12 consejos que necesitas para comprar lencería sensual y cómoda

Jueves, 8 de febrero de 2018 12:03

|Eduardo Limón

No. Ser sexy y estar preparada para cualquier evento del día no son tareas opuestas. Puedes conseguirlo todo.



Si tan sólo le hubieran preguntado a Marie Antoinette qué pensaba sobre su arreglo personal e íntimo, seguro hubiera reclamado sobre las costumbres francesas y sus requisitos de ropa interior. Afortunadamente, hoy nadie tiene motivos para cuestionarte al respecto y no tienes por qué usar grandes fondos, rígidos verdugados (faldas de aros de madera o metal) y estrechos corsés. Pero si se diera la ocasión, tendrías que encontrar más que nunca una salida viable para no perder la compostura, la sensualidad y la belleza tan buscadas, pero tampoco degollar tu comodidad. Sin embargo, debemos recordar un poco de historia para saber que ese punto medio entre confort y seducción no tiene razón para esconderse en la oscura imposibilidad; que tampoco tienen que convertirse en antagónicos sacrificios. Que hoy las mujeres son realmente afortunadas al tener un sinfín de opciones para conjugar beldad y bienestar muy al classic style sin tener que sufrir por una u otra contingencia.



En conclusión, hoy la delfina de Francia sería muy feliz. Se vería fabulosa y no tendría que cargar con armatostes de 10 kilos para presumir sus encantos.


¿Qué ventajas, ahora, podemos presumir entonces? ¿Qué tanto hay por escoger en la actualidad para sentirse bien y sexy? Aquí unas cuantas pistas...


::


Asegúrate de que el bra de tu elección se mantenga justo a la mitad de tu espalda; si está más arriba o más abajo, no llevas el adecuado.



Si se te caen los tirantes todo el tiempo significa que debes ajustarlos o que esa talla es grande para ti.



Si te deja marcas en la piel o algo te incomoda, necesitas corregir la talla.



El bra siempre debe ir abrochado –siempre y no importa lo que te diga tu abuela o tu cansancio– en el último enganche. El resto sólo es para emergencias.



Si lo que buscas es aumentar el volumen en la parte superior del pecho, entonces debes elegir un balconette; si por el contrario, prefieres aumentar la parte media, tu opción es un plunge. Los bralettes están dejándose de lado, entonces cuida tus posibilidades.



Recuerda que para el gimnasio necesitas un sujetador deportivo.



Si tienes senos pequeños opta por un bra de triángulo, éste realzará tu figura y te hará sentir muy cómoda.



Para comprobar tu talla correcta, ponte el bra, levanta los brazos y gira el torso de un lado a otro. Si el sujetador es tu talla, ¡magia!, no se moverá.



Debes tomar en cuenta que necesitas ropa interior sencilla y sin complicaciones para el diario. Aunque eso no significa que vayas a andar por allí sin ápice alguno de sensualidad; a continuación, unos cuantos puntos relevantes para ello.



Necesitas unas bragas clásicas de algodón, por supuesto, pero busca colores intensos, sólidos y que sugieran pasión guiándote por la psicología del color más barata: rojos, morados y negros.



Enfócate en lo que quieres expresar, en qué se adapta más a tu personalidad. Incluso toma en cuenta tu tono de piel y su bronceado; si eres morena te sentarán a la perfección prendas de encaje blanco, con liguero incluido o colores nude, si eres muy blanca puedes optar por tonos ultravioletas o cercanos al vino.



Si tienes un par de piernas largas y delgadas elige algo con lo que puedas presumirlas. Si son cortas y algo abultadas, compra unas bragas suaves y completas.



::


¿Cuentas con anchas caderas? Las tangas de talle alto son para ti. ¿Tienes algo de barriguita? Los calzones tipo faja son para ti. ¿No tienes muchas curvas? Escoge un corte V. ¿Has trabajado bien tus nalgas en el gym? Compra unos culotte. Sea cual sea tu caso, hazlo en telas seductoras y con detalles que inviten a la lascivia. Hazlo considerando también los 8 tipos de lencería perfecta para mujeres plus size y Las mejores telas para cuidar tus partes íntimas.


Eduardo Limón

Eduardo Limón


Editor de Fotografía y Moda
  COMENTARIOS