NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Leonard Cohen, el artista melancólico que borró las fronteras entre la poesía y la música

28 de noviembre de 2017

Acsel Reyes

Leonard Cohen recitaba poemas en sus canciones con paciencia y con el corazón.



“No habrá nada que tú puedas remediar, el amor es el único motor de supervivencia”.

Leonard Cohen

 

La muerte nos lanza susurros esporádicos, hasta que un día llega su grito estremecedor que nos enfrenta con el cercano final. Pero existen voces que narran nuestro paso por el mundo como una balada interminable, con cadencia y elegancia; intelectos que nos llevan a la reflexión con una prosa poética exquisita y que nos invita a bailar el vals de nuestra existencia. Y entre ellos aparece un sabio consejero: Leonard Cohen (1934-2016).

 




La obra de Cohen abarca una novela, poemas y canciones que sorprenden en un siglo XXI que nos ensordece bajo sonidos vulgares y luces cegadoras; cada línea de Cohen es un motivo para cantar: “Hallelujah”. Ganador del Premio Príncipe de Asturias de las Letras (2011) y graduado con honores de la carrera de Literatura en la Universidad McGill de su natal Montreal, Canadá; Cohen comenzó su carrera poética y años después lanzó su primer disco titulado
Songs of Leonard Cohen
en plenos años 60, una década invadida por la música psicodélica, ansiosa de un toque refinado que matizara la rebeldía de la época.

 




Cohen recitaba poemas en sus canciones con paciencia y con el corazón, como el discurso de un padre a su hija el día de su boda. Canciones como “Suzanne”, “So Long, Marianne”, “Lover, Lover, Lover”, “The Future”, “Dance Me to the End of Love” o “Take This Waltz” influyeron en tres generaciones de artistas.

 

Hace poco más de un año, el cantautor perfecto que combinó como pocos la poesía y la música decidió que era momento de marcharse; justo cuando había declarado que pretendía vivir para siempre. Pero sin duda morir a tiempo es un arte, y hasta esas bondades alcanzó su obra.

 




La despedida llega cuando más temor sentimos, cuando no queremos enfrentarnos a ella. Leonard Cohen dijo adiós como lo hiciera el también célebre David Bowie (1947–2016), con un disco magistral:
You Want It Darker
(2016), donde en su lista de canciones advertía su pronta huida de este mundo; su resignación, sus reproches y sus últimas reconciliaciones con una vida que se cansó de narrar. Con sus versos logró acercarse a los mitos sentimentales de pareja, al escepticismo espiritual y la fe que se fecunda de Oriente y Occidente por nuevos y mejores tiempos en el nuevo siglo.

 




La mejor manera de recordar a Leonard Cohen es disfrutando aquellas canciones que se vislumbran con desesperación desde el horizonte, como el golpe certero de una ola celeste; entre las más punzantes resaltan “The Partisan”, “The Stranger Song”, “Avalanche” o “The Window”.

 




La Literatura estuvo presente en cada paso de Cohen, y cada canción tiene una extraordinaria historia que detrás de su creación. Todos hemos visto pasar la tragedia frente a nuestras narices, cuando nuestras extremidades buscan sostenerse de algo que no existe y que, sin embargo, nos mantiene de pie. Es allí donde vivirá Leonard Cohen. Hay momentos en que las puertas se cierran y sólo nos queda preparar un bello refugio que aleje a los extraños e invite a la grandeza. En cientos de noches, cuando nos sintamos enojados y cansados, una melodía de Cohen aparecerá y nos ilusionará con un amor que toqué a nuestra puerta para abrazarnos y no soltarnos jamás.

 




No nos queda más que esperar ese grito que llamó a Leonard Cohen para mirar con alegría una vida que no dio lugar a la indiferencia sentimental. El cantautor canadiense murió y la noticia nos estremeció; afortunadamente, podemos recordar que en su discurso por el Premio Príncipe de Asturias advirtió que la gran caída que nos espera a todos es inevitable, pero fructífera; siempre y cuando la afrontemos en los estrictos límites de la dignidad y la belleza.

 




Escribir sobre nuestros ídolos e influencias es ya haber fracaso en el intento, porque ninguna palabra estará a la altura del sentimiento de su música, sus letras y de algo más que nadie sabe lo que es y es lo único que importa. Pero el intento de nuestra confesión nos llevará a protestar su partida y a apreciar su obra, bajo sus propios versos:

 

“Hey, Leonard, that´s no way to say goodbye”.





**


La tristeza contemporánea es un concepto del que se desprenden algunos proyectos musicales que te puede interesar conocer. Si además quieres conocer otras bandas que también llevan la oscuridad de Cave en su sonido, checa esta lista que tenemos para ti.



TAGS: Soledad Canciones Grandes artistas
REFERENCIAS:

Acsel Reyes


Colaborador

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Los beneficios de besar Veneno y otras cosas que comes todos los días sin que te des cuenta Jan Hendrix, el artista que hace de la botánica su inspiración 29 fotografías de la oscura y decadente vida de las gemelas Olsen La historia real del accidente que sufrió Luis Miguel en Acapulco InstaPAP, el aparato que detecta el cáncer cervicouterino antes de que aparezca

  TE RECOMENDAMOS