Sólo necesitas 5 canciones para experimentar un viaje místico

sábado, 15 de abril de 2017 3:27

|Diego Cera



Imagina volver al inicio de tu vida, ese momento en el que no conoces nada ni a nadie. Sin embargo, esta vez no sales a la tierra, acabas de llegar a un punto en el que haces comunión con todos los astros que habitan el universo y al parecer, tú eres uno de ellos; de repente comienzas a sentir cómo todo el mundo camina entre tus manos y sube hasta tu cabeza como una especie de vapor mágico que no puedes dejar de inhalar aunque te lo propongas.

temazcal canciones de platino records

Acabas de sentir la experiencia de entrar a un temazcal, lugar donde las personas de los antiguos pueblos prehispánicos tenían la oportunidad de viajar hacia otro plano sensorial para curar sus almas y sus cuerpos. El vapor producido por el choque entre las piedras calientes y el agua de hierbas medicinales crea una atmósfera de completa paz muy parecida a la que alguna vez tuvimos estando dentro del vientre de nuestras madre.



Los chamanes, no sólo aztecas sino también mayas y mixtecos, utilizaban estos baños de vapor para transportarse hacia otros mundos en un viaje místico. La experiencia dentro del temazcal se intensificaba cuando, por medio de un huéhuetl, alguien desde afuera emulaba los latidos de un corazón; de esta manera, aquella persona tenía la oportunidad de hacer conexión con el mundo y consigo mismo para transportarse hasta lugares donde ningún otro ser humano había sido capaz de llegar.



Actualmente pareciera que ya no existe oportunidad de emprender ese viaje puesto que los temazcales, chamanes y  huéhuetl están fuera de nuestra cotidianidad, sin embargo, aún estamos en contacto con un elemento fundamental de los rituales prehispánicos: la música.



Quizá ya no contemos con inmensos tambores y caracoles que alteren nuestros sensores auditivos, no obstante, tenemos beats y secuencias de sonidos que nos recuerdan la manera en que late nuestro corazón a medida que aumenta el volumen, el momento justo en el que también incrementa nuestra excitación. Todo este conjunto de sensaciones es capaz de transportarnos a un punto único de iluminación ambientado por el sudor de cientos de personas que comparten la misma experiencia y al fondo, como una atmósfera infinita, luces de todos colores que palpitan al ritmo de los sonidos que emanan de los parlantes.



Bob Marley dijo que «una de las cosas buenas de la música es que, cuando te golpea, no sientes dolor», es posible que, al igual que un mantra tibetano, aquello que escuchamos durante un concierto sea capaz de elevar nuestras almas hasta el punto máximo del placer y el baile sea sólo la expresión física de esa experiencia. De esta manera, los músicos se convierten en esos chamanes que necesitamos en nuestras vidas; esos que, sin conocernos, nos regalan justo lo que necesitamos para sentirnos vivos.



Experimentar con música nos permite llegar a muchos otros lugares de nuestra mente, porque al final del día, mirar hacia nuestro interior es otra forma de viajar, de hecho es la forma más pura en la que podemos transportarnos hacia un sitio que nos regalará, por medio de estas canciones, la fuerza que necesitamos para romper con la rutina. Y qué mejor manera de eliminarla con estos brujos sonoros del techno y house.

Las canciones que aparecen en este artículo pertenecen a sello mexicano Platino Records.

*
Fuentes:

Arqueología mexicana
Mundo Maya


GuardarGuardarGuardarGuardar
TAGS: Canciones
REFERENCIAS:
Diego Cera

Diego Cera


  COMENTARIOS