homosexual. Mi hermano con su chica son una pareja genial, el problema es que ambos son adictos a su celular, llegan a un punto muy extraño en el que prefieren comunicarse por mensajes de texto que verse, les es cómodo quedarse sentados en el sillón de su casa que caminar unas cuantas cuadras para hablarse de frente, incluso mi hermano prefiere sentir el cuerpo de ella a través de sus juegos de rol.


No los entiendo, ni a él ni a mi otro hermano que se comporta de una manera similar; intenta relacionarse con muchas personas por redes sociales, pues se considera feo como es, yo veo a un simple chico de preparatoria preocupado por llamar la atención de un lindo chico, cosa por la que yo pasé. La cuestión no se queda aquí, ambos insisten en grabar y llevar registro de todo lo que hacen en su día a día; suben muchas fotografías sobre su vida personal, aunque se nota que tienen poca vida real que vivir, las historias de sus perfiles hablan por ellos, de quienes son, hablan por entero de la vida y en serio que me molestaría que tacharan a una persona de chismosa al escucharla hablar de su vida con otros, ellos tendrían la culpa de ser completamente transparentes en primer punto.


Mis hermanos me quieren mucho, pero cuando hago estos comentarios ellos sólo se quedan callados, una vez uno de ellos se dirigió a mí molesto y me dijo: “tú no entiendes nada de esto, es que eres la chica rara que pasa husmeando y criticando en todo lo que escruta, ¿podrías dejar que otros seamos felices, por favor?”. Yo quería advertir, advertir de las noches en que me paso pensando y anhelando que esto no llegue a más, que sean ilusiones mías y no una aterradora realidad…



Pero, bueno, no sucedió. Cuando salimos de la función del cine caminamos tranquilamente por la calle, los tórtolos discutían mientras hablaba con mi soltero y homosexual hermano —se lo digo de broma, porque me gusta molestarle con su soltería y la manera en que soezmente mi madre le dice homosexual como si fuera enfermedad, solemos llevarnos muy pesado—, no ocurrió que ellos se enojaron por una estupidez de niños; tampoco ocurrió que el enojo comenzó a ganarles progresivamente mientras íbamos por la calle; ni siquiera ocurrió que ella molesta corrió a la calle y un auto la atropelló por no ver; ni siquiera que mis hermanos lo primero que hicieron, como otras tantas personas a nuestro alrededor, fue sacar su celular para grabar al auto que se dio a la fuga, para observar a la chica en dolencia y para ser registrado por su novio con el fin de que en el futuro próximo se defendiera con pruebas sobre un “estúpido berrinche”.


Estoy en shock, completamente parada viendo cómo de algo pequeño que parecía tonto a la distancia, se volvió realidad. Pero bueno, es mi opinión reservada.



**


La relación que tenemos con ciertos integrantes de la familia no siempre es buena, por eso, te compartimos estos libros que te ayudarán a entender por qué la relación que tienes con tu padre siempre será difícil y complicada.


**


Las fotografías que acompañan al texto pertenecen a Elliott Dunning.

TAGS: Cuentos Nuevos escritores
REFERENCIAS:

Cesar Zetina


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

16 ilustraciones de Fluff sobre las mujeres y sus hormonas Qué le pasa a tu cuerpo después de engraparte el estómago según la ciencia Los mejores cuentos infantiles de Charles Perrault 7 razones por las que las mujeres los preferimos mayores Consejos para hombres que quieren pintarse el cabello Qué tipo de tacón te hace ver mejor según tu estatura

  TE RECOMENDAMOS