Bruce Springsteen: el "boss" al que le debemos el rock & roll moderno

Viernes, 21 de septiembre de 2018 15:37

|Alder Hugo Corona Amador.
la musica de

Conoce la historia y la música de "The Boss" Bruce Springsteen para que te des cuenta por qué es uno de las más importantes voces en el rock.

En un artículo para la revista “The Real Paper”, Jon Landau escribió, sin saberlo en aquel momento, una reseña histórica en el curso musical del siglo que corría: “He visto el futuro del Rock´n Roll”, publicó. ¿Qué fue lo que vio John Landau?


La cosa con las buenas canciones, los libros o las películas, es que cuando estas soló y deprimido puedes revisitarlas, no cambian. Al pasar del tiempo siguen ahí y su atemporalidad te reconforta, ser fan de algo o de alguien nos identifica, hace que podamos distinguirnos del resto y a la vez nos acerca a un público con quienes compartimos la misma pasión. Somos beatlemaniacos, nos vestimos de jedis o de algún superhéroe; sintonizamos religiosamente la transmisión de algún programa, nos enamoramos en un concierto y compartimos la experiencia con nuestros hijos, nietos o sobrinos.


la musica de



Nos enorgullece ser fans; los de Bruce Springsteen y la E Street Band podemos decir que somos felices siendo fanáticos de un artista escénico como pocos entre todo el túmulo de leyendas de la cultura pop. Quizás sea tan fácil identificarse con él porque no es menos humano que su público, él mismo es un apasionado de Dylan, de McCartney y de los grandes mitos de la música rock; tal vez se deba a sus canciones de individuos comunes, como nadie, Springsteen ha capturado la imagen del hombre promedio. En la fila de autores de canciones donde se encuentra Patti Smith, John Lennon y Leonard Cohen, Bruce posee un lugar como el chico de New Jersey, el que se atrevió a tomar la carretera y soñar con que podía ser mejor que nadie.


En el libro “Born To Run”, la autobiografía de Bruce Springsteen publicada en 2016, entre las cosas que de inmediato llaman la atención, están los títulos de los primeros capítulos: “Mi calle”, “Mi casa”, “La iglesia”, lo que constituye el recorrido por la infancia del autor. Es verdad que en buena parte, la vida es una serie de peldaños y nos convertimos en un resumen de experiencias, formadas por quienes han subido la escalera junto a nosotros, se han bajado o se quedaron en algún descanso. No somos más que quienes amamos ¿Quién soy? Soy mi casa, mis padres, mis hermanos, los amigos de mi calle, los maestros de la escuela y hasta las enseñanzas de mi iglesia.


“En este lugar –puede oírse, olerse- donde la gente vive sus vidas, sufre con dolor, disfruta de pequeños placeres, juega béisbol, muere, hace el amor, tiene hijos, bebe hasta emborracharse en las noches de primavera y hace lo que puede para mantener a raya a los demonios (…) Aquí vivimos a la sombra del campanario, donde el sagrado neumático pisa la carretera”.





Springsteen es capaz de inspirar cuando canta y mientras le saltan las venas de su cuello porque realmente está haciendo un esfuerzo, todo es un ritual entre él y sus espectadores, incluso más allá de eso, hasta entre quienes no están presentes en el concierto pero escuchan en sus casas, en sus autos o camino a la escuela. No sé si algunas cosas en mi vida personal serían iguales de no ser por él, tal vez nada sería de la forma en que ahora si hubiese escuchado su música; si pudiese, invitaría a más gente a conocer su canciones, podrá sonar como si asumiera que al resto del mundo le gustará lo que a mí, pero en el fondo creo que es una forma de abrirse, de decir que ésta es una de las cosas que amo y quiero compartirla contigo.


Un instante que dedicamos a escuchar una buena canción puede tomar las migajas que nos va dejando la vida y convertirlas en diamantes; las canciones de Bruce Springsteen son así, nos inmortalizan, nos enmarcan. La música de la E Street Band, refleja a quienes trabajan, a los que se sienten pisoteados; quienes están alegres, a quienes extrañan, todos aquellos que conforman el mundo. Springsteen desarrolló una especie de omnipresencia social; ya seas un catedrático universitario podrías encontrar un mensaje para ti en sus canciones, si en cambio trabajas y te ganas sólo con esfuerzo físico, también encontraras en Bruce un aviso, algo en lo que una vez ya pensaste, pero que no pudiste formar con palabras; tan profundo que lo sentiste imposible y que ahora escuchas en una canción.


Así lo atestiguó Jon Landau, el crítico de música que escuchó “Blinded by the light” en la radio WBCM de Boston y escribió una reseña, tan clara que paralizó a los lectores: “He visto el futuro del Rock´n Roll y su nombre es Bruce Springsteen”. Cuando el veterano de la industria discográfica, John Hammond, sufrió un ataque al corazón durante una sesión con un nuevo grupo, la nota que hizo pública la revista Rolling Stone decía: “Se le atribuyó a una agenda muy cargada de trabajo, y una debilidad derivada de un virus contraído en Paris”, sin embargo su médico tenía otra opinión: “Se debió al entusiasmo de Hammond por el show de Springsteen”. Sería más adecuado culpar a la habilidad del productor por detectar el éxito latente.


la musica de



¿Poeta o cantante?


El joven Springsteen sabía que no era un cantante dotado, como guitarrista era bueno pero no virtuoso; pero en el mundo de la música hay una gran cantidad de excelentes músicos y cantantes, muchos de los cuales no destacan pesen a sus talentos. Lo que escasea en la industria musical son letristas; Springsteen supo que para triunfar, debía sobresalir por sus temas. Marcar la diferencia entre salir al escenario a montar un espectáculo y tener algo que decir; para lo que se requiere una verdadera voz, profunda y espiritual.


La primera etapa de la carrera de Springsteen culminó en 1975 con “Born to Run”, el reflejo de su vitalidad en un disco, cuyo concepto refleja el ánimo valiente que le dio vida. Éste y su siguiente trabajo “The Darkness in the Edge of the Town”, son producto del esfuerzo por sobresalir, son arrogantes y no se detienen, como una carrera perpetua hacía la inmortalidad. Simbolizan el afán juvenil por dejar el hogar, adentrarse a destinos lejanos y conquistar lo desconocido.


Los fanáticos de Bruce Springsteen sienten que están representados en sus canciones, dirán que aquella letra estaba pensada en sus vidas, en un amigo o una vieja novia. Las historias son fundamentales para la discografía de Springsteen y “The River” es el mejor ejemplo; proviene de un corazón roto, de un idilio común y una realidad brutal. Es la cotidianeidad que nos destroza, nos obliga a refugiarnos en los recuerdos y hace que rompamos en llanto.


“Born to Run”, “The Darkness in the Edge of the Town” y “The River” son la trilogía samurai de Bruce Springsteen, tres álbumes fundamentales en su quehacer musical, que sobresalen por su impacto.



la musica de



Compromiso social


El 11 de septiembre de 2001, Bruce atestiguó, igual que millones de televidentes alrededor del mundo, el choque de un avión de pasajeros contra una de las torres del World Trade Center en Nueva York; presenció las columnas de humo salir y al presentador del noticiero quedarse sin palabras mientras la estructura se desplomaba. La conciencia de los testigos no alcanzaba a entender el acontecimiento; más tarde, cerca del ocaso, se dirigió a la playa de Manhattan, y mientras se integraba al tráfico de Ocean Boulevard, un conductor con la ventanilla abajo le gritó: “Bruce, te necesitamos”.


Era una exigencia desorbitada; aquella tarde de Septiembre, Bruce Springsteen no era menos inseguro que el resto de ciudadanos, pero entendía lo que había querido decir. Pasó el siguiente año recorriendo los Estados Unidos con la gira “The Rising”, para pretender contextualizar el hecho, pero se sentía impotente. Lo que quería hacer o lo que los ciudadanos necesitaban iba más allá de la capacidad de la música.


¿Por qué dijo eso el conductor? ¿Por qué pensó que Bruce podía ayudar en una forma anímica?


Springsteen ha demostrado ser liberal, una voz crítica y razonada contra los agujeros del sistema. Una actitud que ha construido una carrera madura y vigente, si bien no es un activista, sus letras adquieren un sentido a un nivel íntimo para las víctimas de los sucesos que toca en sus composiciones y pueden hacer visibles los casos que deben serlo.





“Hemos aprendido más de una canción de tres minutos, de lo que nos ha enseñado toda la escuela”


Nos gusta Bruce Springsteen porque nos recuerda que somos humanos, que nos han roto el corazón y que lo seguirán haciendo, que podemos ser lastimados y somos capaces de recuperarnos, que no importa cuán lejos vayamos, los recuerdos siempre van dentro del equipaje, que aún con 100 años podemos ser jóvenes gritando en un concierto; más que cualquier otra cosa, Springsteen nos gusta tanto porque nos recuerda que está bien, que podemos llorar con una canción.


Tu también hazte fan de Bruce Springsteen con esta playlist


Descubre los datos sorprendentes que no sabías de B. B. King y la historia detrás de Wake Me Up When September Ends de Green Day

Alder Hugo Corona Amador.

Alder Hugo Corona Amador.


Colaborador
  COMENTARIOS