5 canciones de El Cuarteto de Nos para que no tengas que ir al psicólogo
Música

5 canciones de El Cuarteto de Nos para que no tengas que ir al psicólogo

Avatar of Gracia Monroy

Por: Gracia Monroy

30 de mayo, 2016

Música 5 canciones de El Cuarteto de Nos para que no tengas que ir al psicólogo
Avatar of Gracia Monroy

Por: Gracia Monroy

30 de mayo, 2016


¿Quién no ha tenido esa curiosa sensación de que una canción es, en cierto momento, el soundtrack de su vida? Por supuesto, el eco de nosotros mismos que cada letra nos ofrece resuena de diferentes maneras. Algunas canciones nos hablan de manera misteriosa, críptica y la revelación parece venida de algún más allá. Otras son más directas y su verdad cae con la fuerza de la rima y de las palabras cotidianas entrelazadas una tras otra. Esto es lo que ocurre con las canciones de El Cuarteto de Nos.


cuarteto de nos

Esta banda uruguaya de casi 30 años de carrera musical ha sido etiquetada en algunas ocasiones como “rock honesto” . ¿A qué se debe? Quizás a que, al menos en sus cuatro últimos discos —"Raro" (2006), "Bipolar" (2009), "Porfiado" (2012) y "Habla tu espejo" (2014)—, se han distinguido por ofrecer canciones que, desde una base de rock, pero mezclando también otros géneros musicales, presentan composiciones líricas que pueden llegar a tener tanta densidad como una sesión de terapia psicológica. Eso sí, sin perder el humor y sin llegar al melodrama.


Es por eso que te invitamos a un recorrido “psico-musical” a través de cinco canciones de estos uruguayos —quienes, por cierto, estarán de gira por México en junio— que marcan diferentes momentos de la vida por los que, probablemente, todos hemos pasado.





`Ya no sé qué hacer conmigo´


¿Alguna vez te has sentido aburrido? ¿Has probado de todo y no sabes qué más hacer? Entonces la enumeración interminable de esta canción te será familiar: “Ya fui al psicólogo, fui al teólogo, fui al astrólogo, fui al enólogo. Ya fui alcohólico y fui lambeta, ya fui anónimo y ya hice dieta.” De su disco "Raro" (2006) proviene esta canción en la que se expresa con humor la paradoja del cambio constante: “vos siempre cambiando ya no cambias más”.




"Cuando sea grande"


Hay un punto de quiebre en el que aunque no sepamos qué queremos, sabemos con certeza lo que no queremos: “Aunque esta verdad pueda doler, tengo que decirlo sin complacer: cuando sea grande, no quiero ser como vos”. Ésta fue una de las primeras canciones del Cuarteto, de su álbum "Porfiado" (2012), en las que la ironía cedió espacio a la emotividad explícita. En vivo, es una de las más coreadas, seguramente por expresar la ruptura necesaria con herencias que nos tocan pero no queremos: “No quiero a tu edad quedar obsoleto, ni perder el vigor, ni decir sin rigor que todo tiempo pasado siempre fue mejor”.





"Sólo estoy sobreviviendo"


También se desprende de"Porfiado": esta canción habla sobre todo lo que podríamos ser, pero que a veces es preferible no mostrar: “Podría ser un técnico de la NASA , podría mostrar lo que hay detrás de esta carcasa, pero hoy tengo que ser uno más en la masa”. Se trata de una especie de elogio a la capacidad de adaptación que a veces puede ser condición de supervivencia: “Cuando me toca aparentar o en el momento de posar, sé que asumió la dirección mi instinto de conservación”. La pregunta es ¿en qué clase de mundo es necesario disimular para sobrevivir?


"Caminamos"



Alguna vez todos nos hemos sentido parte de algo, y entonces creemos que somos invencibles y que nada se interpondrá en nuestro andar: “Jamás ni con ojos en la nuca miramos atrás, como huyendo de Alcatraz, sin peluca ni disfraz, nos ilumine una centella o una estrella fugaz”. Esta especie de himno a la libertad y al movimiento pertenece al último disco del Cuarteto —"Habla tu espejo" (2014)— y añade una dimensión colectiva y utópica a la definición de lo que podemos llegar a hacer: “Caminando nada nos va parar. Caminando lo mejor está por llegar”.




"El hijo de Hernández"


Pese a las incertidumbres del mundo moderno, aún queda espacio para una afirmación absoluta: “Soy quien soy, no preciso identificación. Sé bien de dónde vengo y dónde voy, porque soy lo que soy y no quien quieras vos”. En vivo, este coro hace estallar cualquier recinto en el que el Cuarteto esté presentándose. Además, estremece también con una larga estrofa que es una especie de manifiesto existencial: “Soy mi materia y mi esencia; soy mi presencia y mi ausencia, mi conciencia y mi apariencia. […] Y esa vivencia es la referencia que con otros me une y me diferencia”.



Desde estas y muchas otras contradicciones complementarias, es que el Cuarteto de Nos nos recuerda la complejidad de lo que somos.



Si estas canciones te han dejado con ganas de escuchar un poco más de buena música latinoamericana da click aquí y podrás encontrar aquellas que valen la pena, y para seguir en un viaje artístico por el continente, te invitamos a leer los mejores poemas latinoamericanos para dedicar.




Referencias: