Música

A 10 años del último gran disco de The Strokes

Música A 10 años del último gran disco de The Strokes


2006 fue un año en el que el mundo de la música vivía una revolución. Pocos meses atrás la industria telefónica y musical lanzaron el Motorola Rokr presentado por Madonna, buscando competir con los Mp3 y aceptando que la venta de discos ya era cosa del pasado y Myspace demostró ser una plataforma que podía cambiar vidas, pues en enero de ese año Arctic Monkeys publicaron su impactante primer álbum, todo gracias a la difusión que tuvieron en aquella red social.
Así es, 2006 pronosticaba cambios, pero eso también significaba que había cosas que ya no encajaban en ese vertiginoso y acelerado mundo, una banda que aparentemente lo aprendió a la mala fue The Strokes.

The Strokes

The Strokes

Fue el 3 de enero el día en que First Impressions of Earth apareció en los estantes de las tiendas de discos. La gente ya estaba ansiosa después de haber escuchado el primer sencillo “Juicebox”. La canción mantenía el espíritu de la banda, el sonido neoyorquino era claramente el referente que continuaba guiándolos. No es de sorprender que al escuchar el disco completo, “Ask me Anything” sonara a una colaboración entre la banda y otros representantes de la Gran Manzana: LCD Soundsystem.

 

First Impressions of Earth recibió muchas críticas, tanto positivas como negativas, y eso es lo que lo convierte en el paradójico trabajo de The Strokes. Es una obra que si bien no fue de transición porque no tenía puntos de comparación, sí los hizo transitar hacía otro sonido, alejarse del estudio durante casi seis años y reformar el trabajo como agrupación. El problema para unos fue que sonaban exactamente a los mismos Strokes que ya conocían. Chamarras de piel, Converse y cabello abultado… toda la resonancia a The Ramones en el inicio del siglo XXI.
Los primeros dos discos consolidan y el tercero consagra, pero si el sonido es prácticamente igual (un poco más pulido en el estudio, eso hay que aceptarlo) ¿realmente son tres discos distintos?

 

Para otros fue lo opuesto. Lentos pero seguros The Strokes se habían postulado como la banda que traería de regreso el sonido del rock, la crudeza de las guitarras y una voz que así como el whisky, pasa entre maderas para añejar un sonido particular. “15 Minutes” un paulatino crecimiento, una demostración de su capacidad. “Heart in a Cage” podría ser lanzada en cualquier año desde 2006 y ser un éxito total. Incluso hay canciones como “Ize of the World” que no dan un segundo de descanso; ya sea la voz, la batería, la guitarra; First Impressions of Earth reúne el trabajo de la banda en un momento de extrema creatividad.
 

The Strokes

The Strokes

Ese sonido que solamente conociendo y amando a una banda es reconocible, cuando un instrumento entra y sabes que tal vez tuvieron dificultades para lograrlo pero que realmente surgió orgánicamente. Sí, les costó diez meses grabar y producir todo el material, pero el resultado se siente en un disco que tomó el sonido característico de la banda y lo llevó a un clímax en el que las letras de amor, el alcohol, las fiestas en las calles de Nueva York a las cuatro de la mañana, los viajes por el mundo y hasta un espíritu existencial se conjugaron perfectamente.
 

The Strokes

The Strokes

Y entonces todo cambió, la ausencia de la banda fue notoria, después de una extensa gira se alejaron de los escenarios y poco se supo de ellos. Fue en 2011 con el lanzamiento de Angles que la agrupación regresó y de nuevo las criticas se dividieron, pero ahora fue por otra razón. El sonido cambió y eso es algo que se debe aplaudir, cuatro discos que suenan igual no es aceptable en el siglo XXI.
“Machu Pichu” abre el disco y en los primeros segundos se puede notar que el cambio es radical. Un sonido distinto, más orgánico pero al mismo tiempo electrónico. La disparidad viene por la falta de esas guitarras sucias que los caracterizaban. ¿Fue Casablancas quien suavizó su voz e hizo que los demás hicieran lo mismo con los instrumentos o fue Nick Valensi y Hammond Jr. quienes lo hicieron con las guitarras primero? Cualquiera que sea la respuesta esa es una de las peculiaridades del disco, la suavidad que contrasta con los trabajos anteriores.

 

Angles es un buen disco, pero tras años de ausencia parecía no adaptarse al nuevo sonido. PJ Harvey y Radiohead crearon obras maestras del sonido alternativo, mientras que Bon Iver, Tune-Yards y Frank Ocean vivían a la sombra de Jay-Z y Kanye West con su Watch the Throne. El rock parecía encontrarse estancado y Foo Fighters fue una de las pocas bandas que entregó ese sonido puro que muchos continúan amando. The Strokes por su parte buscaban adaptarse, parece que fallaron. En 2013 entregaron el que hasta hoy ha sido su último material y las cosas cambiaron poco. Reseñas positivas y negativas, un sonido que ya no ha trascendido, pero tampoco suena mal, simplemente está.

 

Siempre que la banda se presenta las entradas se agotan, todos quieren verlos y a pesar de que hoy Casablancas se presenta en camisas hawaianas, The Strokes suena a lo que The Strokes debe sonar. Lamentablemente muchos siguen comprando sus discos por la nostalgia de sus primeras tres entregas, cuando eran la “banda que salvaría al rock”. Los años han enseñado que tal promesa nunca se cumplió.
No fueron The Strokes, no son Arctic Monkeys, The Killers o Royal Blood, el rock se transforma y hoy no permite que una banda lleve la batuta en un genero tan ambiguo como en el que se ha transformado. Culpemos al paso del tiempo entre un disco otro, al cambio de sonido, la incapacidad de adaptarse o simplemente a que The Strokes son grandiosos con un sonido y nada más, pero hace 10 años fue cuando publicaron su último gran disco.

***
Te puede interesar: Bandas que hace 10 años cambiaron la historia de la música y hoy han muerto

13 canciones que siempre nos harán sentir jóvenes



Referencias: