6 peinados que debes intentar si tienes cabello lacio y no se te acomoda con nada

La rebeldía nace de tu cabello; aprende a aprovecharla.



Imposible soportar un punto negro en la cara; un hilo suelto de una de nuestras prendas; un cabello fuera de lugar.


Es como si viviésemos eternamente con desorden obsesivo compulsivo. Nos miramos al espejo, quejándonos de la dificultad que representa conformarnos con un aspecto semiperfecto —el cual nunca será nuestro ideal— y hacemos hasta lo imposible para alcanzarlo, pero siempre nos quedamos a la mitad.


Nos arreglamos, observamos y peinamos con la esperanza de algún día lograrlo. Miramos lo lacio de nuestro cabello y su incapacidad de atenerse a las leyes de la gravedad y de nuestros deseos; protestamos porque, ¿cómo es posible que no se pueda acomodar?



Es entonces cuando acudimos este tipo de textos en busca de respuestas esperando hallar la solución para dejar de sentir ansiedad por aquellos cabellos que quieren su propia vida fuera de nuestro cráneo. ¿Quién sabe? Quizás en algún artículo esté la respuesta.


No aseguramos deshacernos de tu OCD, pero tenemos algunas sugerencias que tal vez te ayuden a encontrar el modo perfecto de someter el cabello lacio y darle la vida que siempre quisimos.


-

Ponytail clásica



Se cree que el ponytail es lo más básico y que sólo se hace cuando no existe otra opción más que comodidad, pero adaptándola con su propio estilo (un fleco, o dándole volumen) hace más llamativo lo simple y se puede convertir en algo elegante. Es una forma de aprovechar lo descuidado y darle personalidad con un solo movimiento.


-

Chongo en capas



Otro estilo que constantemente se nos dice que es extremadamente sencillo, pero puede realizarse de tal forma que luzcan ligeros detalles y culmine en la punta del chongo. Claro, necesita un poco más de dedicación pero es relativamente fácil. De esa forma puedes resaltar algunas características y estar cómoda sin demasiado esfuerzo.


-

Trenza de escaleras



Esta técnica puede ser simple o compleja dependiendo del tiempo que tengamos en las manos, además de darle un toque alternativo al cabello, ayuda a ondularlo y darle un aspecto no tan simple. Es un peinado que lo hace más llamativo y aunque el cabello luzca un poco descuidado, la escalera se convierte en el foco de atención.


-

Coleta básica



Si el cabello se ve descuidado, podemos adaptarnos a él. Una coleta básica es más que suficiente para quitar un poco lo harapiento del cabello y someterlo para que sólo resalten algunas áreas y así lograr que lo descuidado parezca intencional. Aceptamos la rebeldía del cabello y lo usamos a nuestra conveniencia.


-

Con un moño sutil



Negro o de color, el moño hace de cualquier tipo de cabello algo más llamativo. Quita la atención del resto del peinado y es un accesorio perfecto para cualquier momento. Aquí lo ejemplificamos con cortes básicos, pero puede usarse en cualquier estilo, dándole un extra al cabello incontrolable.


-

Natural



¿Qué importa lo que digan? El cabello descuidado o despeinado en quienes lo tienen lacio, automáticamente le da mucho más personalidad que si lo tuviesen perfectamente domado. Quizá la opción no es adaptar el cabello a nosotros, sino viceversa. Encontrar lo hermoso dentro de sus características y dejarlo ser libre de nosotros.


-

No podemos odiar nuestro cabello como si fuese un ser por su cuenta, debemos observarlo y comprenderlo. Claro, suena obsesivo, pero eso es lo que nos hace verlo desordenado. Buscamos someterlo; encontrarle su lugar junto a nosotros y que nos ayude. Es un drama salido de un cuento alternativo. Pero, ¿quién sabe? Con práctica quizá lo logremos.



Referencias: