La trágica historia de amor detrás de "El muelle de San Blas" de Maná

La trágica historia de amor detrás de "El muelle de San Blas" de Maná

Por: Paola Juárez -

Rebeca Méndez, la "loca" de San Blas, fue quien inspiró a la agrupación.

La canción "El muelle de San Blas" de Maná tiene una historia que tal vez ya conocías, pero que nos gustaría que recordarás por lo trágica.

"El muelle de San Blas" de Maná relata la vida de Rebeca Méndez Jiménez. Recordemos que cuenta la leyenda que el hombre al que Rebeca amó y con quien se casaría zarpó hacía el mar con la promesa de volver, ¿pero que ocurrió?

En 1997 la rola de la agrupación fue una de las más populares y escuchadas del momento, pero no solo tiene una pegadiza melodía romántica, sino que también narra una historia que te hará llorar. 

Días y noches pasaron y Rebeca, una joven con problemas mentales, esperaba con ansias la llegada de su amado vestida de novia en el muelle de San Blas, pero tristemente, una terrible tormenta arrebató la vida del joven marino.

La verdadera historia de amor detrás de "El muelle de San Blas" de Maná  

 Años después, su hija Blanca Leticia Suárez Méndez, rompió el silencio y contó la verdadera historia para limpiar el nombre de su mamá. 

«Ella despidió su amor. Él partió en un barco en el muelle de San Blas. Él juro que volvería y, empapada en llanto, ella juró que esperaría. Miles de lunas pasaron y siempre estaba en el muelle, esperando», comienza la canción, la historia de Rebeca Méndez que Fher Olvera se encargó de contar a todos sus seguidores. 

Blanca Leticia Suárez Méndez, hija de Rebeca, aseguró que su mamá no estaba loca, sino que estaba enamorada y dijo:

«Mucho se habló sobre mi madre. Lamentablemente, casi todo lo que se dice es mentira. Y, por respeto a ella es necesario que se sepa la verdad de los hechos», relató blanca, quien también aseguró que exactamente su madre no esperaba a un marino, pero nunca quiso revelarle el nombre. «Le pregunté quién era el amor que esperaba y respondió: 'Es un misterio que me llevaré a la tumba'», reveló.

La trágica historia de amor detrás de El muelle de San Blas de Maná   1

Supuestamente la hija, la historia de su progenitora comenzó en Guadalajara, lugar donde creció y donde incluso logró hacerse famosa gracias a su melodiosa voz, pero lamentablemente no pudo disfrutar de ese reconocimiento, pues la vida le arrebató sus sueños con crueldad. 

«(Durante el comienzo de su carrera) Quedó embarazada de mí y no la dejaron casarse con mi padre. La violencia con la que la alejaron de ese hombre fue desesperante. Incluso, para protegerlo, la familia de él lo envío al extranjero y eso llevó a mi madre a la locura», explicó.  

A pesar de la trágica historia, ella volvió a enamorarse y tuvo dos hijos más. Aunque nunca logró cumplir su sueño de llegar al altar. 

«Se quería casar, pero ese hombre ya estaba casado. La primera vez que ella se vistió de novia, le costó el manicomio. Le quitaron su herencia y sus niños, a quienes enviaron a Italia», afirmó su hija.

Tuvo un golpe de suerte, pues Rebeca se salvó del psiquiátrico, después del temblor de 1985 que sacudió a México, pues logró huir de la cárcel. 

«Tras el temblor, mi mamá escapó del manicomio y comenzó a deambular por las calles buscándonos», reveló Blanca y sobre cómo llegó Rebeca a estar en el muelle de San Blas, explicó: 

«La gente estaba intrigada por saber quién era esa mujer que no paraba de fumar. Comenzaron a llamarla 'la chica de humo' y no sólo por el cigarrillo, sino porque era como si se 'esfumara' del lugar». Después de todo lo que había vivido, Méndez nuevamente se enamoró de un hombre varios años menor que ella. Creía que había encontrado la felicidad y una nueva oportunidad para casarse.

Pero nuevamente la mala suerte llegó y su amor falleció en un accidente. Fue así como ella comenzó a frecuentar el muelle viviendo de la venta muñecas de tela y fue así como de acuerdo con el mito, habría conocido a Fher Olvera y éste habría decidido inmortalizar el cuento más desolador que le contaran jamás. 

Según varios recuerdos locales, Rebeca sí llegó a conocer la canción y se emocionaba cuando la escuchaba. A pesar de ello, Olvera y Rebeca nunca más se volvieron a ver. Ahora en pleno San Blas hay una escultura que rememora el encuentro. Un homenaje para Méndez, quien murió a los 63 años, en 2012, y en los brazos de su primogénita.

«Yo vivía muy lejos y una tía me llevó para que escuchara las historias que contaban de ella. Desde ese momento, mi mami nunca paró de decirme que, finalmente, yo fui el más grande sus amores», explicó Blanca.

  Relacionadomana-scholarships-for-latinx-students-usahistoryIf You're A Latinx Student, Maná Has A Scholarship For You

Te puede interesar: Las historias más sucias y extrañas detrás de la vida de Guns N' Roses

Las mejores canciones de los 80 para dedicarle al amor de tu vida

Canciones para confesarte que me enamoré de alguien más mientras estaba contigo

Referencias: