La salvaje banda que debes conocer para aprender que envejecer es lo mejor que te puede pasar

Black Rebel Motorcycle Club parecen integrar una serie de elementos del rock alternativo de los 90 sin perder ni un poco de la furia de aquella época.



«Recuperé mi vida». Entre sucias guitarras, baterías dignas de una marcha brutal y un feel de blues sangriento, Leah Shapiro obtuvo de vuelta aquello que parecía haber perdido. «Es una nueva etapa». La baterista no se refiere sólo a la segunda oportunidad que recibió después de la operación a la que se sometió luego de ser diagnosticada con la Malformación de Chiari —una enfermedad que afecta al cerebelo y al tronco encefálico—, también hace referencia a la revolución interna que está viviendo Black Rebel Motorcycle Club, la banda a la que pertenece desde hace casi 10 años y de la que casi se despide por la extraña condición que la aquejó durante los últimos años.



Esa nueva luz que mira Shapiro indudablemente tuvo un efecto grande en sus compañeros Peter Hayes y Robert Levon, ya que los primeros tracks que han salido a la luz de su nuevo álbum Wrong Creatures parecen ser un regreso a sus raíces alternativas, cercanas al garage, y se alejan de lo logrado en Specter at the Feast, trabajo que nos demostró que la banda también tenía un lado más suave. «El título del nuevo trabajo es parte de una letra de una de las canciones en el álbum; creemos que es una forma diferente a lo que hemos intentado antes; por otro lado, se refiere a un ser extraño que es imposible identificar, una especie de mito», y es cierto. Aunque por momentos parece que los nuevos tracks evocan a la rudeza que vio crecer a la banda, existe algo dentro de la lírica que sirve como señal de que la banda se ha liberado del pasado y comienza una nueva vida.



«La rebeldía siempre ha estado dentro de nosotros, no sólo en el nombre», ríe antes de tomar aire y continuar, «es algo que siempre tiene que estar en la música, ¿cierto? Parece que aunque la palabra ha tomado un significado algo extraño, debe de mantenerse, de lo contrario ¿qué tenemos?» En su voz se encuentra la seguridad de la veteranía de la banda. Desde el 98 han formado parte de la escena alternativa norteamericana, y aunque encontraron el éxito hasta mediados del 2000, nunca cambiaron bruscamente lo que eran y se mantuvieron cercanos a la crudeza del garage y el rock de la época. En las melodías del Black Rebel se encuentran los resquicios del grunge, del indie que apenas evolucionaba a final de siglo y las influencias de otras bandas que marcaron los pasos de una música más dura.





Pero aunque han pasado tanto tiempo sobre los escenarios, aún se sienten como una banda amateur redescubriéndose en cada momento. «La edad hace que nos demos cuenta de algunas cosas y que nos olvidemos de otras. Aunque se cree que una banda suele quedarse en el mismo espacio al crecer, luchamos porque no sea así. Queremos sorprender; levantar los oídos de quien nos escuche y ofrecerles la experiencia que sentías antes al escuchar música». Y a pesar de que Wrong Creatures lo logra, parece estar lejos de todo lo que ha sido capaz la veterana banda.



«La gente necesita bailar, perderse; ese es el propósito de este álbum». Con estas canciones Shapiro y compañía logran mezclar aquello en lo que han trabajado en el año, hallando una sinergía de sus melodías tranquilas con la brutalidad a la que están acostumbrados, incluso llegando a crear himnos de pista de baile con los que es imposible cerrar los ojos y sólo disfrutar del sonido. Además, la madurez lírica a la que llega el trío supera su propio pasado; inevitablemente integran ligeros comentarios políticos que son necesarios en su trasfondo. Aunque no mencionan al elefante en la habitación —Donald Trump—, es claro que ha tenido una influencia dentro de su trabajo, incluso haciéndolo más relevante.



Asimismo, como si fuera una película, el trabajo tiene una estructura similar a un guión. Aunque no es explícito, el orden en que suenan las canciones y los temas que aborda (que van desde amor hasta la confusión y desprecio por algún ser deplorable), da la sensación de que estamos viviendo una historia. «En realidad no fue tan diferente a trabajar en los otros álbumes, pero sí teníamos una idea más clara de lo que queríamos lograr. No se trató de experimentar en el estudio, sino de sacar lo que teníamos, sin importar el resultado». Tracks como "Question of Faith", o "Little Thing Gone Wild", que son un par de sencillos que han lanzado como promoción, son definitivamente puntos altos para la banda californiana.





«Nos sentimos afortunados de seguir y queremos hacer todo, entonces no nos detendremos para hacerlo», concluye Shapiro, no sin antes reafirmarnos que gracias a las experiencias que han tenido pueden crear música viendo hacia el pasado y el futuro. Escuchan música nueva que va desde el garage hasta distintos géneros sin olvidarse de las raíces que los vieron crecer, y aunque el Universo a veces presente malas jugadas, mirarán hacia adelante sin detenerse ni un solo segundo. Claro, suena inspirador y un poco cliché, pero ¿qué más se puede decir cuando eres de los pocos afortunados que pueden tocar alrededor del mundo, haciendo brincar a miles de personas mientras insertas poesía enferma en sus oídos?



-

Black Rebel Motorcycle Club será el headliner en el Festival Hipnosis en su primera edición que se llevará a cabo el 9 de diciembre en el Deportivo Lomas Altas. Estarán acompañados por The Black Angels, Ty Segall, Death Valley Girls, entre otros.


Wrong Creatures será lanzado el 12 de enero de 2018.


Escucha Little Thing Gone Wild:




Referencias: