El mejor rapero actual no se llama Jay ni se apellida West
Música

El mejor rapero actual no se llama Jay ni se apellida West

Avatar of Alonso Martínez

Por: Alonso Martínez

3 de noviembre, 2016

Música El mejor rapero actual no se llama Jay ni se apellida West
Avatar of Alonso Martínez

Por: Alonso Martínez

3 de noviembre, 2016



El final del siglo XX y el inicio del XXI presentaron en forma fugaz la manera en que un solo género musical puede tomar distintas evoluciones. El hip hop nació a inicios de los ochenta y con él se desarrolló el rap. Public Enemy, RUN-DMC, Wu-Tang Clan y NWA nos llevaron por distintas etapas de cambio hasta que finalmente todo tomó un giro más oscuro y Eminem perfeccionó el género transformándolo en una forma de arte más compleja creando historias, destrozando el diccionario y haciendo rock ese híbrido entre las ramas del talkin' blues y el hip hop. Pero ya pasó demasiado tiempo desde que Marshall Mathers hizo explotar al mundo y un nuevo hombre ha tomado su lugar como el nuevo revolucionario del género.
No, no es Kanye West, quien no puede hacer freestyle; ni Dr. Dre, quien desde "The Black Album" es una momia más en la historia del rap; su nombre es Kendrick Lamar y aunque ya sea mencionado en algunas listas populares, su completa genialidad es mucho más compleja de lo que la fachada nos puede mostrar.

kendrick lamar

Kendrick Lamar resalta de entre sus contemporáneos porque va más allá del hip-hop y se atreve a transformar incluso el concepto de música. Escucharlo es similar a ver una película de David Fincher o leer un cómic de Alan Moore; el artista crea una experiencia lejana a las canciones individuales y crea obras complejas, toma la voz de distintos narradores que parecen arrastrarnos sin clemencia por la mente del genio.

Nacido en California, Kendrick Lamar Duckworth no tiene un trasfondo complejo: no tuvo una infancia difícil y fue un estudiante de excelencia. Hijo de un aficionado al jazz comenzó a fanatizarse por las canciones de Tupac Shakur y Dr. Dre, por lo que comenzó a interesarse en la creación musical. Comenzó a juntarse con otros aficionados, pero notó sus propias debilidades: otros raperos eran mejores, más rápidos o astutos que él. Eso lo llevó a pensar en opciones para resaltar de entre el resto de los aspirantes a la fama. Si no podía hacerse más rápido o más abierto con sus rimas, tenía la posibilidad de hacer algo mucho más grande.

kendrick lamar genio
A sus 16 años, en 2004, Lamar lanzó su primer mixtape titulado "Youngest Head Nigga in Charge" bajo el nombre de K-Dot y comenzó a darle fama debido a sus complejas secuencias de beats y una temática constante en sus letras. Los siguientes cinco años estuvieron llenos de mezclas experimentales con lanzamientos constantes hasta que llamó la atención de distintas discográficas que comenzaron a pelear por un contrato con Lamar. Mientras eso sucedía, el rapero publicó su primer álbum titulado "Section.80" con colaboraciones de varios de sus contemporáneos. Fue un esfuerzo de distintos productores que trataron de sintetizar la enorme visión del artista. Top Dawg fue el estudio a cargo y logró llegar al 113 de las listas de popularidad convirtiéndolo en todo un fenómeno.

Las críticas positivas a su trabajo fueron abrumadoras. El trabajo estaba conformado como un álbum conceptual. Y aunque ya han existido esfuerzos de este tipo en el mundo del hip hop, nadie ha creado un estilo de narrativa que se acerque a las creaciones de Lamar. La historia sigue a Tammy y Keisha y las dificultades de su vida bajo el racismo, búsqueda de identidad y una cultura enfocada hacia las drogas. Para su primer disco, sirvió como preámbulo a creaciones más experimentales.

kendrick lamar

Finalmente, Interscope y Aftermath (disqueras de Eminem y Jay-Z) ganaron la batalla de discográficas y firmaron con Kendrick para crear su segundo álbum "Good Kid, M.A.A.D City". Sería demasiado afirmar que no hay palabras para describir ese disco, pero simplemente es difícil. Si en su disco anterior creó un cuento, "Good Kid" es una novela adaptada al cine. Mediante llamadas, cortes y canciones, cada una de las palabras que suenan tienen que ver con el tema. Kendrick no pierde el tiempo con canciones de glamour o temas cruentos para integrarlas forzosamente a la historia; él deja que fluyan en su posición sin que nada falte ni sobre. 

El álbum es una compilación de hits, canciones buenas y momentos de duda. El tema complejo de la vida en Compton es tomado de una forma universal. Kendrick logra conectar con el escucha a niveles que muchos raperos no pueden. Con himnos completos hacia una joven generación y una poesía que se aleja un poco del rap y se acerca a las melodías, creó una obra que lo posicionó como uno de los mejores artistas del momento. Y aún así estábamos lejos de ver el fondo de su genialidad.
"To Pimp a Butterfly" fue lanzado el 15 de marzo de 2015 y fue recibido por la crítica como el "magnum opus" del artista hasta el momento. Pocos artistas de hip hop o rap logran alejarse del género para crear algo nuevo y Lamar lo hizo creando incluso un sonido avant-garde. El disco incluye elementos de jazz, funk, soul, clásico e incluso fue llamado "el gran álbum de hip hop americano" comparándolo con "El Gran Gatsby" de F. Scott Fitzgerald. Kendrick Lamar hace una búsqueda profunda dentro del corazón de Estados Unidos, su música, su historia y su cultura, así sea la propia o una robada. El hombre incluso hace una crítica sobre sí mismo y su éxito con las canciones populares que no parece tan egoísta, sino como una reflexión honesta como lo haría su predecesor, Eminem. 

El álbum supera las convenciones de la música y lo lleva a un plano distinto. Aunque artistas como Childish Gambino y Tyler, the Creator hagan cosas similares, parecen pequeñas a comparación del trabajo de Kendrick. Mientras los otros se encargan de experimentar en distintas áreas, el artista se enfoca en la música y en las posibilidades que se pueden hacer con ella. La literatura y el cine toman una nueva forma entre las palabras de Kendrick Lamar y lo ha demostrado con pocos álbumes y grandes historias. El tiempo pasado le pertenece a Eminem, Jay-Z y Tupac, pero el presente y futuro son de Kendrick y los dolores que nos haga sentir con sus historias. 










Referencias: