INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

El día en que Chuck Berry fue a la cárcel por viajar con una prostituta mexicana

2 de diciembre de 2017

Rodrigo Ayala Cárdenas

Berry siempre gustó de rasgar con salvajismo su guitarra y de vivir la vida de manera peligrosa.

Mientras que en algunos casos la muerte sólo demoró 27 años en llevarse a jóvenes glorias del rock (creando el famoso Club de los 27), en el caso de Chuck Berry tardó 90 largos años en hacerlo. No es que Berry no haya llevado una vida de caos, destrucción y desenfreno. Todo lo contrario. El cronista de la juventud de los Estados Unidos de los años 50 y 60, esa misma que asistía a conciertos de rock, cafés, bebía sodas, fumaba cigarrillos afuera de las escuelas, se peinaba con vaselina y se besaba en la oscuridad de los autocinemas, encontró en el guitarrista a uno de sus héroes predilectos de todos los tiempos.


Berry fue un notable guitarrista, un rebelde y fiestero por naturaleza. Bandas como The Rolling Stones y The Beatles le versionaron en varias ocasiones, dejando en evidencia que si Elvis era el Rey, Berry fue el arquitecto que sentó las bases para una música que explotaría en los corazones de la juventud ansiosa de algo salvaje. Berry siempre gustó no sólo de rasgar con salvajismo su guitarra sino de vivir la vida también de manera peligrosa.



Antes de su ascenso a la fama, durante un viaje a Kansas City con un grupo de amigos, en 1944, participó en un asalto a mano armada por el que fue condenado a 10 años de prisión. Berry cumplió cumplió tres años de condena en el reformatorio juvenil de Algoa, sitio donde formó un grupo de canto y se dedicó al boxeo. Lo suyo era retar a la vida a golpes de peligro y caos.


Años después de este hecho y de su debut como músico profesional, Berry se las vería una vez más con la justicia. Corría 1959, el guitarrista se encontraba en lo más alto de su carrera y se detuvo junto con sus músicos en un bar de Ciudad Juárez, México (después de haber concluido un concierto en El Paso, Texas) para beber unas cervezas al tiempo que visitaban los clubes nocturnos de la ciudad del striptease.



A Berry le gustaban las guitarras, el rock, las fiestas y, sobre todo, las mujeres exóticas. Era un gran fanático de invitarlas a su camerino, a su habitación de hotel o a pasear un rato en su auto. Al lado de su mesa vio a una chica de cuerpo delgado, cabello lacio y negro, caderas generosas y tez bronceada que atendía el lugar. El guitarrista y ella comenzaron a coquetear a la distancia, hasta que cruzaron palabras. Estuvieron cerca de una hora charlando, tiempo en el que el músico se deleitó con los ojos de la chica, supo su nombre, Janice Norine Escalante, que tenía 21 años y que por sus venas corría sangre apache.


A Berry le gustó tanto y le fue tan simpática que le ofreció irse con él para trabajar en su bar Club Bandstand, en San Luis, Missouri. Aprovechando su apariencia física, Berry que se vistiera de la india Pocahontas para amenizar el lugar. Janice aceptó el ofrecimiento del músico y se embarcó con él el resto de la gira.



Algunas fuentes afirman que la chica se convirtió en su amante, mientras que el propio músico afirmaba en su autobiografía que jamás la había tocado en el tiempo que duró la gira, dejando entreabierta la posibilidad de haberlo hecho una vez que llegaron a San Luis. Una vez culminada la gira y de regreso a casa, Berry instaló a su nueva empleada en el club mismo. La chica comenzó a trabajar bajo las órdenes del guitarrista quien dos semanas después tuvo que ausentarse para salir de gira nuevamente.


Pese a sus ruegos de dejarla ir con él, Berry dejó a Janice en el lugar, pues ella tenía que trabajar, según el trato que ambos tenían. Janice se sintió un poco desilusionada pero no tuvo más opción que cumplir con su palabra. En el tiempo en que Berry estuvo de viaje, su empleada dejó de ir a trabajar al Club Bandstand. Ninguno de los demás empleados sabía dónde estaba hasta que una tarde acudió al lugar un coche de la policía preguntando por el señor Berry. Al decirle a los uniformados que el dueño del lugar estaba de viaje, éstos explicaron lo que les llevaba hasta ahí: Janice Norine Escalante había sido sorprendida ejerciendo la prostitución en las calles de la ciudad. Lo grave del asunto era que tenía sólo 14 años y no 21 como todos pensaban.



Dos semanas después, Berry regresó a San Luis tras la extenuante gira. Al llegar y no encontrar a Janice sus empleados le confesaron lo que la policía les había dicho. Chuck se sintió herido y consternado. Dos días después, la chica regresó a trabajar a Club Bandstand y Berry montó en cólera contra ella, recriminándole su actitud, sus mentiras y abuso de confianza.


Su enojo lo llevó a despedirla de inmediato. Sin embargo, lo peor estaba por venir...



Los uniformados regresaron al club dos días después pidiendo hablar con el dueño. Le notificaron al músico que su empleada había confirmado ante ellos la historia que sospechaban: había sido llevada por Berry hasta San Luis desde México y efectivamente ejercía de manera clandestina la prostitución aun siendo menor de edad. El músico había infringido una ley por haber cruzado la frontera del estado con una menor a bordo con fines inmorales. Tamaño delito tuvo consecuencias graves para el artista: fue condenado a cinco años de prisión y a pagar una multa de dos mil dólares.



Durante el juicio, se comprobó que Berry recibió insultos racistas por parte del juez George H. Moore Jr., lo que sirvió a los abogados del acusado a apelar la sentencia y solicitar una revisión del caso. Algunas fuentes argumentan que esto no sirvió de nada ya que el músico fue hallado de nueva cuenta culpable y sentenciado a pasar tres años tras las rejas de los cuales sólo cumplió uno y medio (de febrero de 1962 a octubre de 1963). Por otro lado, el músico en su autobiografía afirma que jamás estuvo en la cárcel: «Esa es la idea errónea que tiene la gente de que Chuck Berry fue a la cárcel. Están completamente equivocados. Pero eche un vistazo a cualquiera de los periódicos locales y verá que fui absuelto. Nunca fui a la cárcel».

 

-

 

Dejando de lado el enigma de si el guitarrista que solía hacer el clásico “paso del pato” en escena estuvo preso o no a causa de Janice Norine Escalante, tal vez sin la presencia de Elvis, Chuck hubiera sido catalogado como el auténtico Rey del Rock. Sin embargo, la hipocresía y racismo de ciertos sectores del pueblo norteamericano, lo hicieron a un lado y prefirieron poner en su lugar a un blanco de buena apariencia. Berry nos dejó el 18 de marzo de 2017, en la que fue una de las pérdidas más tristes de la historia del rock. El hombre que fundó el rock n' roll está ahora en algún lugar del universo tocando las cuerdas de su guitarra, indiferente a los líos que tuvo en vida como buen rockero.

TAGS: Rock en inglés Datos curiosos Rock
REFERENCIAS: Milenio Daily News Heavy

Rodrigo Ayala Cárdenas


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Here's Why Claudia Romo Edelman Believes You Can Change The World 4 consejos para convertirte en viajero si tienes un trabajo muy demandante Pinturas de Philip Barlow que demuestran cómo ve el mundo la gente con miopía Ideas para tus selfies cuando no sabes cómo posar Fiesta de El Porvenir, el gran evento del vino mexicano que casi nadie conoce La enfermedad que regresó gracias a los antivacunas y está a punto de iniciar una epidemia

  TE RECOMENDAMOS