El disco que a nadie le interesa escuchar, hasta que le rompen el corazón
Música

El disco que a nadie le interesa escuchar, hasta que le rompen el corazón

Avatar of Alonso Martínez

Por: Alonso Martínez

7 de marzo, 2017

Música El disco que a nadie le interesa escuchar, hasta que le rompen el corazón
Avatar of Alonso Martínez

Por: Alonso Martínez

7 de marzo, 2017

 


Si es difícil hablar sobre una ruptura, ¿cómo se sentiría hacerlo en frente de millones de personas? Todos los recuerdos volverían de golpe, los sentimientos se apoderarían del físico y se complicaría hablar. El corazón experimentaría una sensación cercana a la muerte, antes de recuperarse en medio del llanto.
Sería trágico, pero se sentiría bien. El mundo volvería a la normalidad después de la catarsis, justo cuando el dolor haya escapado por completo.

Esa es la belleza del arte.

Algunos expulsan sus torturas mediante literatura, otros en la pintura o un baile, pero posiblemente la mejor de las expresiones para liberar esos fantasmas es la música.

Björk lo demostró hace un par de años con "Vulnicura", álbum en el que abandonó su típica narrativa abstracta y habló sobre su divorcio de una manera tan desgarradora que realizar la gira le resultó aún más lacerante. La islandesa siguió el ejemplo de múltiples generaciones que cantaban sobre corazones rotos, y fue de las pocas en hacerlo tan brillantemente como Bob Dylan, 40 años antes, en 1975, con el insólito disco en el que derramó completamente su escancie en la música. El título:

"Blood on the Tracks"

blood on the tracks disco

El hombre siempre ha cultivado un aura de misticismo y evita hablar de su vida personal, por lo que la historia detrás del disco no es muy fácil explicar. Todo comenzó diez años antes de su lanzamiento. Era 1964 y Dylan, con 23 años, conoció a una joven llamada Sara. La mujer era tan hermosa que parecía irreal. De acuerdo con el manager del músico, la chica "tenía un espíritu románico. Parecía ser más sabia a pesar de ser joven. Sabía sobre magia, folklore y conocimiento tradicional". Era divorciada, dos años mayor. El joven poeta se enamoró de inmediato. Se casó sin mencionarle a gran parte de sus conocidos y de pronto era un hombre de familia y futuro padre. 

blood on the tracks  album

Sara fue la musa para algunas de las canciones más hermosas de Dylan: 'Sad-Eyed Lady of the Lowlands', 'Just Like a Woman' y 'I'll Be Your Baby Tonight', consideradas cartas de amor hacia su esposa. La pareja tuvo cuatro hijos más a la hija del primer matrimonio de Lownds. Su vida parecía ser de ensueño, pero no duraría para siempre; después de cuantos años, la relación comenzó a deteriorarse. De acuerdo con el músico, el problema nació cuando se convirtió en alumno del artista Norman Raeben:"Me fui a casa después de ese primer día y desde ese momento mi esposa nunca logró entenderme. No sabía de lo que hablaba, en qué pensaba y yo no podía explicarlo".

blood on the tracks dylan

Se dice que ella pidió el divorcio y Dylan se negó, creando tensiones mucho más fuertes. Era aproximadamente el 74 y decidió trabajar en un nuevo álbum. Pero sería diferente a lo que había creado en años recientes. En enero de 1975 fue lanzado "Blood on the Tracks", y su título parecía revelar el contenido. "Sangre en las canciones", como se conoce en español, está dividido en diez tracks. El genio canta y narra historias sobre dolor, violencia y un amor que se ha terminado. Libera en un amargo grito de pesar y se esfuerza por continuar.

blood on the tracks  divorcio

Temas como 'Simple Twist of Fate', 'Shelter From the Storm' o la dulce 'Buckets of Rain' revelan su lado sencillo. Son pequeños lamentos similares a rezos que recuerdan el pasado que ya no volverá. Algo que Dylan deja atrás con la violenta 'Idiot Wind' y las odiseas casi bíblicas de las que habla en 'Lily Rosemary and the Jack of Hearts'. En esos últimos tracks muestra una oscuridad y desprecio que no se veía desde sus tiempos de protesta. Señala a la mujer como una culpable y también se muestra como un ser despreciable, un hombre débil. Sus batallas verbales son granadas auditivas y, sonoramente, el folk se asemeja a una procesión fúnebre. Un purgatorio para el amor.

blood on the tracks bob

El álbum fue llamado uno de los mejores de su carrera, e, inmediatamente, Dylan regresó a los encabezados. No tardó mucho en que la prensa comenzara a especular sobre los temas que abordaba en el disco. Algunos sugirieron un tóxico divorcio, otros una cruda separación. El creador aseguró que el LP estaba basado en las enseñanzas de Norman Raeben y en los textos de Antón Chéjov, pero las personas cercanas de él sabían que detrás de la fachada, existía una constante molestia.

blood on the tracks bob dylan

Bob con Joan Baez en 1975.

Algunos miembros de la banda que colaboró en el álbum afirmaron que, durante la grabación, el músico tenía dificultades para enseñar las canciones y que pasaba mucho tiempo bebiendo vino. Jakob Dylan, su hijo, asegura que escuchar el disco es repasar las discusiones de sus padres. Asimismo, varios pensaron que la participación de Sara en la gira del álbum, a fines de ese mismo año, fue para evitar los comentarios de su separación. El suceso motivó a que el divorcio fuera más rápido. Dos años después, su romance terminó oficialmente.

blood on the tracks  sara

"Blood on the Tracks" es un viaje por la relación de Dylan. Desde la añoranza melancólica del enamoramiento joven, hasta la violencia de las últimas discusiones, cuando no tiene sentido seguir adelante. La angustia que desata el músico en la obra es incomparable y recuerda por qué la música es perfecta para expulsar los demonios internos. El hombre encontró la manera perfecta de dejar ir su relación, dándosela a millones de extraños y fingiendo que nada es real.
Todo lo que se espera del hombre llamado Bob Dylan.


Escucha completo el "Blood on the Tracks"


Referencias: