Canciones que Frida Kahlo escucharía para superar una ruptura amorosa
Música

Canciones que Frida Kahlo escucharía para superar una ruptura amorosa

Avatar of Julieta Sanguino

Por: Julieta Sanguino

14 de octubre, 2015

Música Canciones que Frida Kahlo escucharía para superar una ruptura amorosa
Avatar of Julieta Sanguino

Por: Julieta Sanguino

14 de octubre, 2015


 

“El arte más poderoso de la vida es hacer del dolor un talismán que cura. ¡Una mariposa renace florecida en fiesta de colores!”
―Frida Kahlo

Cada sábado nos dábamos cita en su hogar porque sólo así podía terminar la semana. Frida, amorosa como siempre, nos recibía con abrazos y besos a la entrada de La casa azul. Todos llevábamos botellas de vino, cerveza y tequila; ella siempre tomaba la caja de cervezas y caminaba con cuidado de no tropezar, protegiendo su más preciado tesoro.

No nos dejaba llevar ningún alimento, pues le encantaba agasajar a sus invitados con los más suculentos platillos. He de confesar que el mole era uno de los más exquisitos, aunque siempre tenía muy buen sazón para preparar cualquier cosa. Por  todos lados en su cocina se veían  pequeños papeles rayados y tachoneados en los que había listas de los ingredientes que necesitaba agregar.


superar una ruptura

Desde que llegábamos, la música acompañaba la charla. Era imposible que en su casa faltaran piezas mexicanas. De pronto no la veíamos por ningún lado y aparecía cerca del tocadiscos para cambiar la música que complementaba el ambiente.

Los demás invitados, como Dolores Olmedo y Dolores Álvarez Bravo, le causaban, tal como sus nombres de pila, dolores de cabeza intentando que los invitados pudiéramos escuchar música diferente. A veces Frida lo permitía, una pieza de Louis Armstrong sonaba a todo volumen. Bailábamos y nos reíamos a carcajadas, los más animados siempre fueron Usigli y Villaurrutia, quienes sacaban a todas las mujeres a bailar.

Rodolfo Usigli, Dolores del Río, Frida Kahlo, Adolfo Best Maugard, Xavier Villaurrutia, Felipe Mier,

Si la anfitriona lo permitía, Frank Sinatra y Benny Goodman también sonaban en La casa azul. Yo siempre entonaba las letras con la voz más extravagante, mientras todos charlaban de temas sumamente brillantes que me sorprendían gratamente. De pronto, la política cardenista levantaba el calor y las pasiones de la velada. En otro instante, las vanguardias europeas y aquellos que idolatraban mis compañeros de juerga eran mencionados, Picasso y Dalí eran los más nombrados siempre.

El alcohol comenzaba a abrirse y todos nos deshinibíamos un poco. De pronto, era frecuente ver a Diego coqueteando con las presentes, hasta que una vez Tina Modotti le dio una fuerte cachetada después de que intentara besarla delante de Frida. Recuerdo ese momento como si hubiera sido ayer, un instante después de la bofetada, Diego la tomó muy fuerte del rostro y le dio un beso fulminante. Todos reímos a carcajadas y la fiesta continuó, pero Frida, quien siempre parecía alegre, dejó ver una mueca de tristeza en su rostro y desapareció. Se acercó al tocadiscos para entonar una triste melodía de Cuco Sánchez: "Fallaste Corazón" sonaba a todo pecho, la voz de Frida superaba la grabación del aparatejo.

canciones favoritas de Frida Kahlo

Mientras la noche avanzaba, solíamos perder los estribos. Las canciones y nuestras voces sonaban al unísono. En ocasiones, la joven Chavela Vargas tomaba una botella como micrófono y cantaba, casi recitando por su condición etílica: “La Bruja”, “La llorona” o “Paloma Negra”.

Todos le aplaudíamos con entusiasmo, pues aunque Chavela fuera ríspida en trato, si lográbamos penetrar a la superficie dura, podíamos encontrar a la más tierna niña de todas. Frida corría a sus brazos, la besaba con ternura y trataba de mimarla todo lo posible, pero Chavela, sarcástica como siempre, la insultaba, se reía un poco  y le daba tremendos besos de los que Diego reía constantemente; sabía que Frida sería suya hasta la muerte a pesar de cualquier cosa y cualquier proeza del pintor. En ocasiones tocaba las piernas de mis amigas o las mías, un pequeño arrebato pasional lo hacía poner su mano en nuestros traseros y entre enormes risotadas, con su boca extremadamente abierta, nos invitaba a ir  a su alcoba.

Casi nadie lo tomaba en serio, pero algunas caían en sus redes y, de pronto, las veíamos ocupando el cuarto de Frida. Era un secreto a voces que también ella conocía. Mientras eso pasaba todos tratábamos de actuar con normalidad. Frida, como si no supiera nada y con la atención de todos, ponía su canción preferida: “Adelita”, la escuchábamos con emoción, pues sabíamos que era el momento en el que Frida bailaba sola, en el que se dejaba llevar y nada le importaba. Bailaba con todas y todos, tenía un poco de problemas para moverse por el accidente que sufrió, pero esto no mermaba su ánimo.

diego rivera fiesta

Entrada la noche comenzábamos a bailar con dificultad mientras nuestras miradas se nublaban, Frida se había dormido o permanecía sentada mientras todos los demás disfrutábamos, le encantaba vernos disfrutar. En ese momento sonaba Compay Segundo, pero no por mucho. El alcohol aumentaba más hasta que todos acabábamos bailando pegados, casi sin distancia entre los labios, únicamente esperando a que alguna pareja diera el primer paso. Gardel, el ídolo del tango, era nuestro preferido para aderezar la madrugada.

Unos dormían, otros fumaban puros o cigarros y el resto, parados en el patio o en medio de la recepción, bailábamos sin cesar hasta que la luz del sol por fin iluminara el cielo.

canciones frida kahlo

***

Las fiestas y reuniones de Frida y Diego en La casa azul son historia. Guadalupe Rivera Marín, la hija de Diego, escribió un libro en el que hacía referencia a aquellas míticas reuniones llenas de vida y el entusiasmo que siempre caracterizaba a Frida. Le encantaban las fiestas y celebraciones, desde cumpleaños, santos, bautizos y fiestas populares.

El relato publicado es una ficción sirve como pretexto para hablar de la música que escuchaba Frida y lo que estaba de moda en esa época. Aquí un playlist con las canciones que seguramente sonaban en La casa azul durante esas grandes reuniones.


"La bruja", Son Jarocho


"La llorona", Chavela Vargas


"Paloma negra", Chavela Vargas


"Adelita"


"Fallaste corazón", Cuco Sánchez 


"El rey", José Alfredo Jiménez


"Por una cabeza", Carlos Gardel


"Hello Dolly", Louis Armstrong


"Compay segundo", Lágrimas negras


"Sing sing sing", Benny Goodman


"All or nothing at all", Frank Sinatra



***

Quizá te pueda interesar:

 Los amores y amantes de Frida Kahlo



Referencias: