El consejo de Sartre para curar tu vacío existencial
Música

El consejo de Sartre para curar tu vacío existencial

Avatar of Daniel Morales Olea

Por: Daniel Morales Olea

9 de marzo, 2016

Música El consejo de Sartre para curar tu vacío existencial
Avatar of Daniel Morales Olea

Por: Daniel Morales Olea

9 de marzo, 2016



“Eres la música mientras la música dura”.

-T.S. Elliot

Schopenhauer estableció, en el siglo XVIII la grandeza del arte musical. Algo intangible que solamente escuchamos pero no vemos, fue para él la mayor expresión humana. Claro, cómo no pensarlo en la época de los más grandes compositores de la historia. Sin duda fue un momento trascendental en la historia del sonido e incluso hoy, encontramos en esos grandes compositores la cumbre de la composición clásica y formal. Pero así como Schopenhauer era un ávido seguidor de los músicos románticos, en el siglo XX otro filósofo encontró en la música de su época una forma de entender al ser humano y la angustia de su existencia: Jean-Paul Sartre y su amor por el jazz.

Jean-Paul Sartre

Así como Schopenhauer, Sartre también creía que el arte podía ser una de las curas para ese mal que algunos llaman vida. A pesar de escribir en 1940 "La obra de arte es una irrealidad", también escribió en su novela más importante, "La Nausea", que su protagonista, Antoine Roquentin encontró la libertad, curó su nausea y vacío existencial al escuchar una canción de jazz. La pieza en sí es "Some of These Days" y se refiere a la cantante como "una negra" y al compositor como "un judío". Nunca especifica quién canta la versión que Roquentin escucha y que lo libera de toda intrascendencia humana, pero tal vez podría ser esta versión de Ethel Waters. 



"En una obra de arte el aquí-y-ahora de la existencia humana se muestra como un elemento inherente en las relaciones necesarias. Pero en contraste con la obra de arte, en el mundo real la existencia del ser humano es contingente y por esa razón es libre". 
La libertad es lo que causa la crisis y la nausea del protagonista y es el jazz la única forma en que encuentra la forma de plantarse en la tierra y no en el vacío. Peculiar que sea el jazz, música que se desprende de la norma y evoca la libertad en el camino de la improvisación, la que da sentido a la existencia humana. "La Nausea", habla de 'Some of These Days' canción que en el imaginario del jazz que conocemos hoy es bastante tranquila, aunque sí tiene una letra por demás melancólica: 

"I feel so lonely
For you only
Cause you know, honey
You've always had your way;
And when you leave me
You know it's gonna grieve me"

Soledad y dependencia -dos elementos que también componen su teoría del amor-, eso de lo que habla la canción extrañamente hace soportable la existencia y entonces nos hace cuestionarnos: ¿son acaso el dolor y la tristeza las últimas verdades? Parece ser algo que Sartre diría y que va de acuerdo a su pensamiento.

Jean-Paul Sartre

"Una negra y un judio", Sartre se redime en la otredad. Un francés ateo que escucha la música estadounidense en voz de una mujer afroamericana. La causa de la calma no está en nosotros sino en lo que no somos. Nos invita a descubrir lo oculto, a conocer lo que no somos y tal vez, a abogar por lo nuevo. No es solamente que hay un ritmo en el jazz que no se encuentra en ningún otro lado, es que la base de su concepto está marcada por una profunda idea filosófica. El jazz parte de la improvisación, nunca se toca de la misma manera y esa libertad condena a la canción que se complementa con nuestra libertad infinita generando el sosiego que Sartre encontró en la música. 



Años después de publicar su libro, el filósofo visitaría Estados Unidos y se encontraría con la entonces nueva corriente del jazz denominada "Bebop". Esa música que inspiró a Kerouac a viajar, que lo hizo comprender algo de la filosofía budista en su sonido vertiginoso también cambió a Sartre. Conoció a Charlie Parker y a Miles Davis e hizo lo posible por escuchar a John Coltrane. Denominó al género "la música del futuro" y finalmente dijo algo que aún hoy, después del rock, el metal, la electrónica y muchos géneros que han surgidos desde entonces, continúa siendo una verdad elemental del jazz:
"(El jazz) le habla a la mejor parte de ti, a la más dura, a la más libre, a la parte que no quiere ni la melodía ni abstenerse, sino el ensordecedor clímax del momento". 



Encuentra tu libertad, entra en crisis y después acércate al jazz y a su proceso de curación, pues este es capaz de alcanzarte después de darte cuenta que no hay sentido en la vida. “Cada cosa que existe nace sin razón, se prolonga por debilidad y muere por casualidad" dijo el filósofo francés. Piensa en eso, pon un gran disco de jazz y demuestra que la vida puede no tener sentido, pero tal como en el caos del jazz, siempre hay una hermosa armonía en lo que no podemos entender.

***
Te puede interesar:

Frases para producir tu propia crisis existencial

Cura las siguientes enfermedades con música

***
Fuente: Open Culture




Referencias: