PUBLICIDAD

MODA

Kurt Cobain y su cárdigan de segunda mano que se convirtió en la prenda más cara

El icónico suéter que Kurt usó en el Unplugged de Nirvana salió de una tienda de segunda mano... y luego se volvió una pieza de culto.

El 18 de noviembre de 1993, Nirvana ofreció el que es considerado el mejor Unplugged de la historia. En una grabación histórica, los tres miembros de la banda interpretaron sus mayores éxitos (alguna versiones, como “All Apologies” y “The Man Who Sold the World” de Bowie son incluso mejores que las originales). Y, si tú también eres fan y has visto ese MTV Unplugged hasta el cansancio, entonces recuerdas perfectamente el cárdigan que Kurt Cobain llevó puesto durante toda la grabación.

El icónico suéter era una pieza que Cobain encontró de segunda mano, en una “paca”. El cantante la compró a un precio insignificante, que obviamente se elevó estratosféricamente después de volverse una pieza tan importante de la memorabilia de Nirvana.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Poco después de la muerte de Kurt, el cárdigan llegó a manos de Jackie Farry. Ella había sido niñera de Frances Bean Cobain, la hija del cantante y Courtney Love, y fue a la casa para consolar a quien había sido su empleadora y amiga. Courtney sacó muchas cosas de Kurt para regalarlas a familiares y amigos, de manera que tuvieran un recuerdo material del que había sido su esposo y una leyenda del grunge. Fue así como Ferry recibió el suéter y decidió guardarlo con cariño.

Sin embargo, Ferry desarrolló cáncer y, sin un seguro médico que cubriera el tratamiento que necesitaba, se vio obligada a vender su posesión más valiosa (no sin antes consultarlo con Frances y Courtney, quienes aprobaron la venta y aseguraron que Kurt habría entendido las razones por las que lo hacía).

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

El cárdigan se subastó por más de 75 mil dólares (mucho más que el estimado de 20 mil) en la Julien’s Music Icons de Nueva York, donde la describieron como “una combinación de acrílico, moaré y licra, con cinco botones (le falta uno), una quemadura de cigarrillo y una mancha de origen desconocido en el bolsillo delantero”.

En 2019, el comprador del suéter, que era gran fan de Nirvana, decidió venderlo en un precio que superó los 330 mil dólares. Y con eso se compró otro objeto de colección de la banda: una guitarra que había pertenecido a Kurt Cobain. Otro objeto costosísimo de Nirvana que se subastó en 22 mil dólares, fue un plato desechable usado en el que el cantante comió pizza alguna vez y que tenía escrito el setlist de su presentación en el 9:30 de Washington, en 1990.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO






Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD