Moda

11 pasos para eliminar manchas de sudor y suciedad en tu ropa blanca

Moda 11 pasos para eliminar manchas de sudor y suciedad en tu ropa blanca

De todas las manchas, quizá la peor de todas es esa amarilla que se forma debajo de las axilas convirtiendo al blanco perfecto de cualquier prenda en el mejor ejemplo de lo percudido.



Si hay algo que hizo que la Europa del siglo XV se volviera completamente loca, es probable que sea el descubrimiento de nuevos tintes y métodos para teñir la ropa. Acostumbrados a teñir cada semana sus prendas, los reyes —sobre todo españoles— se sintieron sumamente afortunados cuando descubrieron que al otro lado del océano, en América, existían métodos naturales de pintar las telas de algodón que duraban incluso años. Tal fue el impacto de estas tinturas que durante años la corona española tuvo entre sus manos el monopolio de la ropa y los tintes en tonalidades negras.


post-image


No es un secreto que esa locura por los colores aún permanece en nosotros. Las últimas tendencias han caído en el minimalismo para colocar al blanco como símbolo de estilo; sin embargo, parece que los colores se niegan a ceder ante esta ausencia de tonalidades y tal vez esa sea la razón por la que las manchas de comida u otros productos sobre una tela blanca simplemente parecen más difíciles de sacar que en cualquier otra textura.


post-image


Aunque el verdadero problema no es que el color se aferre a nuestros outfits que hoy parecen ser sólo blancos y negros, sino que trata de aferrarse de las peores formas. De todas las manchas, quizá la peor de todas es esa amarilla que se forma debajo de las axilas convirtiendo al blanco perfecto de cualquier prenda en el mejor ejemplo de lo percudido. No obstante, quienes elegimos qué color se va y cuál se queda somos nosotros, así que encontrar la forma de eliminar estas terribles manchas no debe ser un problema tan grande.




post-image



::


11.


No, la solución no es comprar ropa sin mangas; no es ningún secreto que al ser líquido, el sudor tiende a escurrir por nuestros costados llevando consigo desodorante y otras partículas que de cualquier forma mancharán tu ropa.


post-image


10.


Antes de comprar cualquier camisa o playera blanca, asegúrate que la sisa —la parte baja de la manga— no esté demasiado pegada a tu piel; así por más que transpires, el sudor no tocará la tela. Si usas una sisa que toque tu piel, no importará si se trata de algodón, tu desodorante se impregnará en la tela manchándola y dejándola con una desagradable textura acartonada.


post-image


9.


Quizás alguien ya te ha recomendado el limón y aunque suene a una idea muy descabellada, tallar suavemente la mancha con un poco de jugo de limón y agua puede sacar ese horrible color amarillo en poco tiempo.


post-image


8.


Para las personas que tienen un severo problema con el sudor, la depilación de axilas puede ser una buena solución a sus problemas. Los vellos tienden a retener sudor y las partículas se impregnan en la ropa causando esas horribles manchas amarillas; si las mantienes depiladas aseguras, incluso, más frescura en tu cuerpo.


post-image


7.


No, el cloro no va a solucionar tus problemas; de hecho es posible que los empeore. Aunque es cierto que este producto puede blanquear dramáticamente tus prendas también debilita los tejidos restándoles vida útil, de modo que es probable que tu ropa luzca reluciente, pero sólo podrás usarla un par de veces antes de que comiencen a aparecer transparencias o agujeros inesperados.


post-image


6.


Un gran remedio contra las manchas es el agua oxigenada, además de ser económico es muy fácil de aplicar; sólo tienes que mezclar agua oxigenada y agua normal por partes iguales, y aplicarla sobre las manchas. Después de dejarlo actuar por 30 minutos puedes lavar con toda normalidad.


post-image


5.


Si tiendes a sudar demasiado o sabes que tu sudor tiende a oler mucho, lo mejor es que optes por tejidos hechos de fibras naturales como el algodón, ya que las telas sintéticas no sólo se manchan con mayor facilidad, sino que además se impregnan de olores desagradables —aun con desodorante—.


Cualquier tela hecha de materiales plásticos como el poliéster y la viscosa no absorben bien el sudor, lo cual provoca que, a pesar del desodorante, los olores aumenten y sean mucho peores de lo que deberían.


post-image


4.


No hay nada más sencillo que tallar la mancha con un poco de vinagre blanco y lavar normalmente.


post-image


3.


Cuando quitar la mancha no es tan urgente, siempre puedes confiar en el sol. Después remojar la prenda en agua tibia, pon detergente líquido directo sobre la mancha y déjala al sol durante 3 o 4 horas. Una vez seca, enjuaga con agua y jabón, verás que las manchas se habrán desvanecido.


post-image


2.


Mezcla un poco de agua caliente con sal de mesa y frota esta solución contra las manchas antes de lavar la prenda como normalmente lo haces.


post-image


1.


Algunos antitranspirantes en spray o roll-on contienen químicos que pueden dañar tu ropa, por ello es recomendable usar productos en barra hechos a base de zinc que no sólo te ayudarán a prevenir esa coloración amarilla, sino también a mantenerte seco y fresco.


post-image


::


Que absolutamente nada te prive de lucir completamente impecable; aunque la mayoría de estas manchas vienen directamente de nuestro propio cuerpo, pensar que son eternas es un completo error, pues no se trata más que de un poco de sudor y hasta donde sabemos, aún no hemos evolucionado tanto como para transpirar tinta, así que lograr un blanco perfecto está en nuestras manos.



Referencias: