Dijiste que el enojo iba a volver como volvió el amor

Lunes, 27 de noviembre de 2017 11:28

|Cultura Colectiva

Anne Sexton, perteneciente al club de las poetas suicidas, evidencia en su poética un afán encarnado y desinteresado al mismo tiempo por indagar en los momentos de profunda intimidad que la atraviesan, magnificados sutilmente por el peso y la dimensión de su verbo. Con ello se deslinda de toda noción moral y se enaltece su propia imaginación, poblada por el erotismo, el amor y los sentimientos cotidianos como la soledad, la fascinación con la muerte y el desasosiego por la trampa del amor, lo que la convierte en una obra profundamente confesional. Disfruta a continuación uno de sus textos, traducido al castellano por Sandra Toro.




Una vez y otra vez y otra vez

Dijiste que el enojo iba a volver

como volvió el amor.


Tengo una mirada negra que no

me gusta. Es una máscara que me pruebo.

Cuando emigro hacia ella, su rana

se sienta sobre mis labios y defeca.

Es vieja. Y además, una pordiosera.

Estuve tratando de tenerla a dieta.

No le doy la extremaunción.



Hay una mirada buena que uso

como un coágulo de sangre. La

cosí sobre mi pecho izquierdo.

Hice de ella una vocación.

Ahí se plantó la lujuria

y yo te puse a vos y a tu

hijo en su pezón.



Oh la negrura es homicida

y el pezón reboza

y cada máquina funciona

y yo voy a besarte cuando

acuchille a una docena de hombres nuevos

y vas a morir un poco,

una y otra vez.

*

Las imágenes que acompañan al texto son propiedad de Jesse Herzog.

***

Si quieres saber más sobre letras, descubre cómo dominar el fino arte de hacerse pendejo y conoce las 12 frases que sólo tienen sentido cuando piensas que vas a morir de amor.

REFERENCIAS:
Cultura Colectiva

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS