Algunos esperamos por Pearl Jam toda la vida

Algunos esperamos por Pearl Jam toda la vida

Por: Rapunkzel -


Fueron cuatro años los que tuvieron que esperar los fans para volver a ver en vivo a Pearl Jam desde su última actuación en el Foro Sol. En mi caso, yo tuve que esperar toda mi vida.

Más que puntuales al iniciar a las 8:52 de la noche, lo que provocó la estampida de asistentes demorados por el tráfico de la zona, se apagan las luces enteras del Foro Sol y se vislumbran en el escenario los diseños pertenecientes a Lightning Bolt; en medio, como dicta la costumbre, la batería que reposa inmóvil luce una imagen de la Torre Eiffel. Inician los primeros acordes de la melancólica “Pendulum”, incluida en este disco más reciente que le dio el “último empujoncito” a una mini gira que volvió a concluir en México, como sucediera en 2011 cuando vinieron con la gira "PJ20". Es un inicio sin duda muy al estilo de Pearl Jam, quienes al parecer gustan de crear atmósferas como contrastantes préambulos para el rock que será detonado más adelante.

“Release” refuerza la atmósfera con la que poco a poco se desenvuelve el concierto, y que encuentra una excelente sucesora en “Elderly Woman Behind the Counter in a Small Town”, calurosamente coreada por la multitud. De pronto, el beat desde la batería da la señal de que todo está por cambiar de inmediato al acelerar el tempo y confirmarse nuestra sospecha con el rasgueo inicial de “Why Go”; aunque sin importar demasiado el brío de esta canción tan clásica, ni el solo que ejecuta Mike McCready que otrora debió significar la locura, resulta muy extraño echar un vistazo a la gente y hallarla tan quieta, sin que exista mucha iniciativa (o quizás espacio) para sacar esa actitud grunge que tanto distingue (¿distinguió?) a esta fabulosa agrupación.

pearl jam

Con “Mind your manners” me di cuenta de que nadie había armado el slam, o el pogo; y entonces ansié que alguien arrancara un pedazo de fieltro que recubría el piso para usarlo como trampolín e hiciera volar a la gente en él. Se percibe algo distinto en el ambiente. Quizás en todos estos años no debí repetir tantas veces el VHS con los videos de su actuación en el Pinkpop Festival...

Encaminado el ánimo, continúan con “Do the evolution”, en cuya mitad Eddie nos pone a corear siguiendo a la guitarra. “Estamos vivos, y lo mejor es que ustedes también menciona en su pequeño español. Gracias, gracias, ¿cómo están? Estoy feliz de verlos de nuevo, y bienvenidos a la última noche del tour. Estamos felices de tocar el último show en México City. ¿Están todos bien? ¿Están todos seguros? ¡Aquí va!”, menciona antes de “Breakerfall”, sencillo del álbum más difícil para la agrupación: Binaural. Entonces se liberan los primeros acordes de la maravillosa “Corduroy” a la que le añade una especie de puente que le sirve para improvisar coros, invitándonos también a seguirlos con nuestras voces.

La racha de clásicas continúa con la preciosísima “Garden”, de aquel primer disco de 1991. Pero pronto su delicado encanto es interrumpido por “Even flow” que de inmediato interpreta la voz de la multitud que llega a enfrentarse incluso con el poderosísimo equipo de audio del recinto, y refuta su supuesta magnitud. En el frenesí de tan imponente canción, Eddie Vedder comienza a recorrer a toda velocidad el escenario de extremo a extremo, hasta posarse en las máximas aristas del escenario a fin de acercarse al público, lo que de seguro anima a Mike McCready a abandonar su posición y bajar hasta la valla de contención, sobre la que cayó para ser recibido por los ardientes fanáticos quienes de inmediato lo envolvieron con sus frenéticas manos.

Asimismo, “Daughter” se une a la serie, siendo otra de las más coreadas, que da pie también a la creación de una ola lumínica a lo largo y ancho de la multitud, originada por el encendido continuo de encendedores y celulares, que como chispazos destellan al ritmo de la música. De repente se inmiscuye un mashup con el cover a la banda punk-oregonense Dead Moon “It’s ok”, que resulta muy atinado al ser del mismo tempo que Daughter.

PJ-Gif

“Les mandamos nuestro amor. La felicidad es un acto de desafío, recita nuevamente Eddie en uno de los momentos más conmovedores de la noche al interpretar “I Want You so Hard”, de los Eagles of Death Metal, evidentemente como tributo a distancia a la banda californiana tras la terrible experiencia que significó presenciar uno de los atentados acaecidos hace un par de semanas en París, apegados a su vena activista, invitándonos a reflexionar sobre la belleza de estar vivos y seguros, y de tener la oportunidad de disfrutar tranquilamente de un show con nuestros amigos.

Pearl-Jam-mexico


Con una hoja de papel en la mano, Eddie Vedder se dispone a leer en español una dedicatoria para “un hombre que murió demasiado pronto, a los 25 años. Su nombre es Fernando y a él le encantaba la banda. Su familia está aquí esta noche. Fernando, ésta es para ti”; antes de interpretar la preciosísima “Sirens”. No había mejor canción para continuar que “Given to fly” que desata nuevamente el vozarrón de la multitud emocionada con tan tremendo clásico.

“Les dijimos a nuestros familiares y amigos que están aquí que México es un lugar increíble. Es algo muy especial para la banda cerrar la gira aquí. Reconocemos muchas caras en la audiencia, no es fácil viajar tanto y estar finalmente aquí, fans que han estado presentes en toda la gira por Sudamérica y esperamos que hayan tenido una gran aventura. Sabemos que han viajado mucho y que han estado en tantos lugares, y nos han dado tanto amor y respeto, que nos sentimos muy felices de que nos hayan elegido a nosotros” —afirma Vedder. 


pearl jam

“You are” y la novedosa “Lightning Bolt”, que también intitula a su más reciente producción, dan pie a uno de los momentos más suaves de la noche, justo antes de que estalle la multitud al iniciar “Rearview Mirror”, a la que también añaden un larguísimo puente y numerosos arreglos, más que merecidos para una canción tan grandiosa que a momentos queda casi irreconocible, sólo hasta después de las palmadas, el solo de guitarra que Eddie retoma el canto y el bajo vuelve a roncar su maravillosa línea.

Afortunadamente llega el momento de un encore, perfecto después de la exigencia de esta última canción, y al retomar el concierto con “Throw your arms around me”, original de Hunters & Collectors, que al parecer fue solicitada por una pareja de recién casados, mientras que en la pantallas se proyecta a los fans que cantan al borde del frenesí cada frase de la canción. Es increíble cómo han logrado reunir, y siguen reuniendo, una horda de fieles seguidores aquí en México. “Vedder para presidente”, dicta el cartel que sujeta un fan. “¿Cómo se dice 'ukekele' en español? —pregunta Eddie justo después de colocarse el suyo—. Me pone nervioso porque es muy pequeño. Ésta es una historia real” —anuncia antes de comenzar “Sleeping by myself”.

Nuevamente sujeta una hoja de papel para leer con un adorable cuidado el discurso en español que ha preparado. “Después de los ataques en París, sentimos que esta canción tenía que ser tocada. Por favor, enciendan sus celulares y canten con nosotros en memoria de las víctimas, y en honor de su autor John Lennon”. Dicho esto, la audiencia deja de ser un ente oscuro y multitudinario para convertirse en diamantes, en un campo de luces y una sola voz que acompaña a una gran versión de “Imagine”. Los covers continúan con otra pieza fervientemente cantada por los asistentes, y que definitivamente Pearl Jam tiene la talla suficiente para tocarla: se trata de “Comfortably Numb” de Pink Floyd, a la que añaden fascinantes solos de guitarra y que orilla a la audiencia a la máxima conmoción.

concierto de pearl jam


Después de un episodio tan intenso, “Animal” es felizmente ejecutada, y al fin se vislumbra un poco de esa actitud que tanto marcó a Pearl Jam cuando Eddie hace algunos de sus movimientos más conocidos, apoyándose en los monitores o saltando en el escenario. Se prolonga la esencia grunge cuando inicia “Save you”, que a pesar de no ser una canción tan antigua, sigue siendo de las más emblemáticas. Es en este instante que experimento un pequeño alivio, al divisar entre la multitud a pequeños grupos que se animan finalmente a armar el slam.

Entonces Eddie se dirige a una fan que se encuentra en la primera fila y le pide su bandera: una bandera mexicana que tiene escrito el nombre “Faithfull”. “Vamos a cambiar el programa, sólo un segundo”, y aprovecha el momento para presentarnos a “Legs”, su camarógrafo de cabecera, quien después de 20 años de trabajar con la banda, los acompaña por última vez. Le agradecen, Eddie lo reconoce como un miembro de su familia, y la conmoción nos alcanza a todos. El estrecho vínculo que la banda genera también alcanza a la afortunada fan que cedió la bandera, a la que complacen tocando “Faithfull”, cuyo rostro satisfecho es transmitido en las pantallas, capturando un momento que definitivamente ni ella, ni los fans que lograron estrechar la mano de Eddie mientras andaba por debajo del escenario, van a olvidar nunca.

El alarido colectivo que se desata momento más tarde anuncia que “Black” ha iniciado. Acompañada por la bonita tradición del encendedor, los fans se dedican a cantarla con la pasión obligada, esa que es capaz de desgarrarte la garganta mientras aprietas el puño y se te salen las lágrimas. O al menos, así lo viví yo. Es precioso cómo se prolonga ese pequeño estribillo (“tururututururuuuu”) por minutos, y vuelven a surgir los destellos en serie detonados por la multitud, obedeciendo el ritmo de la canción. Sin embargo, la ligera desazón que provoca esta obra maestra es pronto sustituida por el dinamismo de “Porch”, que empuja a Eddie a contagiarse de la energía de su propia canción para correr por todo el escenario. Por un momento pensé que podría repetir alguna de sus conocidas hazañas de subirse a los monitores o trepar por las monstruosas bases que sostienen el backline. Eso no sucede, pero sí se decide a correr por debajo del escenario, en el pit para acercarse a los fans.

Después de la segunda pausa del concierto, reaparecen para interpretar “Last kiss”, con uno de los covers más suertudos de la historia, seguida de la monumental “Jeremy”, que hace que la gente en verdad se desviva por tan magnífica pieza. “Antes de irme a Seattle, había un tipo que ya era mi baterista favorito. Uno de los grandes bateristas de Seattle, un gran hombre, y un gran músico. Por supuesto que él ya tenía banda, estaba en Soundgarden. Matt es un chingón, y es muy guapo ¡y es su cumpleaños!” —señala Eddie antes de sujetar un pastel de cumpleaños para Matt Cameron,  el miembro más reciente de la banda, mientras la audiencia le canta “Happy birthday”, y “Las Mañanitas”. El pastel termin a disperso encima de la multitud, pero definitivamente era esa la única manera en que lo podían compartir con todos.

De golpe se empiezan a escuchar los primeros segundos de la magistral “Betterman”, que incluso los fans cantan a gritos mientras saltan a mi lado, con los brazos extendidos apuntando al cielo. La seguimos a su compás con nuestras palmadas entusiastas, hasta que Eddie comienza a interpretar frases improvisadas "ad hoc" con la letra de tan conmovedora canción. Entonces sabemos que comienza a anunciarse la última parte del concierto al sucederse éxito tras éxito, agora con la majestuosa "Alive".

La interpretación de "Keep on rockin' in the free World", original de Neil Young, es más que sólo una canción en el setlist, más que la lluvia de cerveza y vasos que se desata por doquier dentro del Foro Sol; más que el amistoso slam que se arma a mi lado, que es el más hermoso que he visto en mi vida: es una declaración para el mundo, tras los sucesos recientes, que convierte así a la música en mensajera y promotora de la paz, cumpliendo con una doble función al motivarnos también a defender nuestro derecho de no tener miedo.

“Ahora nos iremos a casa con esta experiencia en nuestros corazones y mentes. Gracias a todos por esta noche, es de verdad muy difícil irnos”, dicho esto y abierta una botella de champaña, el riff de "Yellow Ledbetter" me orilla a ceder la contención de mis lágrimas, con un estilo de guitarra mucho más rasposo. Finalmente, ya con todas las luces del Foro Sol encendidas, la coreamos con intensidad y hasta una especie de nostalgia anticipada, porque a partir de este momento desconocemos qué otras cosas horribles pueden pasar en el mundo para que la música vuelva a ser el agente que se encargue de sanar los daños que la humanidad insiste en causarse.

Eddie Vedder es el último en dejar el escenario después de tres horas de concierto.

pearl jam

A pesar de que yo tengo una idea del grunge muy arraigada en la memoria, me parece que lo que vi fue extremadamente natural, parte del proceso de cualquier banda monumental; una forma de decirle al mundo que has madurado es embellecer las cosas que haces, tomarse el tiempo para pulirlas hasta volverlas aún más hermosas de lo que son, y ese es el camino que han elegido para envejecer, en el sentido más positivo, ya que después de casi 25 años de carrera el sendero invariablemente se transforma, y el que han tomado es uno mucho más solemne. Sin embargo, es indiscutible que hay mucho de ese encanto noventero que prevalece en este grupo de músicos, sin el que no se podría explicar nada de lo que somos ahora. Fue un concierto épico, definitivamente, donde terminaron algunas cosas, pero también crecieron muchas otras, como nuestra esperanza de que con el paso de los años vuelva a surgir otra oportunidad de verlos nuevamente en este país que tanto los idolatra, donde los volveremos a recibir con los brazos y corazones abiertos.

***

Setlist
Pendulum
Release
Elderly Woman Behind the Counter in a Small Town
Why Go
Mind Your Manners
Do the Evolution
Breakerfall
Corduroy
Garden
Even Flow
Daughter (mashup con "It's ok" de Dead Moon)
I Want You So Hard (original de Eagles of Death Metal)
Sirens
Given to Fly
You Are
Lightning Bolt
Rearviewmirror
___
Throw Your Arms Around Me (original de Hunters & Collectors)
Sleeping By Myself Imagine (original de John Lennon)
Comfortably Numb (original de Pink Floyd)
Animal
Save You
Faithful
Black Porch
___
Last Kiss (original de Wayne Cochran)
Jeremy
Better Man
Alive
Keep On Rockin’ in the Free World (original de Neil Young)
Yellow Ledbetter
**
Fotografías: Chino Lemus

Referencias: