Alexander McQueen para dummies
Moda

Alexander McQueen para dummies

Avatar of Diana Garrido

Por: Diana Garrido

8 de junio, 2017

Moda Alexander McQueen para dummies
Avatar of Diana Garrido

Por: Diana Garrido

8 de junio, 2017



La mañana del 11 de febrero de 2010 apenas dejaba ver el sol cuando la Policía de Londres llegaba al sexto piso de un alto y elegante edificio en Green Street. Una llamada anónima había reportado un cadáver. Al entrar se toparon con un hombre colgado sin vida, era Alexander McQueen, el "enfant terrible" de la moda.

El dictamen: Suicidio. ¿Por qué se quitaría la vida un hombre de 40 años cuyo éxito mundial en la industria de la moda era descomunal? Su fortuna era exhorbitante y la admiración le llegaba a manos llenas. Parecería que no había motivo alguno, salvo el mismo auto sabotaje en el que se vio hundido; la fama lo hundía lentamente.

A últimas fechas, el diseñador español Sebastián Pons declaró que un año antes mantuvieron una plática en la que McQueen le dijo que estaba planeando su última colección en la que le daría a la gente un final sorprendente y novedoso. Más tarde le confesaría que planeaba suicidarse al finalizar la pasarela en la que saldría en una caja de plástico transparente y al tener la atención de la prensa, se mataría dejando su cerebro embarrado en la caja a la vista de todos.

Alexander McQueen

«¿Qué pienso hacer por la moda de París? ¡Matarla!»


¿Qué lo habrá llevado a cometer semejante atrocidad? Su vida fue la de un marginado con talento que no se detuvo a pesar de todo. Siendo el más pequeño de seis hermanos, su padre, taxista y su madre, ama de casa le dieron la libertad de vivir su vida como él quiso, así que lo apoyaron cuando se dijo abiertamente gay. Comprendieron su fascinación por el diseño y su profundo interés en publicaciones y libros de moda.

Con sólo 16 años, dejó la escuela y entró a trabajar como aprendiz en una de las sastrerías más importantes de Savile Row: Anderson & Sheppard, para convertirse en el sastre estrella y viajar a Milán para trabajar con Romeo Gili. Una vez que amasó una buena cantidad de dinero, regresó a Inglaterra, a Central Saint Martins de donde se convertiría en el diseñador que el mundo esperaba. Con una colección inspirada en "Jack el Destripador" que vieron ejecutivos de la moda, enamoró a una de sus musas y mentoras, Isabella Blow quien permaneciera a su lado hasta el final.

Alexander McQueen isabella blow

«Cuando esté muerto y enterrado, la gente sabrá que el siglo XXI se inició por Alexander McQueen»

Luego de conocerla McQueen se hizo de fama mundial, creando su primera colección para una marca, la cual llamó "Taxi Driver" en 1993-94. Un par de años después, el diseñador se unió al movimiento británico que revolucionaría algunos aspectos del mundo, incluida la moda. A pesar de ello, éste se negaba a aparecer en público generando una identidad enigmática y limitando su vida social, se resistía a salir a luz, hasta que en 1996 fue nombrado director creativo de Givenchy.

Alexander McQueen craneo

Así, McQueen creó algunas de las colecciones más enigmáticas de la casa francesa convirtiéndose en el diseñador más cotizado de los noventa. Así, entre sueños, ropa y una vida prolífera y nómada, se dedicó a hacer su propia marca. Luego de casarse en Ibiza con George Forsyth, buscó a la modelo Kate Moss con la que hizo tratos y convenios para que fuera el rostro de su firma. Todo marchaba de maravilla. Seguía conservando la esperanza de conseguir el mismo reconocimiento que Chanel o Yves Saint Laurent tenían, por ello, su amiga Isabella Blow siguió a su lado todo el tiempo, lo promocionó y le dio un voto de confianza; al igual que el resto de los conocedores de la moda que vieron en él un gran potencial.

Sin embargo, en 2007, Blow se suicidó. McQueen no declaró nada al respecto, ni siquiera un tiempo después y mucho menos cuando Joyce McQueen, su madre también falleció, en 2010. Una semana después, devastado por haberse quedado solo en el mundo, se quitó la vida.

Alexander McQueen moda

Nos queda de él el su pasión, visión y legado; el Bumster, un pantalón de talle bajo que prácticamente rozaba el pubis, alargando el busto. El gusto por trabajar diseños exóticos y extravagantes que vistieron estrellas como Björk, Sarah Jessica Parker y Ayumi Hamasaki. Además de ser uno de los diseñadores con un estilo irrepetible que se manejaba entre la agresividad, el arte y el futurismo.



Aunque la muerte de las dos mujeres más importantes de su vida fueron un detonante en el suicidio del artista de la costura, su vida en general le trajo el deseo incesante de ahorcarse aquel triste 11 de febrero. No podía ser libre del rigor de la fama, del éxito que le exigía cada vez más y no era capaz de encontrar el amor, todo ello aunado a una vida destinada a ser observada, Alexandre McQueen sucumbió ante la muerte que lo esperaba junto a sus mujeres, de las que no soportó estar alejado.


 
**

¿Conoces estos diseñadores contemporáneos? Si ya los ubicas conoce todo lo que hay detrás de sus diseños y del mundo de la moda en general con estas fotografías.

*

Referencia

The North West Division
Vogue
Jetset
El Mundo


Referencias: