Makech, la leyenda del escarabajo vivo que adornan como dije
Moda

Makech, la leyenda del escarabajo vivo que adornan como dije

Avatar of Georgette Valentini

Por: Georgette Valentini

24 de septiembre, 2019

Moda Makech, la leyenda del escarabajo vivo que adornan como dije
Avatar of Georgette Valentini

Por: Georgette Valentini

24 de septiembre, 2019

Conoce la leyenda maya del primer makech, el escarabajo vivo que adornan con piedras preciosas.

México es uno de los países más surrealistas en cuanto a su cultura, tanto así que utilizamos insectos vivos adornados con piedras preciosas o de fantasía como accesorio. ¿Conoces la leyenda del makech, el escarabajo vivo que adornan como dije?

La princesa y el makech

Se trata de una de las más famosas historias mayas que le da origen a esta extraña costumbre que incluso en la actualidad perdura de cierto modo en la península yucateca de nuestro país.

Cuenta la leyenda que Cuzán, una hermosa princesa maya, estaba comprometida con el príncipe Ek Chapat, pero se enamoró de otro hombre, un guerrero de cabellos rojos de nombre Chalpol. A pesar de estar comprometida con Ek Chapat, tuvieron un intenso romance hasta que el padre de la princesa se enteró de dichos encuentros amorosos, por lo que decidió mandarlo matar.

El sufrimiento y llanto de Cuzán causaron piedad en el rey, por lo que a pesar de haber asesinado al pelirrojo, lo perdonó y lo mandó convertir en escarabajo (makech) con piedras preciosas como adorno para que su hija lo llevara colgado en el pecho y poder cumplir la promesa que le hizo a su difunto amante de traerlo siempre cerca de su corazón.

¿Un makech vivo en el pecho?

Para que este tipo de pendiente sobreviva, basta con colocarlo en un recipiente con trocitos de madera cada vez que no se está usando; de esta manera, el insecto se alimentará de los hongos que contiene la madera para poder vivir hasta cinco años, aunque muchos usuarios aseguran que los suyos sobrevivieron apenas unas semanas.

Moda cruel

A pesar de tener una historia de amor detrás de sus orígenes, estos dijes implican la utilización de un animal vivo que queda condenado a no poder vivir de manera normal su ciclo natural. Aunque se le coloque sobre madera, la realidad es que no puede alimentarse como debería y en el momento en el que su organismo lo requiere. «Es una crueldad completamente insostenible, que no puede hacerse con ningún animal vivo aunque sea un insecto», señala María Elena Sánchez, presidenta de la organización ecologista Teyeliz.

Aunque no esté realmente en peligro de extinción, esta práctica rudimentaria está quedando más relegada cada vez a fines exclusivamente turísticos, debido a la preocupación entre los locales por esta maravillosa especie.

«Antes era mucho más frecuente, ahora ya no se utiliza tanto el huipil ni las prendas típicas y se dejó de usar un poco el makech, pero mucha gente lo sigue llevando como mascota», dice Arelly Tamayo. «En la actualidad el principal perfil de sus clientes son, además de turistas, niños que convencen a sus papás para que se lo lleven como mascota».

Los mayas no los utilizaban

Pese a que su origen se remonta a una leyenda maya, los historiados no podrían compartir datos que demuestren que estos ornamentos se utilizaban. Los mayas tenían un gran respeto por las especies y veneraban a algunos animales.

Las primeras ocasiones que estos collares se utilizaron datan del siglo XX, cuando los hombres del campo los regalaban a sus esposas como símbolo de lealtad y protección contra las enfermedades, aunque sin decoraciones, sólo atados con un cuerdas para sostenerlos.

Se cree que fue hasta los años ochenta cuando estos insectos comenzaron a ser adornados con piedras preciosas o brillantes. Es posible que los makech desaparezcan en la región debido a los temas relacionados con el maltrato animal, al que incluso le cuesta trabajo sostenerse con el peso de los adornos.

¿Utilizarías un makech decorado que sólo vivirá por un par de meses?

Podría interesarte:

El look de Zendaya que prueba que ella hubiera sido "La Sirenita" perfecta

Combinaciones que no deberías hacer nunca en la vida


Referencias: