En qué etapa de tu relación estás según tu canción favorita de Amy Winehouse

Viernes, 17 de noviembre de 2017 13:51

|Carolina Romero

Te asustas, ¿estás sonriendo al celular cuando recibes un mensaje? Sí, te está gustando mucho.


Eres una adicta emocional. Sabes que el amor te hace pedazos, te hiere, te hunde, te lacera, pero aún así, vuelves a él, una y otra vez. Necesitas de los conflictos emocionales tanto como un heroinómano necesita su dosis cada cuando. Si no tienes a alguien, sufres y si lo tienes, sucede lo mismo.



De Amy Winehouse se ha hablado hasta el cansancio sobre su problema con las drogas y el alcohol. Pero, en realidad, la base de toda dependencia descansa en el interior; las sustancias sólo son la punta del iceberg de una necesidad muchísimo más profunda: la del amor.


La tormentosa relación que mantuvo con Blake Fielder-Civil era una muestra fehaciente de ello: el círculo vicioso que siempre se repetía; terminar, volver, terminar, volver. Quizá es por eso que no hay mejores canciones que las de ella para describir el proceso de una relación tormentosa. ¿En cuál fase estás tú?


 “Love Is a Losing Game”: antes de conocerlo



«El amor apesta», piensas. Lo tienes decidido: esta es la última vez que te rompen el corazón. Nunca vas a volver a amar. En lugar de eso, morirás en la soledad de tu habitación llena de gatos sin volver a sonreír ni hablar con nadie. Estás deshecha por dentro —y por fuera—, nadie te dijo que amar era tan difícil. No quieres saber de nadie por mucho, mucho tiempo. 



“Teach Me Tonight”: primera cita




«Hola, te invito un trago», escuchas del otro lado de la barra. Estás lo suficientemente ebria como para que no te importe la promesa que hiciste hace unos meses. Aceptas. Charlan un poco y hace algunos chistes que te parecen divertiros. «Le gusta reír, es buena señal», piensas, y le propones salir a caminar por la ciudad. La noche está sobre ustedes, dos perfectos desconocidos que en sólo unos minutos han descubierto que tienen mucho en común. Platican por horas lo absurdas que les parecen las reglas de este mundo, hablan sobre sus sueños de viajar y no volver nunca. Se tiran en una banca y comienzan a escuchar música aleatoria, ambos aman el soundtrack.


“A Song for You”: cuando empiezan a salir




Bueno, no parece tan molesto como los otros chicos. Hay algo en él que te hace desear volver a verlo. Echas de menos cuando es más de medio día y no te ha mandado un emoji de changuito para saludarte. Te asustas. ¿estás sonriendo al celular cuando recibes un mensaje? Sí, te está gustando mucho. Lo vuelves a ver, ahora en total estado de sobriedad, y aunque mueres de nervios, a los pocos minutos descubres que se ríen de las mismas cosas que la primera vez. No hay dudas: te encanta.



“Our Day Will Come”: cuando empiezas a sentir amor





Ya no hay vuelta atrás. Estás comenzando a sentir cosas que antes no. Pero, ya no estás asustada. Esta vez es diferente; no es como antes. Ahora sientes algo real, verdadero, algo que nunca antes habías experimentado en tu vida: esperanza. Quieres hacer todo con él, planear el futuro que, hasta donde tú ves, pinta maravilloso.


“There is no Greater Love”: enamoramiento puro



Tú, él y nadie más. Nada importa en el mundo más que eso. No sabes cómo explicarlo pero tienes una sensación de completud que jamás imaginaste. Agradeces a la vida por cada instante en el que respiras. Estas llena de amor y no importa lo cursi que te escuches al decir eso. Duermen abrazados respirando las exhalaciones el uno del otro, despiertas, lo miras y sientes que no importa lo que haya pasado antes ni lo que pase después. Lo amas, eso es todo lo que importa.



_

“What It Is”: comienzan peleas


 

¿En qué momento pasó?, ¿cómo fue que pelearon por una cosa tan estúpida?, ¿por qué se exaltó así?, ¿cómo fue que te enojaste tanto y dijiste cosas que en realidad no querías decir? Algo está pasando, no entiendes por qué, pero sabes que no es nada bueno.

 

“Stronger Than Me”: cuando se rompen todas las ilusiones

 


Él no está siendo amable y tú ya no estás dispuesta a soportarlo. Se supone que tenían un trato. Esto se trataba de ser honestos, de decirse las cosas que pensaban del otro, de no irse a la cama sin decirse “te amo”. Ahora nada de eso existe. Todo se ha derrumbado y tienes el corazón en las manos. Decides terminar.


 

“Tears Dry on Their Own”: entiendes que es más difícil de lo que pensaste




 

No puedes. Lo intentas pero no puedes. No hay mañana que te levantes sin sentir una opresión en el pecho. No está y no sabes qué hacer. Sientes que vas a morir. La vida sin él no vale la pena. Te sientes tan sola y tan exhausta de tanto llorar que crees que tu dignidad es el precio que debes pagar con tal de regresar. ¿Qué importa si pelearon?, ¿qué más da si juraste nunca volverlo? Lo necesitas.

 

“In My Bed”: reencuentro ex


 

En efecto, no lo conseguiste. Lo llamaste. Te arrepientes profundamente de haberlo hecho porque sabes que después de esa noche todo se irá al carajo otra vez. Pero no importa, es algo que no puedes controlar. Tienes celos, no quieres que salga con ninguna otra persona pero sabes que tampoco va a estar contigo. Cierras los ojos imaginando que todo va a estar bien de nuevo. ¿A quién engañas? Sabes que eso está roto y nunca más volverá a funcionar.

 


“Detachment” : ruptura definitiva




Después de mucho lacerarte; luego de meses de ires y venires, de llamadas en la madrugada, de encuentros casuales, de más peleas ofensivas, luego de tratar de lidiar con esto, te rindes; esto tiene que terminar. Es doloroso estar sin él, pero permanecer con su recuerdo te está matando por dentro.

 


Lloras. Lloras mucho y no quieres saber del amor. Otra vez estás rota, otra vez no quieres saber nada sobre el corazón. Después de algunos meses, conoces a alguien más. Todo se vuelve a repetir una y otra vez.


¿Qué importa? al fondo estará sonando el disco de Amy Winehouse para recordarte la imperiosa necesidad de amar, siempre amar.


**

 

Si quieres saber más sobre música descubre el alucinante viaje de Jim Morrison por la Ciudad de México y conoce la historia de un amor no correspondido que inspiró la canción más popular de Radiohead.

Carolina Romero

Carolina Romero


Articulista
  COMENTARIOS