INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Noches de alcohol y corazones rotos: así suena el nuevo álbum de Florence + the Machine

29 de junio de 2018

Alonso Martínez

Aunque Florence Welch podría ser una de las mejores compositoras de su generación, en su nuevo disco no sale de su zona de confort, y entrega una serie de canciones fantásticas, pero poco extraordinarias.



Cuando los Arctic Monkeys lanzaron su más reciente producción, Tranquility Base Hotel + Casino, muchos de los fanáticos estaban molestos por el nuevo sonido burlesque que había integrado Alex Turner, dejando atrás al adolescente ruidoso que escuchábamos en sus primeros discos o al rock star en el que se había convertido con el Suck it and See y el AM. Sin embargo, la crítica lo aclamó como uno de sus más grandes trabajos, ya que no repetía ni una sola de las fórmulas del pasado y se esforzaba por crear una evolución artística, experimentando con nuevos sonidos más complejos y distintos que –aunque no fueran tan pop como en el pasado– seguramente dejarían una marca en su carrera y en la música contemporánea. El cambio de los Arctic era necesario, y así deberían de funcionar la mayoría de los artistas.


Sin embargo, existen algunos que no salen de la zona de confort en la que los insertan los fanáticos o ellos mismos, y se quedan en un mismo lugar sin buscar nuevas vertientes o sin intentar experimentos que puedan llevarlos más lejos, quizá por miedo o porque se sienten seguros en esos espacios.





Florence Welch podría ser una de esas artistas, y lo demuestra con su nuevo álbum High as Hope, en donde parece hacer un repaso por sus mejores obras el pasado, perfeccionando su estilo, pero sin intentar algo nuevo, dando como resultado un disco bastante simple que podría escucharse con los anteriores, y no se notaría un cambio claro que sirva como prueba de que lleva casi 10 años en la escena.





Aunque Florence + The Machine sí muestran una evolución como compositores y letristas, profundizando en imágenes nostálgicas sobre el pasado y una juventud llena de romance y magia con una poesía sencilla que da saltos entre la realidad y la ficción, musicalmente todo parece ser una repetición del pasado: melodías guiadas por piano, con una ambientación teatral, mezclada con nuevos elementos pop que fortalecen la imagen de hechicera que evoca Florence sobre el escenario o dentro del estudio.



Tal como lo afirmó el medio musical NME en su propia reseña sobre el álbum, Florence parece encontrar un lugar en el que se siente segura, y se aprovecha de ello. En tracks como "Hunger" y "Big God", los cuales fueron sus primeros sencillos, Florence habla sin miedo, y revela sus miedos y temores, confesando la debilidad que siente en algunas ocasiones, pero contrarresta esos sentimientos con una voz hipnótica que se siente hasta los huesos, acompañada de los sonidos que esperaríamos de la artista.





Más allá de eso, "100 Years", donde canta «A hundred arms, a hundred years, you can always find me here», en una poesía constante rítmica que se convierte en una trágica historia sobre deseo, y "No Choir", que sirve como un perfecto cierre en donde hace una especie de spoken word mezclado con un pop melancólico que dice «And if tomorrow is all over, at least we had it for a moment», son las canciones que destacan en un álbum que no tiene muchos momentos altos ni bajos, sino que se mantiene en una línea recta que quizá solo sea del gusto de los fans que también se sienten cómodos con el sonido constante de la banda.



High as Hope no es un mal disco, pero está lejos de ser una obra que marque un paso hacia una dirección diferente. Las canciones son de una calidad respetable y seguramente complacerá a los más fanáticos, pero parece ser que la seguridad que tiene la vocalista y compositora tiene que enfocarse hacia algo distinto, ya que si se mantiene haciendo lo mismo, seguirá como una artista de un sonido único que no trascienda o que no se haga complejo con el paso de los años, revolucionando su misma esencia. Si Florence + the Machine no tiene un avance, se convertirá en una banda aburrida que no ofrezca nada, o en una de esas que siempre creará canciones iguales y se cerrará hacia un nicho en extremo reducido.






-

Este nuevo álbum es perfecto para una tarde light introspectiva llena de melancolía y nostalgia, recordando los corazones rotos del pasado, y aunque eso debería ser suficiente, indudablemente algunos no quedarán satisfechos con el resultado. De cualquier forma, este es solo un pequeño paso que podría abrirle la puerta hacia diferentes futuros. La artista y su banda han asegurado que no han dejado de trabajar en el estudio así que quizá en el futuro veremos un trabajo más complejo que nos hable más sobre su forma de construir música y hacia dónde se dirigirá.


Mientras eso sucede, escucha completo el High as Hope:





TAGS: Recomendaciones Pop Rock en inglés
REFERENCIAS:

Alonso Martínez


Editor de Cine

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

12 ideas de fotos de perfil para tomarte mientras estás sentada y no tienes nada qué hacer 450 apellidos que no sabías que son de origen español Sexo, placer y deseo: 28 fotografías de lo que pasa en un cuarto oscuro en la CDMX Por qué los países más ricos creen menos en Dios que los más pobres Todo lo que tienes que saber sobre la erección masculina y nunca te atreviste a preguntar 19 fotografías de Daniela Rossell que muestran como era ser una niña rica y fresa en México

  TE RECOMENDAMOS