PUBLICIDAD

MODA

Hirsutismo: cómo tener vellos me hizo esconderme durante años

¿En qué momento el vello se convirtió en el enemigo principal de las mujeres?

Sentirse una mujer lobo no es nada fácil, probar todas las técnicas de depilación habidas y por haber es sumamente desgastante y casi siempre doloroso. Así me sentí por mucho tiempo y mi autoestima estaba hasta los suelos. Al final ¿cuál es el sentido de someterse a todo eso? simple, poder encajar en los estándares impuestos por la sociedad, en los cuales una mujer con vello abundante está mal visto. Esta preocupación se triplica cuando padeces hirsutismo. Yo no sabía que lo padecía y por mucho tiempo me escondí llena de depresión y odiando mi cuerpo. 

¿Qué es el Hirsutismo?

Seguramente no has escuchado hablar mucho sobre este tema pero aquí estoy para contarte. Así se la llama a la condición que padecen las mujeres con mucho vello, más de lo normal, grueso, oscuro y en zonas pocas comunes como espalda, cara o pecho; sí, en donde generalmente le crece a los hombres.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Causas

El hirsutrismo se da en las mujeres que tienen exceso de hormonas masculinas, principalmente testosterona.

Consecuencias

Cuando las mujeres presentan niveles altos de estas hormonas masculinas (andrógenos) pueden causar hirsutismo y con el tiempo presentarse otros síntomas de un proceso conocido como virilización que incluye:

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

  • Voz grave.
  • Calvicie.
  • Acné.
  • Disminución del tamaño de los senos.
  • Más masa muscular.
  • Agrandamiento de clítoris.
  • El hirsutismo normalmente se sufre en silencio. Con el tiempo te hace sentir insegura, menos bonita o atractiva y temerosa de convivir. Puedes empezar a verte obsesivamente en el espejo para cazar cada vellito que pueda perturbar tu paz o llegar al extremo de no querer voltear a ver uno jamás. 

    PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

    Nadie espera tener que preocuparse por exterminar el bigote a los 12 años, menos a esa esas. Hasta que tus compañeros de escuela lo notan y sobretodo, te lo hacen notar con nada amables ni empáticos comentarios y apodos. 

    Cómo viví el Hirsutismo

    Por supuesto que no sabía que tenía una condición. Mamá decía que era normal, que así le pasaba a todas cuando crecían pero la verdad me hacía sentir muy insegura ver que no era cierto, yo no veía a mis compañeras o niñas de mi edad igual. Poco a poco y sin darme cuenta empece a decirle adiós a cierto tipo de prendas como shorts, faldas o vestidos cortos. La playa se volvió un lugar escalofriante y así, cuando menos lo esperas, las ganas de hacer planes con otras personas se empiezan a apagar, porque "no vayan a darse cuenta y me critiquen". Las pinzas de depilar de convirtieron en mis fieles escuderas, listas para atacar en cualquier momento, y aunque puede hacerte sentir más segura, también se convierte en algo agotador. Adiós pijamadas, adiós salidas a albercas, adiós disfrutar mi preadolescencia y juventud.

    PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

    Mi mamá no sabía en realidad cómo actuar pero hizo lo mejor: llevarme con especialistas. Luego de algunas citas se dieron cuenta que lo mío se trataba de un caso más de hirsutismo. Ese día entendí que no tengo por qué avergonzarme de tener vellos. Así es mi cuerpo, así nací, así funciono y debía poner toda mi atención y fuerza para aceptar la situación y todo el juego de mis hormonas, porque claro, estaban jugando un papel muy importante que yo desconocía por completo. 

    Conocí poco a poco lo que era vivir libre y sin tabúes que sólo me frenaban de vivir una vida plena. Debo ser sincera, fue más difícil de lo que imaginé o quería, pero al final me di cuenta que nunca debí preocuparme por darle gusto a los demás. Todo el tiempo se trató de hacer las paces conmigo misma, de poder habitar mi propia piel sin sentirme culpable. Yo soy quien decide lo que le va bien a mi cuerpo, con lo que me siento cómoda y me hace saludable. No las demás personas.

    PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

    El vello viene y va, más veces se queda en mi caso. Lo puedes tener, lo puedes quitar, pero la vida no se detiene a esperar a que decidas ser feliz. El momento es ahora, aprende a amarte, disfrutarte y presumirle al mundo lo increíble que eres. Porque chica, sí, tú, quizá tienes hirsutismo y no lo sabes. No te escondas, somos mucho más que vello corporal. 

    Creo que ha llegado el momento de deconstruir las exigencias estéticas que implican que el vello es horrible en el cuerpo de la mujer.  

    PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
    Podría interesarte
    PUBLICIDAD
    PUBLICIDAD