8 cosas que todas las bandas nuevas deben aprender de las más grandes de la historia
Música

8 cosas que todas las bandas nuevas deben aprender de las más grandes de la historia

Avatar of Daniel Morales Olea

Por: Daniel Morales Olea

16 de marzo, 2016

Música 8 cosas que todas las bandas nuevas deben aprender de las más grandes de la historia
Avatar of Daniel Morales Olea

Por: Daniel Morales Olea

16 de marzo, 2016




A partir del concierto de los Rolling Stones en México, nace esta lista de cosas que cualquier banda debería aprender de los eternos reyes del rock, no sólo de los Stones, sino de muchos que hoy se han retirado, desaparecido o lamentablemente, muerto. Increíbles frontmans con una banda que no era sólo un apoyo, sino que cada uno era protagonista a su debido tiempo. El prototipo de banda de rock la conforma una voz, guitarra, bajo y batería; a partir de ahí pueden sobrar o faltar elementos, pero eso supone teóricamente cuatro personajes en el escenario que deben hacer más que entretener a gente, desde una decena hasta miles, que simplemente están ahí para verlos. 

bandas nuevas rolling stones
Con la creciente apatía que algunas bandas demuestran hoy, se comprueba la evolución de la música; hay aspectos sociales y psicológicos que han afectado a las nuevas generaciones, pero si bien el punto de las tradiciones es que no mueran, los conciertos deberían ser un momento de exaltación, una salida de lo cotidiano para adentrarte en una experiencia multisensorial que va más allá de escuchar música en vivo. Estas son algunas cosas que las bandas deberían tomar en cuenta para que en algun momento sus presentaciones en vivo sean tan trascendentales como lo que Rolling Stones hizo esta semana en México. 


Carisma



No todas las bandas pueden ser como Alt-J, una agrupación que en vivo parece no hacer nada más que enfrascarse en su música, pero que aún así logra dar un memorable concierto que hace que todos quieran regresar. La mayoría debe encontrar la forma de conectar con su público. Hay bandas que abren el concierto con una canción, dicen gracias y no vuelven a interactuar con la gente creando una cuarta pared como si fuera una obra de teatro. El carisma es necesario para cualquier banda, en el momento en el que Mick Jagger entró al escenario se apoderó del público con una facilidad que solamente décadas de experiencia pueden darle, pero eso no significa que los que van empezando no deban intentarlo.


Audio



Hay lugares con una acústica increíble y otros menos afortunados, pero los ingenieros de audio siempre serán una inversión que nadie lamentará. La música puede sonar fuerte y no dar una impresión impactante, por ejemplo: The Strokes en el Corona Capital hace algunos años o The Black Keys en ese mismo festival. Dos grandes bandas que algunos ya consideran legendarias, pero que decepcionaron a muchos esa noche por la mala calidad de audio. Todos los que estuvieron en el Foro Sol para ver a sus satánicas majestades pueden entender lo que es una guitarra poderosa al recordar la entrada casi sobrenatural de Keith Richards y si no fueron a ese concierto, también está como ejemplo Abe Laboriel Jr., el baterista que acompaña a Paul McCartney de gira y que siempre se roba parte del show gracias a la fuerza con la que toca su instrumento. El Foro tembló ante la potencia, crudeza y finura del rasgueo de su guitarra y aunque en parte la emoción fue psicológica por estar frente a una leyenda, el audio también fue algo que se dio gracias al trabajo de los ingenieros. 


La edad no importa



Las bandas están justificadas para dar conciertos menos memorables cuando llevan mucho tiempo de gira. Foals recientemente visitó la Ciudad de México y muchos comentaron lo mismo, sí, dieron un gran espectáculo, pero a comparación de los años anteriores en los que el vocalista no temía saltar hacia el público o incluso trepar las paredes, este concierto fue demasiado tranquilo. Es comprensible que sus actos se desgasten al moverse diariamente, al repetir las mismas canciones y simplemente no tener un lugar al cual llamar hogar, pero si su actitud en el escenario es la misma todo el tiempo, es sinónimo de perdición. Con cada gira la banda debe renovarse; llegar a tener sesenta años y continuar dándolo todo en el escenario debería ser una obligación. Tal vez Lemmy Kilmister falleció hace poco, pero se fue siempre dando lo mejor en el escenario. 


Siempre sorprender



Hoy es bastante sencillo encontrar el setlist de un concierto en internet. Para unos es emocionante saber los éxitos que una banda tocará, pero las bandas que comienzan usualmente no tienen una larga lista de éxitos con la cual tocar dos horas, por lo que siempre deben tener un repertorio que cambie. Además de eso, un cover interpretado de forma original siempre será la cereza sobre el pastel de un gran concierto. Foo Fighters es una muestra indiscutible debido a que todos sus conciertos parecen una celebración no sólo para el público, sino también para ellos y en cuanto a covers no se puede discutir: desde Nirvana o Motörhead hasta este gran cover de Queen y David Bowie.


No teman a los auidovisuales



Pink Floyd dio su primer concierto proyectando sobre la pared que tenían de fondo y desde entonces revolucionaron la forma de ver, escuchar y sentir el rock. Salir solamente a tocar demuestra la esencia de que el rock no necesita de nada más para demostrar su fuerza y eso es bueno, un ejemplo perfecto es Wolfmother e incluso el veterano Bob Dylan, pero si la gente decide acudir a escuchar una banda, seguro también esperan algo más que lo que pueden encontrar en el disco que tanto les gusta. 


Siempre hay que moverse



No hay mucho que decir, todos saben lo que significa una banda que no tiene movimiento en el escenario. Ver a los integrantes es bueno, pero eso no es justificación para que no intenten algo más. Al quedarse estáticos parece que están ahí para cantar y nada más. Este es un aspecto en el que el pop supera a muchas bandas de rock por mucho. Claro, es comprensible que la producción de una estrella de pop es industrial a comparación de una banda de rock amateur, pero se dice que menos es más y simplemente ir de un lado del escenario al otro mirando y confrontando al público es más que suficiente. Basta con ver el nuevo proyecto de Iggy Pop con Josh Homme, Dean Fertita y Matt Helders; Iggy es uno de los últimos grandes rockstars de los setenta y hoy continúa corriendo y saltando en cada una de sus presentaciones (el que lleve una vida bastante sana y haga más ejercicio que cualquier persona de 20 años también ayuda).


No es entretenimiento, es una experiencia


Las bandas consagradas saben que siempre que van a tocar, alguien tendrá una experiencia que comentará toda la vida. Ellos ya no deben probar nada a nadie y no importa la clase de concierto que den, la gente siempre comentará que vieron a uno de los grandes. Cualquier banda debería tener esta idea para entregarse totalmente y hacer que lo que ellos hacen en el escenario se convierta en una obra de arte, no una simple forma de entretenimiento. No hay nadie mejor para mostrar eso que Paul McCartney; The Beatles lograban que sus fans se desmayaran en los conciertos y tal vez la euforia que lograban por separado no llega a tanto si la divides entre cuatro, pero por lo menos en este video puedes notar cómo la gente que lo ve sabe que están presenciando un evento histórico.


Todos los miembros de la banda merecen ser reconocidos


La relación entre los integrantes de un grupo muchas veces es tensa, pero no hay que olvidar que forman parte de algo que la gente imagina que es perfecto. Aunque en cierto momento no se soporten (y sabemos que eso sucede mucho), nunca hay que perder la cordura y acaparar un show. Nadie quiere ser protagonista de un evento tan embarazoso como el que Slash y Michael Jackson (amigos durante años, incluso después de este traumático evento) vivieron frente a miles de fans. Siempre hay que intentar destacar individualmente para demostrar que la banda sabe trabajar en equipo, porque muchas veces sucede que el vocalista es el encargado de salvar el show cuando en realidad es un trabajo que le incumbe a todos. 

De los grandes nunca se dejará de aprender, pero en sí el punto es nunca perder la idea de que la música es amor, pasión y determinación; que el público es realmente importante y que no se puede ser una gran banda si no se entregan totalmente a ella.


***
Te puede interesar:

Conciertos que esperamos en 2016

Los caprichos de los rockstars cuando están de gira 






Referencias: