Bandas que a los pretenciosos les gustan pero realmente no comprenden
Música

Bandas que a los pretenciosos les gustan pero realmente no comprenden

Avatar of Eduardo Limón

Por: Eduardo Limón

12 de febrero, 2016

Música Bandas que a los pretenciosos les gustan pero realmente no comprenden
Avatar of Eduardo Limón

Por: Eduardo Limón

12 de febrero, 2016


La evolución que todos hemos tenido o experimentado a lo largo de nuestra vida es variada; hay quienes se han mantenido siempre con una visión clara de lo que les gusta y los define, pero también hay quienes han tenido que probar entre opciones para hallarle una acogedora morada a su personalidad. En los últimos años vimos pasar nuestra juventud entre estilos efímeros a propuestas muy distintas de manera veloz en el terreno musical; afortunadamente para muchos, y habiendo probado decenas de posibilidades, ya no son almas abandonadas a la deriva que escuchan a Avril Lavigne, a Green Day o incluso a Britney Spears y a Backstreet Boys, porque seamos sinceros, todos tuvimos alguna relación con el pop, aunque ahora lo neguemos.

coachella

Y es en ese sentido, tratando de expandir nuestros horizontes, llegamos a bandas que quizá nunca imaginamos; a lo mejor todo empezó escuchando a una, que remitió a otra, y a otra, y así sucesivamente hasta que sucedió la magia. Podemos expresarlo como consecuencia de la madurez esperada, momento en que ya sabemos distinguir buena música de toda la demás (en el mejor de los casos) y nuestras preferencias son totalmente presumibles; el problema llega cuando éstas son más estudiadas que nada y es obvio que no nos agradan en lo absoluto pero una parte de nuestro ser piensa que se vería interesante diciendo lo contrario o, por lo menos, con ellas lograr ocultar verdaderos (y culposos) gustos.

Como si se tuviera una cartilla de coeficiente intelectual, hay quienes gozan al decir que escuchan a determinado artista o agrupación, para dar a entender con ese mero hecho que su capacidad craneana va en aumento y nada tiene que ver con la de los demás. Es por eso que si buscamos bien en los playlists de este tipo de gente podemos entresacar uno que otro nombre común en esas acciones de prepotencia y pretensión.

FKA Twigs



La cantante, productora y compositora británica es innegable en el campo de la máxima creatividad musical, pero en ocasiones sus trabajos son tomados por supuestos fans que no entienden realmente qué es lo que está sucediendo al dar play en sus tracks, pero creen que deben aparentarlo para estar en sintonía con otros. Mejor investiguen un poco de punk, de industrial y de Billie Holiday o Fitzgerald antes de arrojarse a esta propuesta.

Panda Bear



Este artista mejor conocido como miembro fundador de Animal Collective es muy escuchado sin poder entender qué intenta hacer o decir con su trabajo, todo esto porque tiene un sonido llanamente considerado como experimental. Un personaje que se vale de sintetizadores y samplers para generar música que muchos interpretan como exclusiva para conocedores aunque les cauce tedio y perplejidad.

St. Vincent



Una de las mejores instrumentistas en Norteamérica ha sido tomada como estandarte de los supuestos melómanos capaces de apreciar sin problema alguno la fusión de expresiones que esta artista propone. La cantidad de personas que escuchan sus álbumes sólo porque es una alternativa a algo que entienden como electropop resulta asombrosa.

Sonic Youth



Esta banda quizá sea de las menos comprendidas en el mundo y una de las menos fáciles de digerir; sus integrantes, hijos del no wave y el punk, siempre se han mantenido fieles a sus intereses sin tomar demasiado en cuenta qué sucede alrededor, por ello, aunque haya personas que aseguran es su banda preferida, deberíamos preguntarles primero a qué álbum se están refiriendo y a cuál toma específica de ellos.

The Velvet Underground



En sí, la banda siempre requirió un séquito de fans con suficiente criterio para comprender los intereses conceptuales y musicales que presentaron; la diferencia recae en aquellos que presumen escucharla alabando todos sus actos con la simple intención de aparentar un conocimiento extenso en las artes de los años 70 y ser partícipes de una revolución que podría estar vigente. 

Sigur Rós



Empezando porque esta banda islandesa canta en un idioma que muy pocas personas comprenden, su sonido tan melancólico y sereno puede abstraer tanto de la realidad que es imposible ser lo único que escuches en la vida, pero no faltará quién se pare el cuello diciendo que Sigur Rós es el máximo proyecto musical en el planeta Tierra aunque nada más tenga sus álbumes en playlists por apariencia.

Atoms for peace



Muchos tratan a esta agrupación como el encuentro entre dos dioses, y cierto es que Yorke y Flea son dos maestros en lo que hacen pero hay oídos que se acercan a esta agrupación por el sobrentendimiento que generan al provenir de grandes bandas y que su música es característica de canciones pensadas en bastantes sentidos.

Björk



Cuando escuchamos su nombre inmediatamente sabemos que nos estamos refiriendo a tracks introspectivos y de mucha elaboración; sin embargo, esa apariencia que tanto transmite la artista en sus proyectos de grandeza creativa hace que bastantes de sus escuchas presuman de conexión casi divina con ella. Aunque es referente principal de propuestas innovadoras seguro hay quienes no pueden escuchar más de dos canciones sin la necesidad de cambiar de track. 


***
Te puede interesar:
10 bandas que deberías escuchar si te gusta Radiohead
Nirvana, Pink Floyd y otras bandas que ya debemos dejar de escuchar


Referencias: