NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Guía sencilla para usar todas tus brochas de maquillaje

20 de abril de 2018

Diego Cera

No importa si tienes poco o mucho tiempo para maquillarte, sino cómo es que lo haces para conseguir el look que buscas.



Pocas cosas son tan mágicas en México como su sistema de transporte público. Aunque parezca una completa burla o mentira, basta con pararse en alguna estación de metro o una parada de autobús para percatarnos que en efecto, hay incluso quienes tienen el poder de transformarse en cuestión de minutos en personas completamente diferentes. No sabemos exactamente de dónde vienen o cómo lo hacen, pero hay mujeres que de una estación a otra —con apenas un par de minutos de distancia entre ellas— son capaces de lograr un maquillaje perfecto.



Base, sombras y delineadores; por sus manos pasan una infinidad de productos que —en una velocidad que no parece muy humana— les ayudan a cubrir los estragos que dejó una noche en vela o el a veces cruel paso del tiempo. ¿Cómo lo logran? Es lógico que no sólo pasando el maquillaje frente a sus rostros; para poder llegar hasta ese punto de la "belleza exprés", la mayoría de ellas cargan en sus bolsos una serie de brochas y pinceles que les permiten esparcir en sus rostros los cosméticos que han elegido para renovar o mejorar aún más un look que seguramente les durará todo el día.


Pero así como hay grandes casos de éxito, también están aquellas mujeres que, de no ser por las etiquetas, usarían hasta un rodillo para poner sobre su rostro cualquier suerte de pintura. A la mayoría de estas despistadas les basta con comprar cualquier brocha o pincel para creer que lograrán lo que otras consiguen con al menos tres instrumentos diferentes y por supuesto que los resultados nunca son los mejores. No sabemos cuál es exactamente la razón de esto, aunque en caso de que sea la falta de una especie de "instructivo para brochas" acá hay una explicación breve de cuál es el uso adecuado de cada una de las brochas que contiene un estuche decente.


::


Contorno



-

Si ya dominas el contouring puedes ir sin dudarlo detrás de las brochas con forma y corte afilado; gracias a su diseño, éstas te permiten hacer trazos más definidos sobre tu rostro si es que utilizas productos líquidos. Aunque para los polvos siempre es mejor usar cerdas delgadas y flexibles.


-

Si quieres esculpir y dar luminosidad sin usar tantos instrumentos, las brochas de doble punta son tu mejor arma. Con el lado biselado das forma y el suave ilumina.


-

No hay más. Si quieres un bronceado casi natural las brochas redondeadas y poco tupidas son perfectas para difuminar y dar color usando el mínimo de producto.


-

Ojos



-

Para delinear necesitarás de un pincel plano y firme, preferentemente biselado. Éste lo usarás para aplicar sombras o maquillaje cremoso sobre la línea de las pestañas.


-

A la hora de aplicar color nada como los pinceles planos en forma de lengua. Los más anchos sirven para trabajar un solo tono sobre los párpados, mientras que los más pequeños son para dividir la el área en pequeñas zonas.


-

El que no debe faltar en tu estuche es el pincel flexible o suave que usarás exclusivamente para difuminar.


-

Colorete



-

Las brochas pequeñas y tupidas —más o menos del tamaño de tu mejilla— son perfectas para dar color debido a que lo concentran en una sola zona.


-

Si quieres lograr algo mucho más difuminado porque apenas comienzas a maquillarte, las brochas grandes y flexibles te ayudarán a cumplir ese propósito sin recoger polvo de más.


-

Las brochas kabuki o con forma de cepillo te ayudarán a tener un acabado más natural y uniforme.


-

Polvos



-

Gruesas y suaves, las brochas kabuki te darán un tono uniforme en una sola pasada o con movimientos largos sin tener que usar mucho maquillaje.


-

Para ahorrar maquillaje y dar luminosidad a tu rostro, las brochas suaves y circulares pueden ser de gran ayuda, pues recogen sólo el polvo necesario para que no luzcas ni muy brillante ni muy empolvada. Siempre lo justo.


-

Base



-

Para difuminar una base líquida, las brochas planas y tupidas son lo adecuado realizando esta tarea.



-

Si tus facciones son muy marcadas y tu rostro está lleno de ángulos por todos lados, lo ideal es que consigas una brocha con corte ovalado y poco pelo para alcanzar lugares difíciles.



-

Cuando tu piel está dañada y tienes que cubrir más imperfecciones debes elegir brochas planas e inclinadas que se adaptan a cualquier superficie.



-

Corrector



-

Las brochas tipo cepillo son ideales para difuminar producto líquido, ya que con otro tipo de instrumentos es casi imposible alcanzar zonas estrechas.



-

Para asegurar cobertura en espacios reducidos, puedes probar con pinceles compactos y planos. Es probable que un pincel redondo te ayude a difuminar mejor tu maquillaje, pero la cobertura será casi nula.



::


Toda esta magia no ocurre por sí sola, así que no esperes que al comprar un estuche de brochas tus problemas con el maquillaje queden resueltos enseguida. Es necesario que te tomes tu tiempo para conocer tu rostro y tu tipo de piel para que, entonces sí puedas adquirir el maquillaje y las brochas que mejor vayan contigo. Recuerda que probar constantemente cosas nuevas hará que en algún punto encuentres justo lo que te hará sentir bien.


TAGS: Maquillaje Mujeres con estilo Consejos de Maquillaje
REFERENCIAS: El Mundo

Diego Cera


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

18 fotografías de Kevin Frayer sobre el holocausto de los refugiados rohinyás Fractura de pene y otros riesgos de una patada en los testículos 8 consejos para practicar splosh y tener el sexo más húmedo de tu vida Eras perfecta, eras inevitable, eras un sueño ajeno que llegó a mí Secretos de Gabriel García Márquez que no conocías La evolución y el sonido de Alex Turner

  TE RECOMENDAMOS