7 cantantes homofóbicos que contradicen los ideales de la música

Miércoles, 11 de octubre de 2017 12:04

|Eduardo Limón

Músicos que vistos desde la perspectiva libertaria del arte, más allá de sus rasgos religiosos o culturales, resultan escandalosos frente a la comunidad LGBT+.


Sí. Hay rockstars que son una completa vergüenza para la música. Son conservadores, misóginos, obtusos y llenos de prejuicios, cuando de hecho tendrían que ser todo lo contrario. Actualmente podemos hallar un número sorprendente de músicos que alguna vez se autoproclamaron disidentes y resultaron más inmersos en la cultura dominante que Buddy Holly.


Claro, tienen todo el derecho poseer una opinión frente a cualquier tema; sin embargo, resulta chocante saber que muchos de ellos son, hasta cierto punto, homófobos. Sería fácil si de entrada supiéramos que existe un género musical al que el conservadurismo siempre recurre, pero da la casualidad de que estos cantantes anti-gay no sólo viven en los terrenos del country, el hip hop, el metal, la banda regional o el reggaetón; en realidad, están en todas partes.


Incluso, y para nuestra sorpresa, esos géneros resultan en muchas ocasiones los más abiertos a la diversidad. Contrario a lo que sucede con el mundo del rock, donde el resto esperaríamos que, dado su supuesto espíritu revolucionario o conforme a los ideales del género, no se diera un rechazo tan fuerte a lo que la humanidad vive en el día a día.


Extendiéndonos hacia otros campos que no son precisamente los del rock, los de otra música cargada de ideología y presunta liberación, podemos ver el caso de Bob Marley en el reggae. Él, uno de los cantantes más importantes para la comunidad afrodescendiente, siempre combatiente contra las injusticias hacia el hombre y los grupos menospreciados, era un hombre que dejó muy en claro –y más de una vez– su postura antihomosexualidad.



Desde "Who the Cap Fit" hasta "Midnight Ravers", Marley alude a la inmoralidad de los actos gay e, incluso, demuestra entre muchas otras ocasiones su percepción misógina de la vida, sus juicios pseudoclínicos hacia las orientaciones sexuales “diferentes” y una heteronormatividad tal que políticos del gabinete de Trump hoy envidiarían.


Así, otros llamados artistas y estrellas de la música rock han sorprendido con sus actitudes frente a la comunidad LGBT+. Allí está Kid Rock, quien durante una entrevista con The Guardian utilizó la palabra gay como un peyorativo burlón hacia otros compañeros de la industria musical. Al parecer, el Sr. Rock resultó uno de los rednecks más aferrados en la actualidad...



Asimismo Prince, quien desde esas mezclas hipnóticas de funk, pop y rock, alguna vez dijo que Dios ya estaba harto de todo lo que hacíamos, de todo en lo que “lo metíamos” y todos con quien “lo lográbamos”. Que el amo de Purple Rain haya emitido un comentario así, duele, pero qué podemos hacer.



Eminem es un personaje que no sabemos hacia dónde va. Mientras es gran amigo de Elton John y participa de campañas un tanto libertarias en términos de política, sus canciones no paran de generar insultos en torno a lo gay o a todo lo que entre en el espectro del género.



Sucede lo mismo con Iggy Azalea o incluso Katy Perry, dos artistas que mucho deben a la comunidad LGBT+, pero que se dan el lujo de soltar insultos heteronormados al por mayor, e incluso dedicar letras enteras a la burla estereotipadas como la de "Ur So Gay".



Dragonforce, una banda que para el mundo entero es mejor conocida por su presencia en Guitar Hero, es también conocida por un caso de violenta insinuación en contra de los gays. Antes, tres de sus miembros tenían otra agrupación y contaban con una canción titulada "Kill All the Faggots", se encontraban en extremo alienados al white power movement y, bueno, el resto es historia.



Tan absurdo ese caso como el del exguitarrista de Metallica y frontman de Megadeth, Dave Mustaine; un músico que siempre intentó ser un personaje sórdido y peligroso, pero que a su vez se acoplaba a las líneas de MTV. En alguna ocasión, cuando le preguntaron sobre su postura frente al matrimonio gay, él se manifestó en contra o por lo menos impositivo, ya que él no es homosexual. Felicidades, Mustaine. Tanta indiferencia basada en nada siempre es gratificante.



Boicotear la carrera de estos músicos sería absurdo, también lo es pensar que su vida o sus opiniones se encuentran en completa alienación de lo que hacen en la música; entonces ¿qué hacer frente a sus opiniones, declaraciones o injurias? Básicamente nada. A muchos de los que están en esta lista el tiempo mismo les ha dejado de lado, los otros serán simplemente recordados como un paso en el espectáculo y, de vez en vez, se verán con un poco de recelo si es que su música tuvo un verdadero impacto en el mundo –justo como Prince–. No podemos exigirles absolutamente nada a estos sujetos. Son tan humanos y libres de pensar lo que quieran como cualquier otro. El problema ha sido que sus figuras públicas, en corta o gran medida, han dado pie a actitudes deplorables de sus seguidores; y eso sí debería pensarse mucho mejor si es que nos decimos partidarios de las revoluciones, las rupturas y la libertad.


**


Ahora lee:

Canciones que se convirtieron en himnos gay

El día que David Bowie y Mick Jagger tuvieron sexo y escribieron Angie

REFERENCIAS:
Eduardo Limón

Eduardo Limón


Editor de Fotografía y Moda
  COMENTARIOS