Momentos que nunca pensamos que pasarían en la música

Viernes, 8 de diciembre de 2017 13:01

|Diego Cera
auge del hip hop

Probablemente lo peor que pudieron hacer las grandes leyendas del rock fue asegurar que su legado duraría para siempre...



Nos separan 48 años de uno de los festivales más grandes en toda la historia de la música: Woodstock Music & Art Fair. Tres días en los que la protagonista fue la unidad que surgió a partir de un movimiento esperanzador y liberador. Este gran concierto puso en evidencia lo que desde algunos años antes era obvio, la marginalidad del rock estaba quedando atrás para abrirse paso ante el mundo como la expresión definitiva de la inconformidad hacia la falta de criterio y la manera en que el mundo menospreciaba los valores básicos de la sociedad. Guerras, conflictos raciales e ideológicos, todo ello sumado a una clara confrontación entre dos generaciones que no empataban ideológicamente.


auge del hip hop 1


La música fue sólo el grito con el que se manifestó un sector casi olvidado de la sociedad, ese colectivo implícito de jóvenes que a pesar de la opresión ejercida por sus propios padres decidieron alzar los puños; la voz de toda una generación dentro de las páginas de los libros de historia. Sin embargo, a pesar de que la grandes bandas de rock auguraron un futuro próspero y duradero, promesas como la emblemática frase «never say die» repetida hasta el cansancio por Black Sabbath, han pasado a la historia.


auge del hip hop 2


El rock como movimiento contracultural ha visto su fin, hoy son más las agrupaciones que se dedican a reproducir la imagen del rockstar clásico —un sujeto rudo vestido siempre de negro y con el rostro un poco retocado por el maquillaje— que de continuar con ese legado de rebelión antisistémica. No obstante, aunque el género esté en una especie de decadencia ideológica, los propósitos que alguna vez persiguió sin dar tregua continúan reproduciéndose entre los jóvenes; lo curioso es que éstos dejaron atrás la ropa negra, los estoperoles y las guitarras eléctricas. Hoy, estas posturas visten ropa oversized, gorras y una nada despreciable colección de sneakers que quisiéramos tener muchos de nosotros; en efecto, cuando decimos que el hip hop es el nuevo rock no estamos exagerando.



Junto con la cuadragésima cuarta conmemoración del "nacimiento oficial del hip hop", este 2017 nos dio una de las más grandes sorpresas musicalmente hablando. Por fin la lucha de bandas como Public Enemy y N.W.A. mostró al mundo que el futuro de la lucha contracultural —al menos musicalmente hablando— había pasado a manos del rap, dejando al rock encerrado en ese hedonismo en el que sus propios exponentes lo han encapsulado. Podríamos decir que todo comenzó en abril con Kendrick Lamar y DAMN., con el que muchos individuos —expertos y novatos en cuestiones de rap— catalogaron al artista como una especie de "Jesucristo de las calles"; al poner tanto peso en un solo álbum le estaríamos restando mérito a una lucha que inició incluso antes del 11 de agosto de 1973, fecha en la que el DJ Kool Herk realizó la primera fiesta hip hop de la historia.


auge del hip hop 3


Los ideales de Malcom X y Martin Luther King Jr. continuaban cavando una zanja en los corazones de toda la comunidad afroamericana en dos ciudades claves para la cultura hiphopera mundial: el South Bronx en Nueva York y Compton, California. Ambas, zonas de extrema desigualdad y violencia racial, se convirtieron en puntos que definieron ese grito que denuncia contra organizaciones como el Ku Klux Klan, la desigualdad social y los discursos de odio emitidos por el presidente de una de las naciones más poderosas del mundo.



Decir que el hip hop, no sólo musicalmente hablando, está sustituyendo al rock es poco. Como muestra, la pasada entrega de los Grammys, donde se enfatizó este hecho, al ser Jay-Z y Lamar los reyes de la noche, seguidos por la comunidad latina. Desde 1987 con el cover que Los Lobos hicieron de "La bamba", ningún artista hispanohablante se había postulado para la categoría de grabación del año y ni hablar de personas de color ganando los premios al Disco del Año, Grabación del Año y Canción del Año.



No faltarán quienes aseguren que todo ese éxito se basa en realidad en un asunto de naturaleza mediática, no obstante, basta con hacer un recorrido lírico comenzando desde "Black Steel In The Hour of Chaos" de Public Enemy, hasta "Humble" de Kendrick Lamar para darnos cuenta que, en efecto, desde hace 44 años el hip hop ha estado en una lucha constante por los derechos sociales, mientras el rock se preocupaba por no ver la muerte al precio que fuera. Aunque lo ha logrado hasta ahora, el hecho de que pase la batuta a una "nueva marginalidad" nos lleva a pensar que lo más lógico es comenzar a buscar nuevos líderes para seguir mostrando descontento hacia el sistema y que nos hagan entender que nada es para siempre.


Diego Cera

Diego Cera


Articulista
  COMENTARIOS