Switch to English
Arte
Cine
Comida
Entretenimiento
Estilo de vida
Historia
Letras
Moda
Fotografía
Música
Viajes
Catar

MODA

La perla mexicana de la corona de la Reina Isabel II extraída del Mar de Cortés

Por: Shantal Romero8 de septiembre de 2022

La corona de San Eduardo de Isabel II tiene una perla llamada ‘Great Lemon’ que fue sacada del Mar de Cortés en Baja California Sur.

La Reina Isabel II murió el jueves 8 de septiembre de 2022 a los 96 años dejando un gran legado histórico, pues fue la monarca británica más longeva, ya que reinó durante 70 años, superando así a su tatarabuela, la reina Victoria.

Y así como ahora algunas dudas han quedado al aire como el papel que asumirá Camilla Parker como Reina Consorte, también quedan en la memoria diversas anécdotas, memorias y curiosidades de su vida, como el día que visitó México para conocer el Mar de Cortés en Baja California, lugar de donde fue extraída la perla mexicana conocida como Great Lemon que adornó una de sus coronas, la icónica corona de San Eduardo, la cual es el tocado principal de la coronación de los reyes de Inglaterra y también es usada por el Arzobispo de Canterbury.

El origen mexicano de la perla de la corona de Isabel II

La corona usada por la monarca británica fue realizada en el siglo XIII en honor a San Eduardo. En el siglo XVII fue rediseñada por el rey Carlos II con ocho florones con forma de cruz y flor de lis, decorados con joyas entre las que destacan una de dos kilos y la perla llamada Great Lemon que fue extraída en 1883 por los buzos Juan Vacaseque Calderón, y Antonio Cervera, quienes la encontraron cerca de la Isla del Espíritu Santo en Baja California, México.

A la peculiar perla se le designó el nombre Great Lemon debido a su gran tamaño parecido al de un limón. La pieza fue propiedad de Antonio Ruffo Santa Cruz, dueño de la empresa que encontró la perla, y fue él mismo quien posteriormente la regaló al Rey Eduardo VII (1841-1910) para que la portara en su corona.

La joya llamó tanto atención de la Reina Isabel II, que en 1983 viajó hasta Baja California a bordo del buque real llamado Britannia con la finalidad de conocer el lugar de donde se extrajo la perla de su corona.

Se dice que aquel viaje fue recreativo tanto para Isabel II como para su esposo, Felipe de Edimburgo, sin embargo, la reina cumplió con ciertos compromisos como develar la placa alusiva a su visita en el muelle donde desembarcó, al cual llamaron “Muelle de la Reina”.

Algunas de las curiosidades de la corona de San Eduardo es que es el objeto más valioso para la realeza británica, pues cuenta con joyas como zafiros valuados en más de 2 millones de dólares y su valuación completa es de más de 4 millones de dólares.


Recomendados: Enlaces promovidos por Taboola: