Ya levántame el castigo
Letras

Ya levántame el castigo

Avatar of Andres

Por: Andres

4 de abril, 2013

Letras Ya levántame el castigo
Avatar of Andres

Por: Andres

4 de abril, 2013

IMG_9460 copy

De fracaso en fracaso Ishabella se resistía a cambiar. Más de tres décadas en la elevada consciencia le hacían creer que aún no era tiempo de abortar. Hombres de diversas clases y edades habían pasado en su existencia: Rómulo, Mauricio, Salvador, Artemio, Lucas... por mencionar algunos - no habían disfrutado del amor- quienes después de haber compartido una relación con Ishabella se alejaban indignados. Hundidos en sus propios temores . Atrapados en los egos, las poses y las costumbres arraigadas desde siempre; mostradas sin vergüenza se ponían muy orgullosos.

Hombres: Seres que llevan consigo egoísmo, soberbia, dignidad y ambición en todo su esplendor, por dentro y por fuera. No se preocupan por superarse y cultivar su calidad moral. La vida es para engullirla de un bocado y mientras más rápido mejor. Lujuria, deseo desmedido, insatisfacción plena, orgullo emancipado a su máxima expresión. Machismo arcaico presente, celos ridículos y tantos adjetivos más apagarían la llama más inquieta y viva de este mundo. Ishabella aún no tira la toalla. Está cansada, no vencida. La acompañé a su domicilio mientras me iba contando sus impresiones. Veníamos despabilados y activos después de haber compartido una rutina de ejercicios en el gimnasio local. Somos vecinos del rumbo. Yo la escuchaba con consciencia plena. Ahora me encontraba sentado en el sillón de su apartamento mientras ella iba y venía de un lado a otro hablándome sin mirarme, hasta que terminó de compartirme un poco su sentir. Era, por así decirlo, la primera de varias reflexiones que me platicó en esa noche. Una noche apacible y fresca .

Su conclusión y veredicto acerca de los hombres me produjeron nauseas. Yo soy parte de esa estirpe señalada. Esa raza que no ha sabido ver lo que esta mujer representa. Ella tiene un cuerpo de miedo, trabajado por más de 15 años. Su figura ha sido galardonada en concursos de fitness y belleza que en su momento le reconocieron con emoción, deseo y beneplácito. Es actriz, bailarina, terapeuta y sanadora espiritual.

Cada que se concentra se conecta con su interior, y si te observa por unos segundos es capaz de describir tu sentir, detallar tus preocupaciones y exponer tus carencias. Así de efectiva es mi amiga. No es un milagro, pues, su talento. Han sido años de estudio , una alimentación saludable, una formación conceptual probada de constante reflexión y si a ello le agregas los golpes y vicisitudes que la vida le ha suministrado, ya ha trascendido a un estado diferente de consciencia.

La conocí por casualidad en un baño de temazcal, una técnica de los ancestros prehispánicos de México que consiste en adentrate en tu ser por medio de una cápsula construida con barro que esté en sintonía hacia los cuatro puntos cardinales con reverencia plena a la Pacha Mama ( La Madre Tierra). Una vez dentro, compartes con otras personas tus angustias, temores, frustraciones, alegrías y todo lo que desees exponer ante los demás bañistas y ante un guía chaman quien aconseja y vigila para que vivas una experiencia reivindicadora y sanadora . Todo, adentro del temazcal.

Así las cosas, en aquel entonces yo traía una depresión y desolación terrible por causa de un rompimiento amoroso. Pero no quiero desviarme a otros asuntos, hoy más inútiles y fútiles a todas luces. Desde hace cinco años, después de ese encuentro casual, entre Ishabella y yo surgió una amistad cordial y de camaradería deportiva. Asiduos somos del ejercicio, ella como profesional, yo como amateur. Con el paso del tiempo he atestiguado la presencia de al menos doce hombres que la cortejaron y sedujeron a su modo. Así como los he visto muy modositos y atentos al principio. He sido partícipe de lamentos; he visto alejamientos y fatales conclusiones, en el mejor de los casos. De todos colores y posturas cada macho que ha pasado por su mundo, le ha dejado marcas en su alma. Seguramente ella también los ha marcado. Lo curioso es que con el correr de los meses posteriores a los rompimientos, asisto a ruegos e imploraciones de los indignados. Le piden con atención exagerada una audiencia: quieren que ella acceda a tomar un café, la echan de menos, escriben, la atosigan, la asedian. La han valorado y se han dado cuenta que Ella es la mujer con la que desean estar. Estos y otros recados me comparte Ishabella sin rubor. En verdad que dan ganas de reír y seguir con el cachondeo propio de los amantes despechados, los jugueteos sexuales e intrigas desconcertantes que para muchos son excitantes: "Si la llamo pensará que estoy obsesionado. Si le dejo de marcar pensará que no me tiene. Si le digo que me simpatiza me tomará la medida. Si le demuestro interés se fastidiará de mí . Si soy indiferente me la echo en el saco. Si soy coquetón la enciendo e intrigo"... y que si esto y aquello. La cosa no termina nunca. La incertidumbre es una potente droga que no deja de saciar al ego, impostor constante, enemigo permanente del alma y de la quietud mundana.

Siguiendo con atención su confesión, me compartió también las obras y acciones de sus amores frustrados: Que si Rómulo se llevó el ordenador como pago por haber estado con ella, ¡el muy cabrón! Que si Mauricio se fue ofendido porque no quería trabajar y hacer algo en pareja, una vida en común el muy "güevon". Que si Salvador le predicaba todos los días recitales de amor y de generosidad, pero a la hora de la comida ni las gracias expresaba por los alimentos cocinados por ella. Que si Artemio, en otro momento, se excusaba para no dormirse juntos en la alcoba, ahora, tiempo después, la buscaba a diario para suplicarle le hiciera un espacio en su colchón. Ahora caía en cuenta de su desgracia, esa, la que le producía una pena a Artemio. De todos ellos no alcanzaba para formarse un hombre con elegante fondo.
-El problema es el alma -me decía ya inspirada y de corrido. Yo atendía con semblante propio de la confidencia.

-No hay más que buscar. Sus corazones marchitos y el miedo a sentir les provocan un daño infame; están imposibilitados para amar si no pueden comenzar con ellos mismos. Figúrate que Lucas es un acaudalado empresario que me promete las estrellas cada que puede, pero si le propongo que hagamos una alianza comercial, que nos asociemos o que me apoye para montar un negocio, se hace el que no escucha y me ignora . Ahhh pero eso sí, desea arrancarme las bragas cada que le vengan ganas. Quiere tenerme en su cama, que estemos empiernados, que sea una linda y dispuesta esposa presta a darle gusto en todo momento. ¡Me quieren follar! ¡Todos! Sin excepción. (Esa no era una novedad. Era una verdad simple. Una mujer bonita cautiva donde sea. Si quieres acceder a cualquier parte, debes presentarte con una linda dama. Si eres mujer linda y atractiva, las puertas de donde sea se abrirán ante tu presencia. Verdad irrefutable). Me desean para tenerme en su casa y salir a pasear! Nada más para eso. ¿Y mis sueños ? ¿Las ganas que tengo de convivir en pareja ? El problema ,Fernando, es que no me entrego a cualquiera. Seguro habrán muchas mujeres que el amor les importe un carajo. Mientras tengan su frijol, su techo y sus comodidades aseguradas y bien agarradas, se abandonan a puerto seguro. El amor será para los jodidos. Ellas tienen clase. Con que consigan un hombre que les rinda en dividendos, que sea una inversión segura, digamos, para una vida completa, lo demás pasa de largo.

Yo me brindo por amor, no por dinero ni poder. Si quiero a alguien me abrazo con soltura al destino y a su ser. Soy una mujer entera y completa. Vivo en el amor. Estoy en el amor.
Muñeca no soy. Me gusta el sexo, adoro el ser tomada y follada. Me deleito con la atención y respeto. Disfruto compartir mi vida con un compañero que viva y deje vivir. Tan simple de explicar, tan difícil de encontrar.

Sin reservas y con la mirada fija, puesta en mi cara expectante, Ishabella dejó de hablar y me dejó pensando. Sus ojos verdes me mostraban la sinceridad de su alma. No es que yo fuera un timorato blandengue que paraba oreja sin remedio y gracia. Me conmovía un poco pues, en el fondo, lo que me decía eran verdades sabidas, calladas e ignoradas en la podrida sociedad de la que somos parte.

¿Cuántos hombres y mujeres traicionan sus sueños a la luz del dinero y de las pompas?
¿Cuántas veces hemos asistido a diálogos fútiles y banales acerca de cualquier cosa para mitigar un poco la incertidumbre que nos acecha en el interior? Que, no esta por demás confesarlo, en no pocas veces es tan negro y desconocido como el ojo del culo.

Antes de responderme a estas cuestiones reflexivas , Ishabella interrumpió mi razonamiento para seguir con los sablazos juiciosos acerca de la vida . De su linda boca salieron nuevos decretos y posturas certeras y directas. Esto fue lo que me soltó:

-Yo sigo iluminando mi camino entre esta oscuridad. A pesar de tanto vividor perezoso que me he topado por aquí y por allá, creo en el amor sin condiciones. Cuando algo me inspira me animo a dar todo lo que esté a mi alcance y me dispongo a creer una vez más ¿Cuántas personas aman realmente eh, Fernando?

Apuesto a que ni tú mismo has sentido esto que te digo ¿Lo has palpado? ¿Dentro de ti has compartido tu esencia con tu creencia? -guardó silencio esperando mi respuesta.

Me toqué el mentón para darme un aire de pensador profundo. Sin hacer larga la espera, conteste:

-Estoy en un proceso . Lo que siento apenas y me ha alcanzado para sobrellevar mi existencia . No me quejo por mucho, pues no hay esperanza que me dé para soñar en demasía, pero he amado ¡Cómo no! Y me he brindado, eso sí, con medida.

-¡Ahhh Cabron! ¡Me das la razón! Todos los hombres son iguales.

Así me la regresaba, la terapeuta, con acalorada pasión. Su mirada se tornaba vigorosa.

-¿Qué es el amor, entonces ? -Pregunté con mirada seria.

-¡Pues la vida misma macho! Es ser uno mismo sin reservas. Es creer sin titubear. Es imaginar actuando. Es esperar sin prisa. Aceptar sin ladrar. Resurgir de la desgracia o fortuna con la gracia de un niño. Es seguir inmersos en la podredumbre si no hay otra alternativa, creyendo que habrá un poco de luz al final del cachondeo. Eso, Fernando, es el Amor.

El tiempo no vuelve hacia atrás . No obstante, la gente camina creyéndose inmortal. No hay oportunidades infinitas . El mundo se acaba porque nos vamos haciendo viejos ¿Qué importan tantos hombres machos que sólo buscan alimentar sus deseos, cargados de egoísmo puro? ¿Para qué tanta mentira nublada por las buenas intenciones y las esperanzas de algo diferente entre tanta igualdad de pensamiento ramplón? Y, ¿qué me dices del cabrón del miedo? Ahhh, ese condenado verdugo que está presente entre nosotros. No perdona a nadie, Fernando. Pero hay que sobreponerse. No podemos pasear por la vida alegremente mientras vamos a la par destrozando la verdad engañando a las personas. Esto debiera ser cosa seria para reír sin disimulo.
Pero no, mientras exista tanto abandono a uno mismo y el ego subyugue nuestras almas, seguiré buscando un hombre diferente. Uno que al menos, si no se ame completamente y no tenga el valor de desnudarse sin engaños, tan sólo me quiera. Uno que me procure. Que cuestione mis formas, maneras y atributos. Que tolere mis fastidios y contenga mis arrebatos. Que al menos se permita respirar un poco sin esclavizarse al "ego". Alguno debe de haber por allí, en esta aldea, no crees, Fernando?


Yo ya no creía nada. En menos de treinta segundos me escurrí de allí sin decir "Ni Pío". Las escaleras me bastaron para escabullirme, no sin antes despedirme con un beso confuso. Habría que seguir andando.

La noche me cayó por completo. Era un hombre más, caminando entre el fango y la mierda. El frío calaba hondo en mi ser. Temblaba de nuevo. Me fui paseando por la calle. Me detuve a comprar un café mientras un hombre-mujer se me acercó para ofrecerme un poco de amor, en renta.


Referencias: