PUBLICIDAD

MODA

Labial rojo y brujería: Las mujeres que eran juzgadas por pintarse los labios

En un momento de la historia, pintarse los labios de ese color podía llevar a que las mujeres fueran juzgadas por “seducir” a los hombres con el poder del maquillaje.

Hoy en día, pintarse los labios de rojo es algo tan normal como guardar el dinero y las llaves antes de salir de nuestras casas. Es un clásico que nunca falla y, para muchas de nosotras, es un boost instantáneo de confianza. Pero hubo un momento de la historia en el que el labial rojo era sinónimo de brujería: una especie de hechizo que las mujeres usaban contra los “pobres” hombres, que caían rendidos a sus pies a causa de ese engaño carmesí.

No es ningún secreto que, a lo largo de la historia, las mujeres hemos estado sometidas a distintos mandatos dirigidos, sobre todo, al control de nuestra sexualidad por parte, sí, de los hombres que ejercían el poder. En 1700, en Inglaterra, un pastor llamado Thomas Hall consiguió que se prohibiera el uso del labial rojo porque este, junto con todo el maquillaje, era un truco para engañar a los hombres. O eso pensaba él.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La ley decía que aquellas mujeres que fueran encontradas culpables de “seducir” con maquillaje a los hombres para casarse con ellos podían ser juzgadas por brujería.

Martina Ca, quien habla de aspectos históricos de la moda desde sus redes sociales, explica que en el siglo XIX el maquillaje no era usual en mujeres de clase alta y era relacionado con mujeres de “poca moral”. Las tiendas y farmacias lo vendían clandestinamente, por lo que usarlo era una clara afrenta a las buenas costumbres. Por esa misma razón, más tarde, las Sufragistas lo retomaron como un color de protesta: a inicios del siglo XX, usaban labial rojo al mismo tiempo que exigían el derecho al voto.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Fue Elizabeth Arden una de las primeras que usaron la barra de labios de color rojo como un símbolo de rebelión y fuerza. Su marca, que sigue siendo una de las más reconocidas hasta nuestros días, buscaba alejar el maquillaje de los estereotipos machistas con los que se le había relacionado... y volverlo sinónimo de poder femenino.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO


Podría interesarte
Etiquetas:ModaMaquillaje
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD