El día en el que el odio hacia Bruno Mars se convirtió en un milagro para la música
Música

El día en el que el odio hacia Bruno Mars se convirtió en un milagro para la música

Avatar of Alonso Martínez

Por: Alonso Martínez

15 de febrero, 2017

Música El día en el que el odio hacia Bruno Mars se convirtió en un milagro para la música
Avatar of Alonso Martínez

Por: Alonso Martínez

15 de febrero, 2017

 

 

Es insólito lo que el odio puede hacer por la música.
Es posible recordar el desprecio que tenía Bob Dylan hacia quienes lo señalaban únicamente como un cantante de protesta y cómo esto lo motivó a crear una personalidad impenetrable, con la que escribió algunas de las canciones más hermosas del siglo XX. También es memorable la ira de los jóvenes punks, quienes, situados frente a un gobierno desinteresado, crearon un movimiento cuya influencia sigue tangible en las bandas actuales. Cómo olvidar la furia que generó en Alex Turner después de que lo señalaran como "demasiado británico". Ese pequeño comentario lo hizo convertirse en una figura diferente al que era en el pasado, un joven tímido que ahora es una especie de Elvis moderno, con canciones profundas de amor.

En días recientes, un suceso similar golpeó la industria y el responsable es Bruno Mars, uno de los rostros recientes de la música pop y funk.

tributo a prince bruno

Es sabido el hecho de que Mars no es amado por los fanáticos de la música de calidad. Su estilo es demasiado similar al de Michael Jackson y su exceso de productores le restan credibilidad. Si acaso, sus pasos de baile impresionan al igual que la producción de sus videos, no es más que un personaje que puede ser reemplazado por alguien con mayor talento escénico. Entonces, ¿por qué hablar de él? Es justamente su mala imagen para el público crítico lo que generó un cambio en la música. Irónicamente todo sucedió durante los Grammys, una de las entregas de premios que cada vez es más vista como innecesaria y absurda.

tributo a prince beyonce

Los galardones se entregaron, el 12 de febrero, sin expectativa de un acontecimiento asombroso. Los mismos artistas populares de cada año estaban nominados –incluidos los mainstream del rap–. Era obvio que iba a haber un número de protesta anti-Trump (a cargo de A Tribe Called Quest) y que en Twitter habría quejas por la falta de criterio lógico y de reconocimiento a propuestas independientes. También se sabía que en algún momento de la noche, Prince –icono sexual y genio del rock/pop– tendría una especie de homenaje por sus incontables aportaciones a la música y su cercano aniversario luctuoso.

Primero, la hija de Jay-Z y Beyoncé, Blue Ivy, apareció vestida con el representativo traje del álbum y película "Purple Rain" y con eso hubiera sido suficiente, pero llegó Bruno Mars a la escena y todo se deshizo... al menos para los fanáticos extremos.

tributo a prince

El intérprete de 'Uptown funk' subió al escenario con el mismo atuendo que Blue Ivy y los seguidores quedaron horrorizados al ver que la banda que lo acompañaba era The Time, grupo fiel que colaboró junto al ícono del funk durante su mejor época, los ochenta. El conjunto tocó tres temas del príncipe: 'Jungle love', 'The Bird' y 'Let's Go Crazy', canciones que los asistentes de los Grammys y los fanáticos del pop cantaron con toda alegría, pero que los verdaderos amantes lamentaron escuchar. Inmediatamente, comenzó una discusión en Internet sobre la presentación y desató que el hombre una vez más fuera tendencia (después de su muerte).

tributo a prince muerto

Los puristas lanzaron piedras y los simples escuchas no encontraban la razón de la molestia. Mientras tanto, los propietarios de la música de Prince ya habían elaborado un plan para lanzar durante el evento todo el catálogo del músico a las plataformas de Spotify y Apple Music.

¿Parece un milagro, cierto?  

tributo a prince muerte

El problema es que Prince nunca hubiese querido eso. De hecho, justo antes de morir había ganado una demanda contra Warner Bros que le daba control de todas sus producciones y había declarado que nunca hubiese querido caer en el juego de dichas aplicaciones, que sólo le proporcionan una diminuta parte de las ganancias a los artistas. Pero, entonces, ¿quién vendió las canciones?

tributo a prince icono

No se sabe quién quedó en control del catálogo de Prince una vez que el músico se fue. Un hombre alegó haber sido el heredero por medio de un acuerdo verbal, pero el caso no fue cubierto en su plenitud, así que no se tiene un resultado claro. Lo más probable, es que el poseedor no haya tomado en cuenta las opiniones de Prince cuando se le invitó a vender su catálogo. Después de todo, ese individuo recibiría las pequeñas ganancias que generaría la música del genio, sin hacer un solo esfuerzo. Solo necesitó un momento extra de gloria –gracias al odio y la discusión que generó Bruno Mars con su presentación– para aprovecharse del talento de un hombre muerto.

tributo a prince

La presentación en homenaje a Prince fue bien ejecutada, pues el talento escénico de Mars es suficiente para crear un momento televisivo de calidad, pero los fanáticos se ofendieron de que un artista tan plástico interpretara a un hombre cuyo misterio e inteligencia cambiaron el mundo. El príncipe es un ícono que no puede reemplazarse. Es como si en un momento, Justin Timberlake tomara la imagen de David Bowie; simplemente suena ilógico.

Al menos, ahora es posible escuchar a Prince en las plataformas que se mencionaron.
Así que, ¿qué más hace falta para disfrutar el resultado del odio?

Escucha al verdadero y único Prince:


Fuentes: The Wrap & Rolling Stone


Referencias: