PUBLICIDAD

MUSICA

50 años del último concierto de The Beatles

El Cuarteto de Liverpool ofreció el último concierto de su historia en la azotea de Apple Corps. ante la mirada atónita de las personas que pasaban por el lugar.

Un 30 de enero de 1969 con una temperatura ambiente de siete grados The Beatles subieron al techo del edificio de Apple Corps. para tocar juntos por última vez. Fueron apenas 42 minutos de música en los cuales la banda inglesa escribió una anécdota más en su gloriosa carrera que estaba a punto de llegar a su final. 

Apple Corps., el sello discográfico creado por la banda para dar difusión a artistas jóvenes, estaba ubicado en el barrio de Mayfair, en Londres. John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr estaban junto a un equipo de grabación desde días pasados rodando un documental, último vestigio gráfico de los Cuatro Magníficos que se hallaban sumidos en tensas relaciones. Colocaron sus instrumentos y comenzaron a tocar un recital casi improvisado que tomó por sorpresa a quienes pasaban por aquel sitio.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

De manera relajada, gozando del momento, y en compañía del músico Billy Preston en el piano, The Beatles tocaron ante la atenta mirada de un grupo de curiosos un set list compuesto por “One After 909”, dos versiones completas de “Don’t Let Me Down”, “Dig to Pony”, “I’ve Have a Feeling” y tres versiones de “Get Back”. La policía irrumpió en el show cuando la banda tocaba “Get Back”, debido a que la música alteraba el orden público.

Las personas quedaban sorprendidas cuando veían a The Beatles tocando en la azotea del edificio de Apple Corps.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

“Les quiero dar las gracias en nombre de la banda y espero que hayamos pasado la audición”, dijo John Lennon cuando se interrumpió el recital. El material grabado fue parte del documental Let It Be de 1970, dirigido por Lindsay-Hogg (hijo de Orson Welles y la actriz Geraldine Fitzgerald), el cual ganó un Oscar a Mejor banda sonora adaptada. Este trabajo recogió las sesiones de grabación del mencionado álbum en donde se puede ver que las relaciones entre los miembros la banda estaban lejos de ser positivas. 

Te puede interesar: John Lennon y el infierno de "Let it be"

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Años después de lo ocurrido, el baterista Ringo Starr recordaría sobre el acontecimiento ocurrido aquel 30 de enero de 1969: “Cuando aparecieron estaba tocando y pensé: ‘¡Oh, estupendo! Ojalá me lleven a rastras’. Quería que los policías me sacaran de mala manera -¡fuera esa batería!- porque nos estaban filmando y hubiera quedado fantástico verles dando patadones a los timbales”.

La banda llevaba casi tres años sin tocar en vivo, hartos de que su música quedara eclipsada por ellos mismos cuando la audiencia iba a “verlos” en lugar de “escucharlos”. Dejaron de sentirse músicos y prefirieron refugiarse en el estudio para hacer discos experimentales en vez de exponerse a la idolatría en los conciertos. The Beatles' 1966 USA Tour fue la última gira oficial de los Fab Four.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

John Lennon durante las sesiones del disco 'Let it Be'

Pero pasado un tiempo, Paul al parecer era el más animado con la idea de regresar a tocar en vivo y quien propuso subir a la azotea para hacerlo, contrario a la idea de Harrison y Lennon, que seguían firmes en su decisión de alejarse, en la medida de lo posible, de los escenarios. Ringo, siempre el más equilibrado de todos, fue quien decidió apoyar a McCartney y votar a favor de la realización de ese pequeño show. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

También lee: 14 razones por las que Ringo Starr es el mejor de los Beatles

Ahí estaban entonces reunidos de nueva cuenta Lennon, McCartney, Harrison y Starr ante la mirada de unos pocos afortunados que se asomaron a las ventanas o que hicieron un alto en su camino para dirigir la vista hacia lo más alto del edificio y ver a la mejor banda de la historia escribiendo un episodio más de su leyenda. No se sabe si un vecino denunció lo ocurrido o si la policía londinense acudió al lugar por iniciativa propia para detener el show. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Lo que pocos saben es que antes de pensar en la azotea como el lugar del último recital de la banda, se pensaron en otras locaciones como el teatro Palladium, el estadio Roundhouse, el desierto del Sahara, las pirámides de Giza, e incluso el crucero transatlántico de la Reina Isabel, QE2. Otro dato curioso es que los abrigos que usaron Ringo Starr y John Lennon en el concierto pertenecían a sus parejas: Starr se puso el impermeable de su esposa Maureen mientras Lennon su colocó el abrigo de pieles de Yoko Ono

El llamado The Rooftop Concert (recital o concierto de la terraza) en el número 3 de la calle Saville Rowen ha pasado a formar parte de los grandes conciertos en la historia del rock. Pese a que entre los miembros del grupo las cosas estaban en un punto más que delicado de mucho desgaste emocional y presiones financieras, The Beatles sonaron bien compenetrados, sueltos y llenos de inspiración. Cuando la música brotaba de ellos todo lo demás desaparecía, quedaba aislado en un agujero sin importancia, y sólo permanecía lo más importante: la magia que nos dieron a lo largo de sus años juntos. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

**

También te puede interesar:

'Abbey Road': 5 datos acerca del último disco de The Beatles

16 curiosidades que tal vez no conocías sobre John Lennon

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Razones por las que George Harrison debería ser tu Beatle favorito

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD