INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Cómo es ser un adicto a la heroína según los Ramones

11 de diciembre de 2017

Rodrigo Ayala Cárdenas

Su gran bajista, Dee Dee Ramone, dejó testimonio de su adicción en uno de los grandes temas de la banda.

One, two, three, four!



Nadie que ame el rock podrá olvidar este grito de batalla que el bajista de los Ramones, Dee Dee Ramone, hizo célebre e institucionalizó antes de comenzar alguna de las cientos de canciones que la banda punk de Queens, Nueva York, compuso en su carrera. Al llegar al cuatro, una metralla musical comenzaba con alegría para llenar de rebeldía los corazones de los miles de fans de la banda.


Fue Bárbara Zampini, su esposa, quien lo halló muerto el 5 de junio de 2002 en Los Ángeles, California. Finalmente, Dee Dee había perdido la batalla contra una larga adicción a la heroína que venía desde que tocaba para los Ramones. Douglas Glenn Colvin, su nombre real, era un rockero de los duros, aquellos que hacen del vicio no una necesidad sino una postura ideológica. Su niñez estuvo marcada por constantes mudanzas, el alcoholismo de su padre y un carácter que no lo ayudaba a socializar con nadie. Encontró en la música, los cómics, las películas de terror y las drogas la única vía de escape para el dolor que lo perseguía.



Fue él quien inventó el nombre de la banda en honor a Paul Ramone, pseudónimo que usaba el bajista de The Beatles, Paul McCartney cuando se hospedaba en algún hotel. Fue él quien se hacía cargo de la mayoría de las letras en las que descargaba su vacío y hastío existencial, además de sus anécdotas como delincuente. Fue él quien creó la vestimenta típica de la banda. 


Los cuatro Ramones originales (Joey, Dee Dee, Johnny y Tommy, reemplazado luego por Marky) eran piezas fundamental de la banda; sin embargo, fue el bajista la parte más salvaje de la misma, el que mejor representaba los valores punks de la agrupación estadounidense. No sólo era su necesidad de consumir heroína, mariguana o alcohol, sino que en su sangre habitaban esos instintos callejeros de vivir a límite. A Dee Dee le gustaba salir con mujeres, pegarse borracheras en los bares de Queens, protagonizar divertidas juergas con amigos y hacer una música que sirvió como piedra angular para un género que sin ellos hubiera carecido de la parte más optimista.



Hoy el bajista es recordado con cariño por todos los que formaron parte de la escena punk de mediados de los 70. Los Ramones es una de las bandas pilares del rock. Días antes de fallecer, Dee Dee, acabado, canoso, pero con un alma punk intacta en sus interior, dijo que «las giras ya son demasiado para mí. Tengo 50 años, es posible que me muera pronto, y estoy muy cansado». Sus últimos años los pasó asistiendo a recitales de poesía, pintando, dibujando, presentando sus libros y, por desgracia, dándole a su cuerpo esa droga que inmortalizó en la canción “Chinese Rock” del álbum End of the Century de 1980.



Somebody calls me on the phone

Say "hey-hey, is Artie home?

You want to take a walk

You want to go cop

You want to go get some Chinese Rock?"


I'm livin' on a Chinese Rock

All my best things are in hock

I'm livin' on a Chinese rock

Everything is in the pawn shop


The plaster fallin' of the wall

My girlfriend cryin' in the shower stall

It's hot as a bitch

I should've been rich

But I'm just diggin' a Chinese ditch


I'm livin' on a Chinese Rock

All my best things are in hock

I'm livin' on a Chinese rock

Everything is in the pawn shop


The plaster fallin' of the wall

My girlfriend cryin' in the shower stall

It's hot as a bitch

I should've been rich

But I'm just diggin' a Chinese ditch


Desde aquel entonces, el bajista estaba enganchado sin remedio a la heroína y lo dejó patente en una de sus composiciones más versátiles; algo alejada del clásico sonido punk, para elegir un ritmo más cercano al hard rock, pero de una excelente calidad. “Chinese Rock” es una dura crónica de la manera en que la droga se vendía en algunos circuitos de Nueva York que conocía bien. El tema fue compuesto por Dee Dee en colaboración con su amigo Richard Hell, también junkie y miembro de la banda The Heartbreakers.



Cuando el bajista presentó el tema a sus compañeros de banda, fue vetado al considerarlo demasiado fuerte en su alusión a la droga. Entonces Dee Dee terminó de grabarlo con Hell, dándole los últimos toques en la música y las letras. Al final, la banda decidió incluirla en el disco, lo cual resultó ser un gran acierto. Cabe destacar que el músico siempre se sintió orgulloso del tema (es uno de los tres mejores de End of the Century), dejando bien claro que jamás fue una apología a la heroína sino una especie de historia en torno a ella.


Dee Dee no sólo fue un adicto a la heroína; consumía antidepresivos debido a un trastorno bipolar que lo alejó de los escenarios en 1989 y era en gran parte culpable de su conducta errática. Abandonó los Ramones después de varias recaídas y entradas y salidas de hospitales psiquiátricos y clínicas de rehabilitación. Poco después de que muriera Dee Dee, su excompañero de banda, el mítico y también ya muerto Johnny Ramone, declaró que: «fue el bajista más influyente del punk. Provocó que muchos jóvenes quisieran tocar el bajo con sólo verlo tocar».


-


También te puede interesar otro capítulo de la historia de los Ramones:


El triste Joey, el Ramone que disfrutó su vida a pesar de no tener nada

TAGS: Historia de la musica Rock en inglés Punk
REFERENCIAS: Efe Eme

Rodrigo Ayala Cárdenas


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Colectivo Diseño Mexicano: Venta de diseño y moda en la CDMX La misteriosa señal extraterrestre que podría probar que no estamos solos en el Universo Poemas de Nahui Olin, la mujer más libre y apasionada del arte mexicano Cosas extrañas que le suceden a tu cuerpo mientras duermes Xicoténcatl: el guerrero tlaxcalteca que se negó a aliarse con los españoles y lo pagó con su vida Razones por las que saltar la cuerda es el mejor ejercicio que puedes hacer

  TE RECOMENDAMOS