A través de su guitarra bautizada como “Lucille”, B.B. King cautivó el mundo del blues con su profundo sentimiento al tocarla.

Cuando era un niño, su madre le prohibió cantar y escuchar canciones de blues al considerar que era música del diablo. A pesar de ello, aquel niño de tez morena llamado Riley B. King no hizo caso y años después siguió los pasos de su primo, el famoso bluesman Bukka White, y se convirtió en una de las glorias de dicho género, un hombre que revolucionó con su guitarra la música popular del siglo XX.



B.B. King fue algo más que sólo una estrella del blues: fue una de sus mentes maestras, capaz de crear un diálogo completamente nuevo por medio de sentimientos como la alegría, la añoranza, el desamor y la búsqueda del yo a través de la música que más amó. El 16 de septiembre de 1925 nació esta enorme figura de la música popular. Las siguientes líneas rinden memoria a su maestría y vida dedicada al arte de hacer blues.



Junto a Albert King y Freddie King, B.B. King es considerado uno de los tres reyes de la guitarra de la música blues.


Frank Sinatra fue su máxima referencia artística y su cantante preferido. Éstas son palabras tomadas de su autobiografía Blues All Around Me: The Autobiography of B.B. King: "Soy un loco de Sinatra. Nadie canta una balada con más ternura. Prácticamente puse ese álbum In the Wee Small Hours debajo de mi almohada todas las noches cuando me iba a dormir".



Uno de sus álbumes más recordados es Live From Cook County, grabado en 1971 desde un penal. No fue la única ocasión en que el guitarrista tocó en una prisión, de hecho, fue algo que hizo a lo largo de su vida siempre obteniendo una muy buena acogida del público que lo idolatraba como el rey que fue.


Gran parte de su vida padeció diabetes, enfermedad contra la que hizo diversas campañas de prevención de manera activa y constante. Asimismo era un vegetariano declarado y un promotor de la vida sana, ya que evitaba el cigarrillo y el alcohol.



Otra de las cosas curiosas de este hombre fue que tuvo dos matrimonios y 15 hijos naturales y adoptados.


Durante una buena parte de su vida fue uno de los principales promotores de la educación musical gratuita en niños de escasos recursos. A través de la asociación filantrópica “Little Kids Rock” viajó por todo el país apoyando la iniciativa de dar instrumentos musicales gratuitos a los menores de edad que estuvieran interesados en convertirse en músicos.



Una de sus frases más recordadas es: «¿Sabes qué me hace más feliz que nada? Dame seis cuerdas y seré feliz».


El nombre de su famosa guitarra proviene de una noche en que el club donde B.B. estaba tocando comenzó a incendiarse, por lo cual el local tuvo que ser evacuado. Desesperado, B.B. regresó para rescatar su guitarra antes de que se estropeara debido al incendio. Más tarde se supo que el incendio fue provocado por dos hombres que peleaban por culpa del amor de una mujer llamada Lucille. Al saberlo, el guitarrista decidió usar ese nombre para bautizar a su guitarra, una de las más famosas en la industria del rock n´ roll.



La revista Rolling Stone lo colocó en el lugar tres de los 100 mejores guitarristas de todos los tiempos, sólo detrás de monstruos como Jimi Hendrix y Duane Allman.


Fue un músico que expandió su aceptación fuera de los círculos del blues cuando participó en otros eventos como el Montreux Jazz Festival, Newport Folk Festival y el Fillmore West en San Francisco.



Aparte de su intensa actividad musical, B.B. King también realizó varias apariciones en la televisión en programas como Sanford and Son, The Young and the Restless, The Cosby Show, Married... With Children, The Fresh Prince of Bel-Air y Sesame Street.


Un 14 de mayo de 2015 falleció a los 89 años de edad en su hogar de Las Vegas, Nevada.


-


Disfruta de dos horas de blues con la magia de B.B. King: