PUBLICIDAD

MODA

Las joyas más icónicas de la historia

Desde el anillo de Lady Di hasta el collar cocodrilo de María Félix... ¿Cuál es tu joya favorita?

Si hubo un momento maravilloso en la entrega 91 del Oscar fue el collar de Lady Gaga. Sí quitando el maravilloso opening a cargo de Queen, la muestra de amor de Rami Malek a su novia o el increíble discurso de Olivia Colman, la joya que decoraba el pecho de la cantante nos dio una enorme lección de estilo e historia, porque has de saber que el dije que colgaba de su pecho fue usado por Audrey Hepburn en el promocional de Breakfast at Tiffany’s.

Pero era tan costoso y lujoso que la actriz sólo pudo lucirlo para las fotografías, ya que en el filme no fue usada. Después fue llevada por Kate Hudson en la película Como perder un hombre en 10 días, pero sin duda, la forma en que Gaga la portó fue única. Está considerada una de las joyas más costosas e icónicas de la historia, pero además hay otras 9 que han hecho historia y han sido parte fundamental de la vida.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

El diamante Hope

Esta joya azul tiene un precio estimado de 45 quilates. Se dice que tiene un maldición en él que asegura que quien lo tenga morirá trágicamente. Esto es un plus que le da a la joya un detalle extra. Su origen se dio en la India, enseguida fue robado por un cura y llegó a manos de Luis XIV y luego fue de la princesa Lambrelle. Pasaron los años hasta que en 1980 Henry Thomas Hope, un coleccionista de joyas lo compró —y le dio su nombre— pasando de mano en mano hasta llegar al Museo Nacional de Historia Natural.

La tiara de la princesa Katharina von Donnersmarck

Creada por el célebre joyero Chaumet con esmeraldas de la colección personal de la emperatriz Eugenia, esposa de Napoleón III, esta corona fue realizada para Katharina Henckel von Donnersmarck, segunda esposa del conde alemán Guido von Henckel. En 2011 se convirtió en la tiara más cara de la historia, luego de ser vendida en una subasta por 12.7 millones de dólares.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Perla peregrina

Su tamaño y forma inusual le dieron ese toque exótico y valor monetario exagerado. Fue descubierta en el archipiélago de Panamá en el siglo XVI y ofrecida a Felipe II, luego de muchos años pasó a manos de María Tudor y el tiempo la llevó a Napoleón III. Después años, en 1969, Richard Bruton la obsequió a Elizabeth Taylor como regalo de cumpleaños. Tras su fallecimiento, fue subastada en 2011 por 9 millones de euros.

El collar cocodrilo

María Félix entró una tarde a la casa Cartier, era 1975 y su carrera estaba perfectamente bien cimentada, por lo que al entrar los asistentes dejaron el local para que “La Doña” pudiera hacer su pedido. Llevaba un pequeño cocodrilo bebé y pidió dos replicas del animal con esmeraldas y diamantes amarillos. Hoy, pertenece a la casa de joyas y pocas personas lo han usado, entre ellas, Catherine Zeta Jones.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

El gorro de oro

Es considerada como una de las reliquias más valiosas de la realeza rusa dividida en ocho secciones con diversas joyas preciosas en cada parte. Destacan las esmeraldas, rubí y perlas. Además de ser muy costosa, es una de las joyas y accesorios más antiguos de la historia. Hoy pertenece a la colección del Kremlin Armoury y no es ni siquiera exhibida por su delicadeza.

L'Incomparable

Mouawad creó este diamante, mismo que fue hallado por una niña en la República Democrática del Congo en 1980 mientras jugaba felizmente. Pasó de mano en mano hasta ser el dije de un bonito collar valorado en 55 millones de dólares. Aún no hay comprador por lo que ha estado en exhibiciones alrededor del mundo siendo la primera en Washington, llamada Smithsonian.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

 Anillo Lady Di

El príncipe Carlos encargó un anillo de compromiso para Diana de Gales en 1981, pero no fue cualquier pieza de joyería, sino un anillo de oro blanco con un zafiro de 18 quilates de tono azul, rodeado de otros pequeños 14 diamantes. En su momento, la sortija costó 65 mil dólares y fue realizado por la casa Garrard. Décadas después, William le dio el mismo anillo a Kate Middleton para celebrar su compromiso. Hoy se estima que la joya ha duplicado su costo alcanzando 336.480,000 euros.

Diamante Pink Star

En 1999, se encontró en África este diamante que, extrañamente, no tenía ningún tipo de impureza y poseía grandes dimensiones. Luego de tallarse cuatro años y colocarse en un anillo vio la luz nuevamente por casi 63 millones de euros convirtiéndose en el diamante más caro del mundo. Su tono rosa es maravilloso y único en el mundo.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Los huevos de pascua de Faberge

Carl Faberge, el joyero ruso oficial de la monarquía fue el encargado de realizar un regalo que encargó el Zar Alejandro III para su esposa. En la Pascua de 1883, el Zar quería un huevo que tuviera uno más pequeño en su interior y dentro de ese, una gallina. La zarina estaba tan emocionada por el obsequio que pidió un huevo por cada Pascua que ella presenció, Así, Faberge creó 69 piezas de lujo hechas de diferente materiales como níquel, cobre, oro, plata y más.

Cada una de estas joyas tienen magníficas anécdotas e historias que contar. Hasta el momento, la mayoría pertenece en exhibiciones o colecciones personales, pero poseen detalles que les dan exclusividad y nos hacen desearlas locamente. ¿Cuál ha sido tu favorita hasta el momento? Tal vez los próximos años tengan sorpresas en forma de diamantes que nos den otras joyas mucho más bellas.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD