¿Tienes miedo de dejar tus skinny jeans? Nosotros te decimos cómo llevar estos pantalones sin error alguno.

Después del largo reinado de los pantalones skinny en nuestra vida, un silencioso análisis de los años 70 en conjunto con ese revitalizado amor que hoy tenemos por la década de los 90 nos ha traído un gran regalo para quebrar con la monotonía: los bottoms más amplios, relajados y sofisticados que podríamos haber soñado. Entre palazzos, gauchos y, por supuesto, culottes, los guardarropas contemporáneos dejan atrás ese look de pitillo que no podíamos sacudirnos con facilidad. Ahora, la figura humana resalta sus actitudes no con la tela rígida al cuerpo, sino con la holgura de un paso seguro.



De entre estos modelos destaca por su perfección y versatilidad el culotte. un pantalón de pierna ancha, tiro alto, cortados a la altura promedio de la rodilla y fabricado con diversos materiales desde el denim hasta la lana o el lino. Puede que no te sientas completamente segura de usarlo, que sus materiales y formas te causen desconfianza, que pienses que no te harán figura, pero no temas, son lo más hip y sexy que puedes perseguir hoy con tu outfit.


¿Cómo? ¿Cuándo? Nosotros te compartimos las claves.


::


Inténtalo en denim. Perfectos para un día común y un brunch entre amigos.



La ventaja de éste que puede pasar de lo desenfadado y casual a lo perfecto y completamente stylish para una noche de tragos. No necesariamente deben ser amplísimos.



Unos culottes sastre con una chaqueta de cuero, un par de tenis y una playera básica pueden convertirse en tu perfecto atuendo de working girl para cualquier día de la semana.



Incluso con una chaqueta de mezclilla te verás lo suficientemente “formal” como para cualquier imprevisto. ¿Visitas incómodas a la casa de tus suegros? Traerás el shield perfecto.



Juega con los contrastes. Arriésgate a llevar colores que no hubieras usado antes. Obtendrás una imagen vintage y citadina sin par.



Si tienes una cintura estrecha, aprovéchala y márcala más con cinturones y accesorios que le hagan notoria. Asimismo, esto te da la ventaja de jugar con otras estructuras en tu espalda y pies.



Incluso unos desenfadados culottes en su versión más cargo pueden funcionar para un outfit que hayas pensado para ir a la universidad, a una entrevista de trabajo o en una cita. El punto radica en cargar con un bolso o accesorios impresionantes.



¿Medias y oxfords? La simpleza aparente de todas estas prendas generan un effortless look que cualquiera querrá imitarte. Ideal para ir a un museo, inauguración o café en fin de semana.



Con la práctica notarás que la fuerza de los culottes radica en que con un sencillo cambio de calzado son perfectos para cualquier momento. Por ejemplo, al unísono de un clásico par de tacones obtendrás una altura sin miedos e ideal para un evento familiar, de trabajo o incluso para andar de bar hopping.



Si sientes que no eres delgada, pero tampoco te identificas como una gran talla, usar culottes es un gran WIN. Te da la comodidad de no andar ultra ajustada, señalar tu cintura en donde efectivamente existe y centrar la atención del resto en otras prendas.



Incluso si sientes que eres una mujer plus size, no te dejes llevar nunca por los comentarios negativos de esta prenda. 1) Reconoce que sí tienes una cintura –nadie puede decirte lo contrario–, 2) estos pantalones los puedes usar cuando quieras –¿qué saben los demás?– y 3) su estructura es extraordinaria para sentirte cómoda en toda situación.



::


No te resistas a estos pantalones. Son el mejor comeback que hemos tenido y, en lo que resta de 2018, son esa pieza fundamental para mucho de lo que vamos a estar vistiendo.


**

Ahora lee:

6 trucos de maquillaje para alargar tus pestañas en menos de un minuto

Accesorios que puedes usar cuando sientes que tu cabello es horrible


Referencias: