NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

8 errores que comete un hombre al comprar zapatos

24 de enero de 2018

Eduardo Limón

Son muchos, pero el más triste de todos es que creas que lo estás haciendo bien.



Ir a una tienda, mirar en el aparador, pensar en las múltiples posibilidades de comodidad y utilidad en un solo modelo, pedir el elegido en nuestro número, presionar la punta del zapato para “verificar hasta dónde llega el dedo”, caminar unos cuantos pasos, observarse en el espejo, dudar un poco, decir “sí”, acercarse a la caja y pagar. Así se resume una compra de calzado en el universo masculino. Mismo que, de hecho, no tarda más que un par de horas o incluso unos cuantos minutos. Nada de complicaciones.



Pero todo está mal en ello. ¿Quién nos enseñó a hacer eso y por qué lo hemos perpetuado? Cierto es que salir de compras en compañía no es siempre necesario, no es indispensable; pero de eso a no planear jamás el shopping, ir siempre solo, adquirir nuevas prendas casi por accidente (sólo de pasada por alguna tienda) y hacerlo tan rápido como sea posible sin otra consideración más que el rendimiento de la prenda en cuestión, hay un abismo de malentendidos.



Errores que especialmente al momento de comprar zapatos –formales, casuales, deportivos, etcétera– se hacen evidentes, catastróficos y nefastos. Descuidos de importante magnitud y que pueden arruinar un buen look y perjudicar irreversiblemente lo que los demás ven en nosotros.


Los más comunes son…


::


El del sporty


Muchos hombres creemos que tener un buen par de tenis lo soluciona todo. Se pueden usar para diario, para el gym, para la escuela, la oficina e incluso los días casuales o de un compromiso importante. Pero cometemos la equivocación de tener un solo par, extremadamente deportivo, mugroso y tan gastado que ni en el mejor de los intentos se pueden ver bien jeans y blazer. Amigos, no se hagan eso. Escojan sus tenis favoritos, pero no piensen que son multiusos.




-

El “da de sí”


La peor frase para comprar zapatos. Los hombres asumimos que todos los zapatos adquieren un grado de perfección o de finalidad cuando se aflojan, y que esto es sumamente normal. Y sí, es común que pierdan rigidez, pero no es nada válido que con ello justifiquemos nuestra mala decisión de elegir una talla más chica.




-

El que aboga por el bienestar


En caso contrario, adquirir una talla más grande pensando que con ello estará “más tranquilo” nuestro pie, es deplorable. Eso puede ocasionar, inclusive, problemas de salud. Un zapato, sea cual sea, debe ajustar lo mejor posible, no ser una caja de caucho y piel que nos cuide del suelo.




-

El geométrico


Y esto es específicamente en el calzado formal. Hombres, entiéndanlo, los zapatos no tienen razón de ser cuadrados o en extremo puntiagudos / triangulares; a menos que seas Frankenstein –en el caso primero– o vivas al norte de México –caso segundo–, no existe una mejor opción que el zapato tipo Derby u Oxford de agujeta para situaciones que ameriten un buen arreglo. Entiéndanse: oficina, bodas, reuniones, entrevistas y similares.




-

El descuidado


Muchos hombres compramos calzado casual, formal o deportivo sin prestar atención en los materiales. Sin tener en cuenta que esto influye en nuestra comodidad, en el olor que irán adquiriendo nuestros zapatos, en la durabilidad de la elección, en el desgaste de la misma (roturas o arrugas a las pocas semanas) y demás. Lo mejor siempre son los cortes bovinos o de becerro en el forro; esto encarece al par, pero tiene muchas ventajas. El forro porcino es más duradero a su vez.




-

El protagónico


O sea, el de colores llamativos. Porque no basta con comprar sólo sneakers, bastantes hombres suelen pensar que los fluorescentes, neón o de gran contraste son las mejores opciones, que eso hace aún más evidente su personalidad. Y quizá sí tenga que ver mucho con su identidad, con sus intereses, pero no son los ideales para todo look; en definitiva no son versátiles y tampoco dan respuesta a toda situación.




-

El “útil”


Por último, pensamos que una “Regla de 3” es suficiente para todas nuestras necesidades. Zapatos de vestir, tenis y botas. Pero, ¿dónde quedan entonces las sandalias, los tenis para ir al gimnasio y no casuales (o al revés), los zapatos para eventos especiales y no sólo para un pantalón sastre cualquiera, etcétera? No pretendemos que almacenes una colección de 30 pares en tu guardarropa, tampoco se trata de un consumismo exacerbado; sin embargo, debemos considerar que por lo menos existen 6 escenarios distintos en la vida de un hombre y estos no se solucionan con tan poco calzado. Entiéndanse: escuela, oficina, ejercicio, playa, eventos casuales y eventos formales. Todo con una buena dosis de gustos personales e intereses muy particulares.




::


Toma en cuenta estas breves líneas para la próxima vez que salgas de compras o te percates de que necesitas zapatos. Asimismo, cuida otros aspectos de tu apariencia leyendo estos 7 errores que cometen los hombres al momento de rasurarse o las 9 formas en que un hombre puede usar pants sin perder el estilo.


TAGS: Zapatos Hombres con estilo consejos de moda
REFERENCIAS:

Eduardo Limón


Editor de Fotografía y Moda

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

5 consejos que debes seguir para maquillarte según la forma de tus ojos Ilustraciones de Wanjin Gim sobre el placer del hombre Las 8 pinturas latinoamericanas más caras de la historia ¿Qué es un bot y cómo puede hacerte votar por el peor candidato? Fotografías de Justin Bieber y Selena Gomez que demuestran que el amor puede destruirte Lecciones de moda que debemos aprender de Ryan Reynolds

  TE RECOMENDAMOS