10 reglas que puedes romper si eres talla 13 o más

¿Qué pasa con esas mujeres de amplia espalda, senos prominentes y una cintura no necesariamente pequeña? Nosotros te decimos.

Cuando todas las campañas que vemos en revistas, sitios web o espectaculares, están enfocadas en mujeres o muy delgadas o demasiado fit. ¿Qué pasa con todas aquellas que están en un marco más amplio? ¿Que tienen amplia espalda, senos prominentes y una cintura no necesariamente pequeña? ¿Cuyas caderas son de gran tamaño o no cuentan con un vientre plano? O aquellas que simplemente necesitan un cuello y unas mangas más anchas para poder comprarse una blusa en cualquier tienda del centro comercial.


Para todas ellas, siempre existen supuestas normas que aconsejan cosas que, no, no ayudan ni favorecen al momento de un outfit, más bien atentan en contra de la personalidad o de lo que se espera del estilo en términos autónomos. Y sólo nos queda decirte al respecto: manda todo eso al carajo. Ve lo que te gusta, busca las texturas y los colores que te hacen sentir cómoda y rompe al mundo con tu actitud.


::


No uses crop tops…


Fuck it.




-


No uses rayas horizontales…


Díganle eso a Beth Ditto, malditos.




-


Abandona las estructuras sueltas…


Como si el oversized sólo fuera para chicas petite. ¡Pff!




-


Renuncia a las prendas entalladas…


Porque, claro, una falda de lápiz la luce mejor una chica sin curvas 🙄




-


No muestres tus brazos…


¡Oblígame, perro!




-


No lleves shorts en lugares públicos…


A mi orgullosa celulitis no le gusta esto.




-


No mezcles patrones…


Eso dejó de importar para cualquier talla hace mucho, cariño.




-


Sólo usa tacones…


¡¿Y la comodidad?! ¡Alguien piense en la comodidad!




-


Jamás lleves cabello muy corto…


Y si no, ¿qué?




-


No llames la atención… 


😒😏




::


Además de una extrema generalización en tiendas por hacer sentir “enormes” a las mujeres, etiquetando su ropa de bebé como si fuera una talla chica, debemos afrontar todos los prejuicios que ya se traen cargando antes de entrar a cualquier boutique. Y está mal. Que no te importe tanto. Busca tu talla, no temas preguntar por ella, visita todos los departamentos y dirígete a los probadores para desafiar al mundo entero. Para desafiarte a ti y también retar a quien ose mirarte juiciosamente.