5 traiciones amorosas del rock
Música

5 traiciones amorosas del rock

Avatar of Rafael Vargas

Por: Rafael Vargas

22 de marzo, 2016

Música 5 traiciones amorosas del rock
Avatar of Rafael Vargas

Por: Rafael Vargas

22 de marzo, 2016



En el mundo del sexo, las drogas y el rock and roll no hay muchas reglas, honestamente ninguna, y a veces ni el respeto por otros colegas o compañeros de banda existe. En un mundo de lleno de promiscuidad, donde el amor y el destino sorprenden todos los días, se viven dramas amorosos dignos de una historia que debe ser contada. En las líneas de la música existen momentos que marcaron el rumbo de muchas bandas, sobre todo cuando alguien de la agrupación decidió robar el corazón de la novia, no sólo de algún amigo o conocido, sino de la persona con la que trabajaba día a día: su compañero.

Estos romances y traiciones terminaron, incluso, con la vida de otras estrellas y hasta con la banda implicada en el escándalo sin importar cuán exitosa fuera, quienes la conformaran o el nombre de la mujer por la que decidieron dejar todo lo que tenían sin importar las consecuencias, al más puro estilo del rock.

Mientras algunas son bastante conocidas, otras apenas si se mencionan, pero en innegable que son fundamental del género más grande de la música.

Johnny Ramone

amor en el rock 

La banda más popular de punk de la historia tenía un enredo de conflicto interno increíble, Joey (vocalista) y Johnny (guitarrista) no eran muy amigos que digamos: mientras el primero se declaraba un izquierdista liberal, el segundo se declaraba derechista, conservador y nacionalista. Para echarle más leña al fuego, a mediados de los 80, Johnny le quitó la novia a Joey y éste decidió golpear a su compañero para luego componer “The KKK took my baby away”, en la que tachaba de político radical a Johnny. Aún así la banda seguió junta.

Linda, la chica que robó ambos corazones, fue la musa de muchísimas otras canciones de The Ramones como “She’s a sensation” .


Jimmy Hendrix

Rock

El mejor guitarrista del mundo no escapa a estos escándalos, y es que la vida de Hendrix no fue precisamente algo lleno de santidad, pero su historia con Betty Davis fue una de traición. Ella, esposa en aquel momento del legendario trompetista de jazz Miles Davis, se lanzó a los brazos de Jimmy, quien era 20 años menor y destellaba sensualidad en esa época.

Sin embargo, esta historia no terminó mal, Miles admiraba a Hendrix, ya que le enseñó nuevos horizontes musicales que el jazzista no conocía, y lejos de guardarle rencor, tuvieron una gran amistad, hasta la muerte de Hendrix.

Jorge González

traiciones del rock 

Los únicos latinos de la lista vienen desde Chile, los prisioneros: Jorge González (bajo y voz) y Claudio Narea (guitarra) son protagonistas de uno de los escándalos más famosos de triángulos amorosos.

A finales de los 80, González tenía un romance con Claudia Carvajal, esposa de Narea, pero todo se reveló cuando el guitarrista encontró una carta del líder de la banda a su esposa, cuyas letras estaban llenas de erotismo y tintes románticos. Ella le confesó que tenían un affair y que fue un error de ambos haberlo hecho, Narea fue la casa de González y lo golpeó, a lo que Jorge sólo dijo: “Golpéame, me lo merezco”.

La infidelidad daría con la renuncia de Narea a la banda al grabar “Corazones”, su cuarto disco. González intentó suicidarse al cortar sus venas y Claudia se convirtió en la musa del éxito “Estrechez de corazón”, del último disco de Los Prisioneros como banda, antes de su separación, en 1992.

La mujer también inspiró la canción “Fe”, del álbum solista Jorge González, que cuenta una historia de amor, traición y aceptación de la derrota amorosa que González confesaba.


 Eric Clapton

Patricia Boyd 

¿Quién no conoce la historia de Pattie Boyd y Eric Clapton ? Creo que todos en el mundo del rock.

Clapton, mejor amigo del beatle George Harrison, estaba enamorado de la esposa de éste y hasta le escribió la canción “Layla” por el rechazo de Patricia Boyd, y aunque se cuenta que Clapton y Boyd tenían un romance a escondidas mientras la rubia estaba con Harrison, la versión oficial cuenta que Boyd empezó con Clapton luego del divorcio con Harrison, a quien ya poco le interesaba su matrimonio y estaba muy concentrado en la música y su espiritualidad (recién se había convertido al hinduismo).

Harrison continuó siendo amigo de la pareja e incluso tocó en la boda.

Boyd es considerada una de las mayores musas de la música, entre los temas que inspiró están: "Layla", "Wonderful Night", de Clapton, y "Something", de Harrison.


Keith Richards

 Keith y Anita

El hombre riff tiene asegurada la primera posición ya que su traición influyó muchísimo en la depresión y posterior muerte por sobredosis de su compañero Brian Jones, además de que añadiría muchísimo para la gran historia del desastre de sus satánicas majestades.

Anita Pallenberg era la novia oficial del entonces guitarrista de los Stones, Brian Jones, pero durante una gira a Francia Jones enfermó, por lo que tuvieron que dejarlo en un hospital, Jones le dijo a Anita que fuera con Richards pero al llegar a París, la rubia ya era la mujer de Keith quien citó la famosa frase “muchas cosas pueden pasar en la parte trasera de un carro”.

Jones fue despedido de la banda meses después, lo que agravó su depresión y posterior muerte, Keith y Anita, por su parte, formaron una familia y permanecieron juntos durante 14 años, ahora mantienen una gran relación de amistad.


Referencias: