PUBLICIDAD

MODA

No solo María Félix, hablemos de la elegancia, estilo y belleza de Dolores del Río

Todos hablan de María Félix pero sin duda tenemos en Dolores del Río muchas lecciones que aprender

“No basta con ser bonita, hay que saber serlo”, frase icónica de la legendaria María Félix, actriz reconocida mundialmente por su porte, elegancia, empoderamiento y belleza. “La Doña” sabía cómo destacar cada una de sus facciones y atributos, cómo ser completamente inspiradora y admirada, llevando su trabajo, frases icónicas y estilo lujoso y envidiable a los ojos y mente de millones de personas de muchas generaciones.

María Félix encabezó importantes publicaciones mediáticas desde los años 30, ganó fama y fortuna que hasta ahora siguen siendo tema de curiosidad, sorpresa y referente de su época.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Todo mundo habla, conoce y aplaude a María Félix pero hubo otra actriz muy importante en la historia del cine mexicano internacional, que merece el reconocimiento y admiración al mismo nivel: Dolores Del Río.

Destacó con un perfil sumamente cuidado y equilibrado entre lo clásico, natural y glamour mexicano que dejó a todo Hollywood a sus pies.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Nacida en Durango, Dolores Del Río formó parte del codiciado grupo de las divas del cine mexicano internacional junto a figuras como Marlene Dietrich y Rita Hayworth.

Su estilo era impecable, lucía vestidos espectaculares acompañados de la característica que la llevó a la fama: la naturalidad, asegurando que «no hay nada como la autenticidad para cautivar al mundo».

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Tenía muchos secretos para lucir perfecta frente y detrás de las cámaras, creó un gran número de importantes tendencias de moda en su país natal. Por ejemplo, fue la precursora del peinado con línea en medio, muy diferente al estilo suelto de la época. «Las líneas rectas típicas del estilo ‘Señorita’ de la clase alta española», hablaban los medios sobre el peinado que Dolores del Río hizo popular.

Su piel fue muy admirada, la belleza natural de Dolores del Río fue su característica más aplaudida y destacada. «Usa menos maquillaje que cualquier otra actriz con la que haya trabajado, su piel es como la de un fruto maduro», mencionó el fotógrafo francés Baron George Hoyningen-Huené.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Cambió las “reglas del maquillaje” y optó por dibujarse labios más amplios y la ceja arqueada pero alargada; poco después todas querían llevarla así.

Las mujeres de la época querían saber sus secretos y rutinas de belleza; se decía que dormía 18 horas diarias y comía pétalos de rosa y gardenias para mantener la juventud, Dolores entre risas habló sobre estos mitos en 1978:

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

«Ambas cosas son mentira, obviamente, soy en realidad una mujer llena de inquietudes, siempre estoy haciendo 20 mil cosas, tratando de crear cosas nuevas además de mi trabajo. Me pregunto: si duermo tanto y solo como flores ¿cómo puedo estar viva?», aclaró.

Sus facciones eran muy llamativas y rompió con los estereotipos hollywoodenses con su piel canela, pelo oscuro y grandes ojos cafés.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

En cuanto a vestuario, Dolores del Río también tenía un clóset sencillo pero que llamaba la atención con telas, colores, líneas y sobre todo textiles típicos mexicanos. Sabía perfectamente qué prendas le favorecían y cuáles no.

Vestidos largos, con rebozos, bordados mexicanos, moños, flores y prendas cómodas y frescas, fueron sus favoritas. Balenciaga y Dior la vistieron en muchas ocasiones porque representaba a una figura muy querida entre la élite de Hollywood.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La Cineteca Nacional tiene en su poder algunos objetos donados de la gran actriz, entre ellos seis vestidos que llevó en películas como Flor Silvestre y María Candelaria. Las piezas fueron creadas por diseñadores como Armando Valdez Pieza, Paola Fundora y Elizabeth Arden.

El dramaturgo, crítico y periodista irlandés George Bernard Shaw fue uno de los muchos hombres que la admiraban y reconocían la belleza de la actriz, incluso dijo «Las dos cosas más bonitas del mundo son el Taj Mahal y Dolores del Río» en muchas ocasiones.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La naturalidad no solo se trata de belleza física, Dolores del Río nos dejó esta gran lección para llevarla a nuestra rutina de belleza, vestuario, salud mental, actitudes y sobre todo personalidad.

También podría interesarte:

Datos que no conocías de María Félix

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Cómo superar una ruptura amorosa, según María Félix

11 frases de María Félix para entender sobre la vida, el amor

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD