INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

9 pasos para que tu peinado no se enrede si tienes cabello chino

28 de mayo de 2018

Eduardo Limón

Tener el cabello chino es hermoso, pero cuando llegan los nudos...



Francie fue una muñeca en la década de los años sesenta que hacía la contrapartida inclusiva de Barbie, durante una época colapsada por el white dream y las relucientes campañas publicitarias que le hablaban estrictamente a la familia rubia de Norteamérica. Si bien es dudoso pensar que Francie haya sido afrodescendiente —pues sus rasgos jugaban también con la representación de los latinos—, su gran valor es que se dirigía y complacía a las niñas de aquel entonces que no empataban con la idea de una mujer blanca y "güera". 


No fue hasta 1980 cuando Mattel decidió lanzar su Black Barbie, una variación de la muñeca original con ligeras modificaciones en su rostro, piel pintada de un tono más oscuro y un cabello evidentemente afro. Esto representó un boom entre la comunidad más discriminada en Estados Unidos hasta la fecha y la posibilidad de que una gran marca internacional dialogara con la realidad cotidiana de miles de niñas en todo el mundo. 



Lo más relevante, incluso hoy, fue la textura del cabello. Muy pocas firmas y personajes del entretenimiento permiten que haya reflejo de todo lo que somos sin sentirnos culpables por ello; gracias a esta simple muñeca —y los conflictos políticos o artísticos que le precedieron como background, claro— se logró un ligero cambio en cómo se sentía el sexo femenino por no tener una larga cabellera lacia. 



Inclusive hoy, ¿no sientes que tu vida sería más fácil o bella si tu melena fuera totalmente lisa? ¿No te parece que la mayoría de los comerciales y las modelos son mayoritariamente lacias? ¿Que, a lo mucho, las campañas suelen considerar a mujeres de cabello ondulado cuando hablan de cabezas rizadas? 


Bueno. Para nuestra frustración, aquí algunos consejos que suelen omitirse para quienes gozan de una melena verdaderamente curly y llena de apretadas ondas al momento de peinarse. 


::


Lo obvio. No te desenredes el cabello en seco. Al finalizar tu ducha necesitas un poco de agua y acondicionador para que, cuando pases tu herramienta de peinado, éste no se rompa o quede más frizzeado de lo necesario. 



Puedes darte licencia de desenredarte en seco sólo si tienes un cabello realmente grueso y pesado. Sin embargo, si es muy rebelde, aplica un poco de aceite de oliva o algún serum para facilitar tu tarea. 



Los cepillos de paleta son buenos para rizos largos y algo sueltos, pero si tu cabello es súper chino necesitas un peine de dientes separados o incluso tus dedos húmedos. 



Debes separar tu cabello en secciones. Preferentemente en cuatro o más; así tendrás dominio sobre el frente, el lado posterior y los costados. 



Cuando localices un verdadero nudo, no intentes separar más de un enredo a la vez. Esto se hace desde las puntas hasta la raíz, no al revés; de lo contrario, sólo conseguirás arrancarlo. 



Esto lo puedes hacer desde la bañera si gustas. Con el cabello húmedo, ya con el acondicionador puesto, basta con pasar un peine de dientes bien abiertos y sujetar tu cabello para no sentir los jalones o arrancarte más pelo del que sientes vulnerable. Puede que te arranques algunos o troces otros cuantos, pero considera que esos, justamente, son los cabellos dañados que ya no tenían salvación en ese micronudo indisoluble.  



Si esto no lo haces hacia el final de la ducha, trénzalo con cuidado o mételo a una gorra de baño para que el jabón no dañe tu cabello. 



Intenta que el estilo que estés por llevar no implique demasiados amarres o trenzados en gran número. Asimismo, procura que tu peinado tenga movilidad, pero que no requiera el acomodo constante durante todo el día con tus manos.



Si es posible, procura que tu peinado se acompañe de alguna mascada o turbante que lo proteja de la suciedad y los enredos que trae el ajetreo habitual.



::


Por último, deja de hacerle caso a las campañas de moda y belleza que minimizan a las mujeres de cabello chino de forma tal que sólo una de cada diez en el spot aparece realmente con la melena alborotada. Haz eso y abraza lo que tienes. Justamente así comenzó el afro en los 60, como una muestra de orgullo y resistencia a lo que todos "debíamos ser". Como un movimiento para que el mundo entero se diera cuenta de que no está mal tener otras texturas en nuestros cuerpos y formas de pensar. 


TAGS: Mujeres con estilo cabello Consejos de Belleza
REFERENCIAS:

Eduardo Limón


Editor de Moda

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Pasos para elegir tu outfit si tienes un Tinder date Trucos de maquillaje que nos enseñaron las chicas asiáticas Quiénes son y dónde se encuentran los supuestos neonazis mexicanos Mole, rebeldía y Oaxaca, qué hay detrás de Enrique Olvera Películas sobre personas trans: sus vidas y realidades Películas y series que se van de Netflix en octubre

  TE RECOMENDAMOS