Bichectomía: la cirugía plástica que muchas mujeres están intentando para estilizar su rostro

Para estilizar el rostro, la bichectomía es una de las cirugías faciales más populares: conoce cómo se hace y cuáles son los riesgos.


En tu rostro hay una parte llamada bolsas de Bichat, unos cúmulos o glándulas de grasa en las mejillas, por debajo de los pómulos sin función alguna. Su extirpación consigue afinar y estilizar el rostro, haciendo resaltar los pómulos, algo que a menudo hacen las modelos y las actrices de cine y que las mujeres (y algunos hombres también) que quieren lucir más sofisticadas y que no temen al bisturí están probando. Es la llamada bichectomía, una de las más famosas cirugías de mejillas.





¿Cuándo se hace la bichectomía?

Esta cirugía no se hace con fines médicos, sino únicamente estéticos, en personas con el rostro muy redondo que deseen lucirlo más afilado. Es una intervención de carácter menor, que no pone en riesgo la salud el paciente y dura aproximadamente 40 minutos. Una vez que sale del quirófano, el paciente puede continuar su vida normal. La grasa no se vuelve a reproducir por lo que es seguro que la cirugía es permanente.





Recuperación de esta cirugía

Ya decíamos que los riesgos son mínimos y también lo es la recuperación. Después de la cirugía sólo debes tomar una dieta blanda durante una semana y listo.





Riesgos de la bichectomía

Esta cirugía estética, como cualquier otra, debe hacerse con un cirujano certificado y con experiencia que te asesore antes durante y después de la intervención. Los riesgos posteriores de una bichectomía son envejecimiento prematuro, descolgamiento de la piel e incluso esqueletonización facial (cuando el rostro adquiere un aspecto “calavérico” al bajar de peso). Por ello es que debes pensar muy bien si este tipo de cirugía te conviene o si es necesario en realidad que te la hagas.



Si estás pensando en hacerte este procedimiento debes asumir en los riesgos que hay cuando no se hacen bien y dan como resultado las cirugías más extrañas y peligrosas que puedes experimentar. Sin embargo, no es necesario que recurras a costosas cirugías para afilar tu rostro, el maquillaje también lo puede lograr con 5 trucos para que tus mejillas se vean más delgadas según tu tipo de rostro.



Referencias: