Entrevista a Henrik Lindstrand de Kashmir

Entrevista a Henrik Lindstrand de Kashmir

Por: Rijeos -

Entre soundchecks, ajetreo mediático, golpeteos de lluvia y el cálido olor de un buffet mexicano, Henrik Lindstrand, multiinstrumentalista y tecladista de Kashmir, nos recibió en un pequeño y muy iluminado cuarto en el backstage del Plaza Condesa, horas antes de su tercer presentación en la Ciudad de México. La puerta que se cerró a nuestras espaldas bloqueó al mundo por media hora. 

Sabotage Magazine: ¡Se escuchó muy bien el soundcheck!

Hendrik Lindstrand: Se sintió bien; es un buen recinto.

SM: Sí, de hecho la primera vez que vi a Kashmir fue en 2010, cuando tocaron tres fechas en…

HL: Lu… ¿Lunario? 

SM: Así es, y ahora son unos veteranos. Esta es su tercera vez en nuestro país; la segunda visita fue en el José Cuervo Salón y ahora en el Plaza Condesa. 

HL: El sonido estaba muy tronado en ese lugar (José Cuervo). 

SM: Sí, la acústica de ese lugar no es muy buena, pero tanto el Lunario como el Plaza Condesa tienen excelente sonido. Creo que es genial que hayan llegado a este lugar, ahora tienen una conexión muy fuerte con la Ciudad de México, lo que me lleva a mi primer pregunta. Es extraño cuando bandas que vienen de un lugar tan lejano, llegan a la ciudad y tanto los fans como, creo, ustedes, se dan realmente cuenta del impacto que tiene la música en el país, ¿crees que esto es gracias a la era digital? 

HL: Bueno, pues nosotros no sabíamos lo que pasaba en México cuando tocamos por primera vez en 2010, no estábamos conscientes de que el álbum que lanzamos en 2003, Zitilites, había causado tanto impacto en México; no lo sabíamos en lo absoluto. En ese entonces las redes sociales no existían pero por supuesto teníamos un sitio web en el que compartíamos cosas y la gente podía importar el álbum. Comenzamos a recibir mensajes de fans mexicanos por email, y esto solamente continuó y creció, entonces en 2009, creo, le dijimos a nuestro agente que debíamos averiguar qué pasaba en México… porque es extraordinario que tanta gente haya pedido nuestra visita, y después nos encontramos sumamente sorprendidos cuando tocamos en el Lunario y había gente esperando afuera… fue muy emocional para nosotros como banda porque existimos desde hace mucho tiempo y hemos sufrido en muchas partes del mundo. En algunos países tenemos éxito y en otros no tanto, supongo que somos una de esas bandas que no está acostumbrada al éxito inmediato, no tenemos como un hit gigante… pero es una historia hermosa la relación entre México y Kashmir, nos ha llegado tanto refuerzo positivo y ahora con Facebook y Twitter realmente sientes que estás conectado; ahora somos mucho más cercanos gracias a la era digital. Hay muchas cosas buenas qué decir sobre cómo la web nos ha llevado a muchos lugares.
 

kASHMIR


SM: Esos son los buenos aspectos de los medios digitales, pero estrictamente hablando de música, ¿cuáles crees que sean los aspectos positivos y negativos de hacer y escuchar música en esta era?

HL: Es una pregunta compleja, pero creo que cuando haces música por medio de una computadora, por ser muy básico al respecto, tu output creativo no tiene que estar limitado porque tienes un completo acceso a todo, tienes que sobrepasar eso, establecer algunas reglas o algo. Cuando compras un programa de secuencias o de grabación tienes 200 pistas de batería, por ejemplo, pero no las necesitas, básicamente necesitas sólo una. En lugar de usar un día para reproducir esas 200 pistas… mi punto es que necesitas tener cuidado para no desaparecer en esta tecnología y no terminar las cosas. Ese es probablemente el mayor obstáculo al hacer música, pero si dominas los programas y tomas control sobre ellos, en lugar de que ellos que te arrojen por el enorme universo digital, es increíble, por supuesto.

SM: Sí. Han sacado varias entregas de un documental que muestra cómo realizaron el nuevo álbum (E.A.R.), un proceso que, de acuerdo a la sinopsis de YouTube, empezó con muchas restricciones y dogmas… creo que E.A.R. es su disco más experimental en términos de composición, ¿cómo se convirtió esa mentalidad de restricciones en paisajes hermosos y experimentación?

HL: Creo que lo bueno de poner reglas es, como decía antes de los límites, que cataliza inspiración. También fue que somos una banda tan vieja ahora que intentamos tantas cosas como unidad que necesitábamos buscar inspiración en otra parte y ¿cómo haces eso? Qué tal si yo toco la batería o si los demás tocan los teclados… fue sobre tener algunas reglas y eso nos hizo acceder a una increíble inspiración, de la nada nos encontramos haciendo cosas que nunca habíamos hecho, y conforme llegó la inspiración abandonamos toda esa idea porque ese no era el curso, no era importante para mí eso de las reglas, era sobre ganar inspiración y lo logramos. 

SM: Así es, creo que discos como Zitilites tienen un sabor muy orgánico, creo que son una banda que crea riffs muy memorables y las canciones se desarrollan a partir de eso, así que ahora que E.A.R. no es un álbum tan basado en riffs de guitarra, ¿cuál fue el reto en este proceso, fue más difícil abandonar estos aspectos orgánicos?

HL: Creo que este álbum es en el que hemos hecho más material antes de ponerlo en un disco, quizá como 20 o 25 buenas piezas de música de dónde escoger. Fue fácil; cuando se abrió el flujo creativo todo estaba permitido y tratamos de disolver la estructura normal en canciones. Creo que en este punto de nuestra carrera ha sido un álbum muy importante para nosotros, es más como una declaración para nosotros como banda, que una intención por llegar a las carteleras, claro que no estoy diciendo que estamos tratando de ser introvertidos, amamos conocer audiencias y vender discos, salió de una necesidad, realmente sentimos que debíamos hacer lo que quisiéramos y no pensar en cuánto venderíamos

SM: Sí, y me parece que hay mucho surrealismo en este disco, trae conceptos de guerra, amor y dinámicas opuestas, y a su vez la música refleja paisajes de ensueño… ¿Para ti la música es una escapatoria de la realidad o algo que la refleja?

Kashmir

HL: Es una buena pregunta… me agrada que estés tan clavado con el nuevo álbum, me hace feliz. Pues una canción como “Pedestals”, por ejemplo, que creo que es la pista más larga en el disco, tiene una introducción hipnótica de cuatro minutos, y para mí es una de las canciones clave en el álbum porque contiene algunas de las cosas que nos hacen muy felices expresar. Al lograr que la gente vacíe su mente y se siente a escuchar, mi esperanza es que empiece a reflejar en sus propias vidas y quizás alejarse soñando. La vibra hipnótica es algo de lo que hablamos mucho cuando estábamos haciendo el álbum, queríamos hacer drones y zonas en las que pudieras adentrarte y cerrar todo lo demás, Facebook, Twitter o lo que sea y sólo quedarte en la música, sólo darte un descanso. 

SM: Creo que lo lograron a la perfección, tanto Trespassers, No Balance Palace y Zitilites son discos que usualmente reproduzco en el coche, como un acompañamiento de vida. E.A.R. es diferente en el sentido que es Kashmir pero con una vibra expandida… creo que logra el cometido, te transporta. Hablando de estos aspectos surrealistas, ustedes se enfocan mucho en el lado visual de la banda: los videos, las portadas, etcétera. Por ejemplo, cuando trabajaron con Marco Mazzoni para la portada de E.A.R., ¿cómo se dan estas dinámicas, él se acercó a ustedes o ustedes a él? 

HL: Kasper (vocalista) vio sus trabajos en una galería de Copenhagen y fue inmediatamente atraído hacia su universo, nos lo mostró y todos estuvimos de acuerdo en que era exactamente lo que intentábamos decir musicalmente, todas las capas… algo muy femenino e inmediato, con algo de melancolía también. Así que nos acercamos a él, fue muy difícil porque es un artista y vive en Italia, pero le enviamos el material y pasó una noche escuchando nuestras cosas y pintó la portada específicamente para el álbum. No estábamos seguros de si quisiera pintar algo particular para nosotros, le hubiéramos pedido su permiso para usar algo de su trabajo, pero estuvimos tan felices de que pintara algo específicamente para nosotros. Kasper le mandó un largo email y le preguntó que si podía usar algo de morado, y cuando vimos la pieza terminada fue como: ‘Dios mío, esto es sobre lo que trata el álbum’

SM: ¡Sí! Y eso pasa con muchas de sus portadas, No Balance Palace tiene una pintura abstracta que refleja muchas de las estructuras en el álbum, como la pieza con Lou Reed. Cuando piensas tanto en lo visual, ¿cuál es el mayor reto? 

HL: Bueno, antes que nada, somos tan afortunados de tener a dos personas en la banda, Kasper y Mads, que son muy buenos artistas visuales. Creo que es muy raro que bandas estén en la posibilidad de acoger el aspecto visual con tal intensidad. No puedo pensar en algo malo, básicamente es más trabajo. Cuando sacamos un álbum, Kasper tiene demasiadas cosas que hacer, está muy ocupado. Tenemos a un gran artista gráfico que ha trabajado con nosotros por cuatro o cinco años y hay una gran conexión. Tenemos un gran ambiente para lograr esto.

SM: Y, debo preguntar, cuando colaboraron con leyendas como David Bowie o Lou Reed, en retrospectiva, ¿qué es lo que más te llevas de esas colaboraciones? 

HL: Pues claro que nos enorgullece y musicalmente fue increíble trabajar con ellos, pero al mismo tiempo es un tanto surreal… cuando escuché por primera vez el nuevo álbum de Bowie, desde la primera canción pensé: ‘¡esto es tan bueno!’ y de la nada me pegó que habíamos trabajado con él. Es increíble… en el avión hacia México veía el reciente documental de la BBC… es surreal, estoy feliz de que sean parte de nuestra historia como nosotros una pequeñísima parte de la suya. 

SM: ¿Y si pudieras colaborar con cualquier otra leyenda?

 HL: Esa es una pregunta que nos hacen muy seguido, es muy importante entender que las colaboraciones con Bowie y Lou Reed fueron coincidencias, no fue algo que buscamos. Fue hermoso que se dio así, por nuestra conexión con Tony Visconti, teníamos esta canción, “The Cynic”, y quisimos preguntarle a Bowie si le gustaría hacer un verso. El punto es que no damos vueltas pensando en con quién nos gustaría trabajar después. Fue hermoso pero no estoy seguro de que volvamos a pedirle a alguien de nuevo… y al final del día: ¿a dónde vas después de David Bowie? (Risas) 

SM: Kashmir ahora lleva 20 años como banda, han crecido mucho con el tiempo, ¿qué es lo que te mantiene interesado en hacer música, qué te motiva a seguir con tus compañeros?

HL: Un interés común por empujar la máquina, de intentar evolucionar como unidad. Cada que hacemos un álbum nos decimos: ‘Este puede ser nuestro último disco’ Sabemos que en algún punto esto va a terminar… y tal vez eso es lo que nos mantiene juntos. Al final del día, cada álbum es un aquí y ahora. Ya veremos si la inspiración llega para otro material, pero debo señalar que E.A.R. fue un viaje fantástico para nosotros como banda; fue el álbum más inspirad0r de los que he formado parte. Es muy satisfactorio encontrar nuevas formas de trabajar juntos y no estar muy enfocado en el mundo exterior. 

SM: Has pasado tanto tiempo haciendo música, en todos estos años, ¿cuál crees que ha sido un cambio significativo en la manera en que creas música?

HL: Somos mucho mejores ahora, en comparación con Zitilites, que fue el primer álbum del que formé parte, en ese entonces usábamos a un ingeniero porque no podíamos grabar nosotros mismos, pero ahora Asger (baterista) y yo tenemos nuestros propios estudios, somos rápidos para grabar y… no mezclar, pero logramos un buen sonido nosotros mismos. Eso lo hace mucho más fácil, no tenemos que involucrar a tanta gente de fuera y podemos depender del grupo, lo que hace del resultado final algo más honesto, espero. 

SM: Leí en una entrevista que ustedes se llamaban “analog suckers”, tenía curiosidad de preguntarte, ¿por qué crees que el disco de vinilo se mantiene tan vigente y esencial?

HL: Pues, no sé como sea aquí en México, pero en Dinamarca los CD´s están desapareciendo y la gente se deshace de sus reproductores porque tiene Spotify, iTunes… y después se da cuenta que no tienen algo físico a lo que aferrarse. Muchos de mis amigos comienzan a comprar vinilos y nuevos reproductores… no puedes ganarle a la sensación de tener una portada en vinilo, es mucho mejor que lo que es o será el CD. Creo que es algo natural que te vuelvas digital y después tengas el vinilo, es lo que yo hago. El vinilo es un ritual, el colocarlo y después de 20 minutos voltearlo… te mantiene concentrado y suena genial, por supuesto. Es bueno, y hemos invertido mucho esfuerzo en crear vinilos de alta calidad, con el arte que viene dentro de E.A.R., significa mucho para nosotros. Es algo orgánico, poder sentir la música de una manera distinta, cuando das dos clicks y escuchas la música es muy distante.

SM: Muchas gracias por la entrevista.

Entrevista: Luis Palmeros
Fotografías: Jimena del Toro

 

 

 

 

 

 

Referencias: