¿Quién tenía el corazón más roto, Amy Winehouse o Adele?

viernes, 8 de septiembre de 2017 11:24

|Olympia Villagrán


A las dos se les paralizó el corazón, pero el de Amy jamás volvió a latir…


Ambas fueron engañadas sin misericordia hasta perderlo todo, pero sólo una logró convertir ese penetrante y tórrido dolor en un éxito extraordinario. A ellas las abandonaron por igual, pero a la jazzista más joven de la última década ya no le interesó un mañana sin "él". Alex Sturrock fue la herida que marcó a Adele y y Blake Fielder el huracán que mató a Amy Winehouse. A la compositora de 21 y a la intérprete de "Back to Black" les rompieron el corazón de formas muy parecidas; pero cómo saber ¿quién lo tenía más roto?



Definir quién perdió más ya no sirve de nada, pues la chica de cabello negro y monumental que disfrutábamos escuchar cantar ya no está. Sin embargo, Adele se quedó para demostrarnos que no importa cuánto nos rompan el corazón, sino lo que elegimos hacer con esos pedazos que aún laten dentro.




-


Aunque Marc Shapiro no fue el más importante si fue el primer amor de Adele, además de quien la destruyó al dejarla por su mejor amigo gay. Esta traición significó el comienzo de un guión dramático e hiriente que sólo podría haber terminado de dos maneras: con la británica sobre una cama de sábanas sucias y botellas de alcohol a su alrededor o con una lista de premios y nominaciones a la mejor voz femenina de la época. Evidentemente lo segundo fue lo que ocurrió; de hecho, "Hometown Glory" y "Daydreamer" están dedicadas a ese chico bisexual que quebró, por primera vez, las ilusiones de la cantante.



Después de una devastadora experiencia de la que a penas pudo recuperarse una joven y frágil Adele, Alex Sturrock llegó para arrebatarle las esperanzas y el amor propio sin miramientos. Él significó un antes y un después para la británica; todo lo que ella era, creía y tenía se secó hasta volverse piedra. Le hizo creer que ella lo era todo para él, cuando ni siquiera la pudo reconocer –una sola vez– como su pareja. La ruptura entre ambos era inminente; no obstante, la forma en la que su separación destrozó el alma de Adele fue peor de lo que ella misma esperaba. 



A Amy Winehouse los pinchazos en el corazón y la autoestima no le llegaron por separado, de un solo golpe Fielder decidió arruinarle la vida cuando prefirió regresar con su exnovia, en lugar de consolidar una relación con la varias veces ganadora de un Grammy. A pesar del sufrimiento que este tóxico e irresistible chico le causó a la artista, Amy decidió darle la oportunidad de desbaratarla en partes irreparables. Desafortunadamente –y como todos lo sabemos– la compositora de "Rehab" no sólo se inspiró en su amor fallido para componer varios de sus mayores éxitos; también dejó que ese desconsuelo la atormentara tanto como para perderse en una serie de adicciones que la terminaron matando. 



¿Quién tiene más roto el corazón? Es imposible saberlo, pues el tiempo perdido, las lagrimas derramadas, las noches de insomnio, los lazos destruidos y las oportunidades desaprovechadas no volverán jamás para ninguna de las dos. La única diferencia entre ellas es lo que cada una decidió o pudo hacer con tanta tristeza. Ninguna eligió ser famosa ni musa de nadie y mucho menos el juguete de un hombre, pero a las dos las utilizaron cruelmente. Ambas fueron llevadas hasta el edén para después ser arrojadas y pisoteadas sobre las brasas del infierno. Con Sturrock, Adele jamás pudo creerse todo lo que era capaz de hacer y, al lado de Fielder, Amy se convirtió en lo que nunca debió haber sido.



Amy y Adele escribieron en 21 y Back to Black los versos de su tortuosa ruptura, pero sólo una de ellas tuvo la oportunidad de intentarlo de nuevo. El miedo y la soledad las arrastró a las dos, ambas olvidaron cómo se sentía ser amadas y aunque muchos trataron de ayudarlas sólo Adele encontró la forma de cerrar las heridas con letras y música. 



Decir que una de las dos sufrió más sería injusto. Adele fue tan fuerte como su música y talento se lo permitieron, de la mano de sus seguidores fue recuperando lo poco que no perdió después de una gran desilusión. Su última relación laceró su confianza y desmanteló la idea de encontrar el amor; sin embargo, la vida la sorprendió de nuevo y no sólo se convirtió en una estrella anhelada, también encontró a un hombre que cautivó su desconfiado corazón. 


Sobre Amy sabemos que ya tenía el alma rota desde antes de conocer a Fielder. Sus nostálgicas canciones y cautivantes cuerdas vocales se volvieron una adicción para nosotros, así como la idea del amor fue el peor vicio para ella. Detrás de uno de los íconos femeninos más célebres del jazz había una joven vulnerable, frágil y destructiva que permitió que el desamor le arrancara la vida. 



-


Definir quién sufrió más se quedaría en discursos subjetivos y un tanto absurdos, mejor piensa: ¿qué hubieras hecho tú si alguna de estas dos fuera tu historia?


Olympia Villagrán

Olympia Villagrán


Editora de Estilo de Vida y Diseño

  COMENTARIOS