Moda

5 momentos en los que Alexander McQueen desafió al mundo de la moda

Moda 5 momentos en los que Alexander McQueen desafió al mundo de la moda

Sponsored by Dark Horse


Quien piense que los desfiles de moda son aburridos, no conoce a Alexander McQueen, el genio que convirtió las pasarelas en un escenario para la disrupción y la crítica. Sus primeros diseños fueron prendas para sus hermanas; convencido de que había nacido para crear, abandonó la escuela a los 16 años y comenzó a trabajar como aprendiz en una famosa sastrería. En años de práctica y estudio aprendió todo lo necesario para ser un diseñador de alta costura, pero lo que lo convirtió en uno de los personajes más influyentes de la época no fueron sólo sus habilidades, sino su extraordinaria visión del mundo. 


Alexander McQueen es un Dark Horse, una persona de la que nadie espera nada al principio, pero al final se convierte en leyenda. La moda, tan suscrita a los patrones estéticos establecidos, fue el escaparate en el que este caballo negro mostró otra versión de la belleza que nadie se había atrevido a mostrar. Ese ambivalente juego convirtió a McQueen en un personaje tan controvertido como admirado que desafió a la industria de la moda en al menos cinco increíbles momentos: 


5 momentos en los que Alexander McQueen desafió al mundo de la moda 1


-


1.Cuando nos mostró que la belleza está en todos lados


Alexander McQueen no era un diseñador que evocara a la belleza, al menos no desde los estándares tradicionales. Sus modelos siempre tenían atuendos y maquillaje que fueran completamente disruptivos a lo que la moda establecía en la época. 


5 momentos en los que Alexander McQueen desafió al mundo de la moda 2


-

2. Cuando cuestionó al sistema social desde la pasarela


En el verano del 2005 presentó ‘It’s only a game’, una exhibición donde sus modelos simularon un partido de ajedrez entre Oriente y Occidente. Además de hacer evidente un conflicto cultural histórico, demostró que la belleza femenina existe más allá de las mujeres que predominan en la industria de la moda.


5 momentos en los que Alexander McQueen desafió al mundo de la moda 3


-


3. Cuando "ensució" su obra


En 1998, el mundo de la moda se conmocionó después de 'Untitled' de Alexander McQueen. En el clímax de su presentación, un fuerte estruendo rompió la atmósfera y le dio paso a una lluvia de pintura que corrió el maquillaje de las modelos y empapó sus impecables trajes blancos.


post-image


-


4. Cuando fusionó cine y moda


‘The Overlook’ fue su pasarela otoño/invierno de 1999. Todo sucedió entre las paredes de un cubo de acrílico que encerraba el paisaje de un bosque nevado. De pronto, el espacio se volvió una pista de patinaje para finalizar con la recreación de la última escena en The Shining.  En otra ocasión reinterpretó The Birds de Hitchcock, cualquiera en su lugar habría partido de la belleza de Melanie Daniels y Annie Hayworth, pero McQueen presentó un escena que evocaba la emoción de la huida y la desesperanza de un camino hacia ninguna parte.


5 momentos en los que Alexander McQueen desafió al mundo de la moda 4



-

5. Cuando transgredió la naturaleza humana


McQueen jugaba con el cuerpo humano y lo hacía transgredir su forma natural. También estaba enamorado de las aves, alguna vez dijo que quería fusionar la belleza de una mujer con la de un pájaro y esta declaración se materializó en la pasarela. 


5 momentos en los que Alexander McQueen desafió al mundo de la moda 5



-

Aunque sus desfiles obligaban a los espectadores a enfrentarse con sus prejuicios, al mismo tiempo los seducían con sus extraordinarias atmósferas. En un medio considerado superficial, su disruptor sentido estético marcó una época porque su inspiración no partía de la belleza, la desafiaba. 


Así como Alexander McQueen revolucionó el mundo de la moda, David Bowie hizo lo propio con la música. Inspirándose en quienes no temen desafiar sus propios límites ha llegado Dark Horse, un vino completamente disruptivo que cambiará tu forma de tomarlo. ¿Te atreves a probarlo?



post-image


Referencias: