De pop a reggaeton: La evolución de los artistas que amábamos en los 90

Miércoles, 31 de enero de 2018 13:38

|Abril Romero


A finales de los 90, sabíamos que algo cambiaría en el mundo. Siguiendo las profecías, el nuevo milenio trajo el fin de una era y el surgimiento de un nuevo reinado. Desde que Shakira se tiñó de rubia, nada volvió a ser igual en la industria de la música. El día que Enrique Iglesias se retiró su lunar, entendimos que ya no había lugar en la cultura para el pop que amamos en los 90.


En 2004, la ‘Gasolina’ de Daddy Yankee incendió las listas de éxitos en todo el mundo. A partir de ese momento, la audiencia pidió más ritmos latinos: merengue, salsa, cumbia o bachata, mezclados con tendencias ‘anglo’ que fluyeran a la velocidad de nuestros tiempos, como el dance, la electrónica y el rap. Un año después del primer éxito de Daddy Yankee, Shakira y Alejandro Sanz hicieron su propio incendio con 'La Tortura'. Lo que en apariencia era un desconcertante cambio de estilo, en realidad fue un paso por anticipado hacia las futuras tendencias.



-


El fin del pop en español


En los 90, los asuntos del corazón se narraban con la voz de Thalía, Chayanne, Ricky Martín, Luis Fonsi y la ‘Experiencia Religiosa’ de Enrique Iglesias. Sin embargo, los tiempos cambiaron y la música tuvo que adaptarse a las nuevas maneras en que nos relacionamos. En una sociedad donde las relaciones se caracterizan por su fugacidad y los romances se dan entre el pasillo y el baño, ya no parece haber cabida para la cursilería noventera. Lo que queda del pop en español sobrevive gracias a los cantantes de antaño que regraban sus éxitos y a los reencuentros de grupos que fueron hit en otras décadas.



-


Los confusos dosmiles


Tras la llegada del nuevo siglo, una cosa estaba clara en la industria de la música en español: había que diversificarse, llegar a otros mercados y crear algo más “fresco”. El problema fue que nadie tenía muy claro cómo era la “frescura” que estaban buscando, lo que derivó en que los ídolos pop de los noventa engendraran varios discos (con sus respectivas versiones en inglés), que, en su mayoría, cayeron en el olvido. En esa época, Shakira cantaba Suerte y al mismo tiempo ‘Whenever, Wherever’, Ricky Martín hizo una colaboración con Daddy Yankee que casi nadie recuerda y el mayor éxito de Enrique Iglesias fue encerrarse en el baño con Anna Kournikova.



-


La victoria definitiva del reggaetón


En 1994, cuando Shakira empezaba su carrera, nació Maluma. Esta brecha generacional explica la victoria del reggaeton sobre el pop: los ídolos de otra época tuvieron que asirse a los nuevos para sostenerse. Al romanticismo y la calidez de las letras que proclamaba el pop de los noventa, se le agregaron ritmos y temas que pudieran expresarse también con la cachondez del cuerpo.


Chayanne, Carlos Vives, Marc Anthony, Maná y muchos otros se han rendido ante su ritmo. Hay tantos cantantes que quieren estar invitados a esta fiesta, que ahora es posible ver colaboraciones que hace cinco años parecían impensables como Wisin y Yandel y Juan Luis Guerra, Alejandro Fernández y Morat o Jesse y Joy con Gente de Zona.


No sólo los poperos voltean a ver el reggeaton; también los del bando urbano saben que necesitan del pop para mantenerse en el gusto de la audiencia. La vieja guardia del reggeaton, Daddy Yankee, Don Omar y Nicky Jam llevan lustros colaborando con intérpretes pop para mantener su lugar en una escena dominada por ídolos menores de 25 años como Maluma, Bad Bunny o Sebastian Yatra.



Pese a las críticas de sus detractores, una cosa es incuestionable: todos hemos escuchado, al menos una vez en la vida, una canción de reggeaton y en ese absoluto se sostiene su victoria: es tan popular que es imposible no conocerlo. Nos guste o no, el reggaeton es el género musical de la década, quizá por eso también está de moda añorar otras épocas.



REFERENCIAS:
Abril Romero

Abril Romero


  COMENTARIOS