4 canciones que debes escuchar si eres de los que les gusta estar tristes

Lunes, 13 de noviembre de 2017 16:28

|Adria Jimenez Bove

¿Será que, en el fondo, nos gusta pasarlo mal? Tal vez sí, pero que la tristeza dure poco; que dure acaso lo que dura un canción.



¿Alguna vez has encontrado una canción que te ponga triste pero que no puedas dejar de escuchar una y otra vez? Son curiosos todos los sentimientos y emociones que nos puede evocar una canción. Más allá de lo que nos pueda transmitir por sí sola en sus letras y melodías, es inevitable que dicha canción esté asociada a situaciones y momentos que hayamos vivido y que quizá provoquen nostalgia y tristeza. Hay canciones para llorar de alegría, de pena, para saltar de emoción, para quedarse en shock e incluso canciones para sentir enfado.

 

Por otro lado, hay canciones que producen un choque de sentimientos tan opuestos como la alegría y la tristeza. En inglés, el término happy-sad expresa este contraste, y en español lo conocemos como una sensación agridulce. De pronto se vuelve maravilloso encontrarse con canciones happy-sad, que hacen que se nos mueva todo, que transmiten una sensación de nostalgia, pena o melancolía. Esas canciones cuyas letras nos hacen sufrir, con voces que nos acompañan en ese abismo de la soledad; pero que por alguna razón nos llaman a que demos play una y otra vez, porque oculta en los ritmos y acordes se encuentra una extraña alegría difícil de explicar. Son las canciones con las que uno puede encerrarse en una habitación a llorar, o quedarse mirando un punto fijo sin más; pero que también pueden llevarte a cantar y bailar como un loco.

 

Esta melancolía es la que hace que la canción nos cale y nos llegue hasta lo más profundo del alma. Nos toca varios los recuerdos más preciados, quizá los más importantes y los que dejan más huella. Siempre recordamos los momentos de tristeza y de alegría, y estas canciones juegan a esto; de forma intencionada o no, dejan abierta una ventana en nuestro corazón y nos hacen vibrar. ¿Será que, en el fondo, nos gusta pasarlo mal? Tal vez sí, pero que la tristeza dure poco; que dure acaso lo que dura un canción.

 

A continuación te compartimos 5 canciones happy-sad para disfrutar de tu tristeza sin restricciones.


1. “Close To Me”, The Cure

 




The Cure es el grupo que mejor define este choque de sentimientos. Muchos dirán que es un grupo depresivo y triste por la voz de Robert Smith, por el sonido de sus guitarras y por la melancolía que tienen muchas de sus letras; pero también son autores de varias canciones que tienen una alegría pasiva.

 

“Close To Me” empieza con unos suspiros junto con un ritmo bastante movido y alegre. Pero conforme aparece la voz de Smith y los violines notamos esa nostalgia que nos coloca en un escenario de soledad, oscuridad y niebla. Es una canción que habla de algo que no es esencialmente triste: una cita con una chica en la que el protagonista se llena de inseguridades y se siente incapaz de cumplir sus deseos. Es algo que debía ser bonito y alegre, pero acaba por ser triste e inalcanzable.





2. “Loud Like Love”, Placebo





Placebo es otro grupo con una gran melancolía en sus canciones, también dada por la voz de Brian Molko y los ritmos de sus guitarras. Esta canción tiene un ritmo espectacular, épico, de final de película que nos lleva al borde de las lágrimas. Junto con la voz de Brian nos empuja hacia lo más alto y no podemos dejar de sentir una especie de vacío, la sensación de dejarlo todo atrás, nuestra vida, nuestra gente, para ir en búsqueda de algo mejor. “Loud Like Love” refleja una especie de optimismo triste.

 

Queremos gritar a pleno pulmón hasta que se nos acabe la voz, llorando de emoción y angustia. La canción habla de un amor en sueños, al que abandonaremos al despertar; habla del recuerdo de un amor de jóvenes, de una nostalgia, y nos recuerda que somos tan fuertes como el amor.





3. “There Is A Light That Never Goes Out”, The Smiths




 

Morrissey es un maestro en hacernos sufrir. Con The Smiths quedó muy marcado su estilo de voz, sus letras y la música con la que Johnny Marr acompañaba las palabras que Morrissey escupía. Esta canción —una de las más representativas de la banda y de la década de los 80— nos habla de alguien que necesita salir a conocer gente, escuchar música y vivir la vida; puesto que ya no siente su casa como su verdadero hogar, y se refugia en el coche de un amigo o amante que le hace descubrir todo esto.

 

La canción refleja esa tristeza del vacío como ser humano, del hecho de no pertenecer a ninguna parte; y se acompaña muy bien de unos acordes que salpican melancolía, aunque en el estribillo se acelera el ritmo y la voz de Morrissey suena más complaciente y optimista, aunque en la letra diga que sería un placer morir a su lado.





4. “Red Eyes”, The War on Drugs

 




The War on Drugs es una banda que compone canciones preciosas; fusiona sus guitarras psicodélicas, la sutileza de la percusión y la entrañable voz de Adam Granduciel de una forma única, dotando a la banda de un sonido muy personal. La canción “Red Eyes” es la que mejor transmite el espíritu de la banda y ese sentimiento agridulce. La canción habla de cómo los ojos quedan rojos después de llorar, y del deseo de retener a alguien a nuestro lado y no conseguirlo. La melodía de la canción, aunque tenga toques alegres y más movidos, nos lleva al limbo, en el que sólo podemos cerrar los ojos y abandonarnos a merced de la voz del cantante que nos guía a través de su corazón.





**


Los días nublados pueden ser el momento ideal para entregarte a la nostalgia y la tristeza. Pero si lo vas a hacer, hazlo acompañado de estas 7 canciones indie. Además, te recomendamos esta lista de 6 bandas de indie latinoamericanas que no puedes dejar pasar.


Adria Jimenez  Bove

Adria Jimenez Bove


Colaborador
  COMENTARIOS