¿Cómo la industria de la moda nos está volviendo inútiles?
Moda

¿Cómo la industria de la moda nos está volviendo inútiles?

Avatar of Diego Cera

Por: Diego Cera

6 de julio, 2017

Moda ¿Cómo la industria de la moda nos está volviendo inútiles?
Avatar of Diego Cera

Por: Diego Cera

6 de julio, 2017

Es inevitable que la palabra “futuro” nos remita a pensar en un mundo en el que las complicaciones de vivir sean cada vez menos. La aparición de artefactos novedosos pretenden facilitarnos la vida; año con año, alejan del imaginario colectivo la idea de que algo malo nos pueda pasar, al menos durante el primer siglo de este —todavía— nuevo milenio.

¿Cómo la industria de la moda nos está volviendo inútiles? 0

Darse cuenta del crecimiento tecnológico de la humanidad es tan sencillo como ver que sólo tuvieron que pasar poco más de veinte años para que, de ser una minoría durante los noventa, los usuarios de telefonía celular ocuparan un 71.5 % de la población en México. De este sector cerca de 78 millones de personas poseen un smartphone, que no sólo facilitan la comunicación a un nivel impresionante, también las herramientas y paquetes disponibles para dichos dispositivos los convierte en navajas suizas digitales con una infinidad de funciones.

¿Entonces qué tan perezosos nos estamos volviendo? Considerando que la tecnología hace que incluso nuestros quehaceres cotidianos queden cubiertos con sólo tocar una pantalla, con seguridad podemos decir que pronto no tendremos que salir de casa para desempeñar labores que, en teoría, eliminaban el estrés de nuestros cuerpos. Ir de compras, por ejemplo, es una de esas pocas actividades afortunadamente aún no han sido aplazadas por la terrible mancha de transistores y pantallas táctiles, aunque algunas tiendas amenazan con terminar con eso pronto.

¿Cómo la industria de la moda nos está volviendo inútiles? 1

La multinacional española Inditex, en su intento por mantenerse a la vanguardia en el ámbito de lo textil, ha implementado en algunas tiendas españolas la opción de probadores interactivos donde, por medio de una tableta, los clientes tienen opción de solicitar a los mostradores tallas y colores de las prendas que está a punto de comprar.

¿Cómo la industria de la moda nos está volviendo inútiles? 2

Ante esta digitalización de la moda, los grandes monstruos tecnológicos como Samsung, Toshiba y Panasonic están experimentando con tecnologías que, se presume, llegarán a sustituir el espacio casi sagrado que es el probador. A través de imágenes en 3D los clientes podrán “probarse” prendas digitales que irán sobreponiéndose a la figura de cada persona, lo que evidentemente hará que la experiencia de apreciar una pieza directamente sea cosa del pasado.

¿Cómo la industria de la moda nos está volviendo inútiles? 3

¿Será que las tiendas en realidad quieran sustituir la sensación de la tela nueva rozando la piel? Una decisión que marcas como Ralph Lauren y UNIQLO han tomado al implementar “espejos mágicos” que además de mostrar las prendas en tiempo real, dan tips de belleza a los clientes que acuden a ellos para comprar ropa.

¿Cómo la industria de la moda nos está volviendo inútiles? 4

Esto podrá sonar purista, sin embargo, es necesario decir que la moda es de las pocas cosas que no deberían adaptarse del todo a las nuevas tecnologías. Pensar si quiera en la posibilidad de que una pantalla pueda remplazar la experiencia de ponerse un vestido en la privacidad de un probador es algo que no podemos dejar ir, finalmente la moda se construye a partir de ese vínculo que un usuario crea con su ropa desde el momento en que la ve en un aparador ─y nunca en algo como una tableta o una pantalla LCD─, hasta el momento en que se usa en la calle.

¿Cómo la industria de la moda nos está volviendo inútiles? 5

Claro que nunca faltarán quienes se nieguen a ver morir un concepto tan antiguo como el de una boutique, lamentablemente la última palabra está en manos de una colectividad, precisamente aquella que decidió no salir de sus casas en busca de comida. De modo que lo único que nos queda es esperar a que no cometamos el mismo perezoso error una y otra vez.

**
Fuente

Smoda




Referencias: